Adelaida de la Calle. Consejera de Educación

"La Lomce tiene los días contados con la actual situación política"

  • Comienza el curso escolar con el anuncio de un nuevo recurso contra el Estado por las reválidas. Asegura que no se trata de confrontación política y aboga por un pacto educativo.

Jueves 8 de septiembre. Parlamento de Andalucía. Acaba una sesión que ha tenido la educación como protagonista. La consejera del ramo, Adelaida de la Calle, atiende a los medios. Luego, se refugia del sol bajo los soportales de uno de los patios del antiguo Hospital de las Cinco Llagas. Faltan cuatro días para que comience un curso marcado por las reválidas en los institutos y la implantación del Francés como segunda lengua extranjera. Ambas novedades son consecuencia de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce) aprobada en los años de mayoría absoluta de Rajoy y con la oposición de todos los partidos. La consejera entra en un despacho y sobre una mesa contesta a las preguntas.

-Para comenzar el curso, usted ya ha anunciado un nuevo litigio con el Gobierno a cuenta de las reválidas en los institutos.

-Hemos mitigado los efectos más negativos de la Lomce. Se trata de una ley no negociada ni participativa. Por ello, hemos intentado que el currículum fuera fruto del consenso. Nos hemos negado a olvidarnos de las Humanidades, las materias sociales y diversos aspectos de la formación tecnológica. Después de todo este trabajo, nos llevamos una sorpresa poco grata el pasado 31 de julio, cuando se publicó en el BOE el decreto que regula las reválidas en la ESO y el Bachillerato, un decreto aprobado en un periodo en el que se intenta formar Gobierno y, precisamente, cuando desde el Ejecutivo central se insiste en la necesidad de lograr el anhelado pacto educativo.

-Con dicho recurso da la impresión de que, de nuevo, se usa la Educación como excusa para la confrontación política.

-Hubo un momento en el que pudo entenderse como tal. Pero es que ahora hay comunidades autónomas del PP que se oponen al decreto de las reválidas. Esto ya es una cosa conceptual. Es verdad que los vaivenes de la educación empiezan con los propios vaivenes de los gobiernos, de ahí que tengamos tantas leyes educativas. Por este motivo, es necesario un pacto que genere estabilidad, pero que a la vez se adapte a las características y circunstancias de los tiempos. Con un armazón y un soporte económico permanentes, a los que se añadan modificaciones específicas. Pero, insisto: esta ley debe salir de un pacto, que ya en su día intentó el ministro Gabilondo y que estuvo a punto de firmarse. Retomemos otra vez ese trabajo. Pero para eso hay que paralizar lo que queda de la Lomce.

-Teniendo en cuenta la actual coyuntura política, ¿la Lomce tiene los días contados?

-Yo creo que sí. Sea quien sea el que gobierne y los aliados que tenga, se trata de una ley que no quiere nadie. Es una reforma votada sólo por el PP, censurada en la calle, por la sociedad y los más expertos: la comunidad educativa, los que están al pie del cañón. La ley estará en juego en cualquier tipo de pacto que se haga. Ya se ha visto en el intento de acuerdo con Ciudadanos, donde la Lomce también se cuestionó.

-¿El modelo de reválida que propone para los institutos es igual que los informes de los maestros en Primaria?

-A mí me gustaría que fuera así. Sería una evaluación hecha por los mismos profesores y convalidada por una comisión externa en cada una de las 38 zonas educativas de Andalucía. Así se cumplen los requisitos de la orden. Yo creo que el que mejor conoce a los niños es su profesor, por ser el que más tiempo está con ellos. Sabe de sus debilidades y de los refuerzos convenientes para que no abandonen el sistema. La Lomce lo que hace es generar un abandono prematuro y eso es lo que no pretendemos. No nos asutan las evaluaciones, siempre que sean para ayudar a los que se quedan detrás y situarlos en el mismo pelotón de los que van delante. Los rankings no los entiendo y menos la segregación que cierra una serie de puertas.

-Si tan segura está de la calidad de la enseñanza pública andaluza, ¿por qué existe tanto temor a qué se evalúe desde fuera?

-No creo que sea temor. Lo que me opongo es a que el Estado genere desconfianza sobre la labor que realizan los buenos profesionales de la enseñanza que tenemos en Andalucía.

-Muchas veces da la impresión de que la Junta iguala la calidad educativa por abajo, es decir, todo lo contrario a la excelencia.

-Yo he visto como trabajan los maestros en el aula. El alumno que llega el primero a la meta ya ha conseguido su objetivo, pero por un principio de educación en valores, ayuda al que va más atrás. Por lo que el niño que ha llegado primero tiene una doble formación: el aprendizaje en unas determinadas competencias y la ayuda a los demás.

-¿Ha sido su consejería un tanto cicatera a la hora de implantar el Francés? Es lo que piensan muchos interinos.

-En absoluto. Implantar una nueva materia siempre cuesta dinero. El decreto se aprobó hace año y medio. Todo el profesorado era conocedor de él. Teníamos un tiempo limitado para aplicarlo. Lo que hemos hecho es facilitar la formación en el idioma. Más de 800 funcionarios se han habilitado en Francés. También se han formado interinos para adquirir estas competencias. La carga lectiva sigue siendo la misma, 25 horas semanales, y el tiempo establecido para esta segunda lengua extranjera son 45 o 90 minutos, duración que elige el centro. Hay profesores habilitados que han seguido manteniendo su plaza y otros profesores de Francés que van a dar clase en varios colegios de un mismo distrito educativo. Para casi 2.000 centros se han necesitado 1.725 profesores habilitados o formados en dicho idioma.

-Lo que queda claro es que el segundo idioma ha dejado víctimas: los interinos que han salido del sistema.

-Pero no todos los que han salido son a consecuencia de la implantación del Francés. Le recuerdo que todavía quedan 1.200 plazas por adjudicar. La escolarización aún no ha concluido. Pero es que hasta este año, todos los interinos a la hora de solicitar una vacante tenían que pedir cuatro provincias. El acuerdo con los sindicatos motivó que se redujeran a dos y, por tanto, también las posibilidades. Los sindicatos querían que sólo se pidiera una provincia para evitar la movilidad, pero estamos hablando de Andalucía. El modelo que ellos querían implantar sirve para Navarra, Murcia o, incluso, Extremadura, que son dos provincias. Antes de hacer estas propuestas debieron haber tomado en consideración la dimensión de Andalucía. Lo cierto es que interinos con menos antigüedad han desplazado a otros con más tiempo de experiencia por la introducción del Francés y por este cambio normativo. Pero no se olvide que, tras las oposiciones de junio, ya hay 1.986 funcionarios docentes más, de los cuales el 68% eran interinos el curso pasado.

-Otra de las novedades del próximo curso será el Plan para el Éxito Educativo, que persigue reducir el abandono y el fracaso escolar. ¿Nos puede adelantar algo?

-Es una propuesta de la presidenta. Afortunadamente cada vez bajamos más ese abandono. En diez año lo hemos reducido 14 puntos. Ahora queremos tener un plan enfocado en todos los niveles educativos y realizado por un grupo muy amplio de expertos. Ahí tenemos objetivos marcados para la organización directiva, la formación, el aprendizaje y las infraestructuras. Luego hay unas líneas que detallan las actuaciones a desarrollar para lograr estos fines.

-¿Habrá también incentivos económicos para lograr dichos objetivos, como en la polémica orden de los 7.000 euros?

-No. Es un plan que cuesta dinero, pero no en incentivos personalizados, sino en la inversión para desarrollar las actuaciones que han de cumplirse. Es una estructura compleja, pero bien diseñada y que favorece a todo el mundo. Son medidas que están muy relacionadas con la pedagogía que debe aplicarse en el aprendizaje de los alumnos.

-Hablando de pedagogía, ¿la formación del profesorado andaluz es continua?

-Le voy a decir algo para sacar el orgullo, porque lo merece. Tenemos en Andalucía 38 centros de profesorado, distribuidos estratégicamente y donde se imparten cursos que se aprueban todos los años. También tenemos un centro a distancia, por lo que estas enseñanzas pueden ser semipresenciales u on line. Este modelo existía en muchas comunidades, pero con los recortes de 2012 muchas autonomías optaron por quitarlo, porque tienen su coste. Aquí seguimos con los centros de formación.

-¿Y tienen datos del grado de asistencia a los cursos que se imparten?

-Forma parte de sus obligaciones para obtener los sexenios de docencia en el sistema educativo no universitario. Asistir a estos cursos es uno de los requerimientos.

-La educación infantil de primer ciclo fue una de las apuestas de la Junta con Chaves. Ahora nos encontramos con una amplia red de escuelas de convenio, pero muchas de ellas se encuentran casi vacías.

-La patronal, a lo mejor, lo dice en función de unos intereses. Lo cierto es que cuando se planifica la Junta no concede un convenio si no es para dar una prestación en un ámbito con una población infantil suficiente para ser atendida. Nosotros lo que tenemos que hacer es allanar el camino para que los padres lleven los niños a las escuelas, estén donde estén. Como ocurre con las escuelas rurales, no porque se encuentren en pueblos alejados se renuncia a ofrecer un servicio. Se trata, en definitiva, de facilitar la igualdad de oportunidades.

-Se han visto con la soga al cuello por la demora en los pagos.

-Si fuese mal el convenio, el sector privado ya lo habría roto. Si se mantienen, es porque no va mal. En el año que llevo de consejera los pagos se han ejecutado según el acuerdo. Recordemos que éstos son ayudas a las familias y una vez vencido el mes, hay que constatar la asistencia de los niños a las escuelas. El tiempo establecido para pagar son 40 días.

-También se quejan de que llevan un lustro con el precio público de las escuelas congelado.

-En este momento queremos salir de la crisis, por lo que evitamos un gasto añadido a las familias. Si se recupera el sistema económico, se subirán. Pero le digo que hay escuelas infantiles privadas que no sólo han mantenido los precios, sino que en esta época los han bajado. Los precios de las guarderías públicas y de convenio son de mercado. En el momento que disminuye la capacidad económica de las familias, se retiran del sistema, y eso es lo que no queremos.

-La FP gana adeptos. Un perfil que cada vez reclaman más las empresas. Hay quien opina que la oferta pública para esta etapa educativa no se adapta a la demanda actual.

-El sistema educativo debe ser vivo y flexivo. La FP en España siempre ha tenido un bajo desarrollo, entre otros motivos, porque muchas familias no la estimaban lo suficiente, como sí han hecho con los estudios universitarios. Muchas veces la FP no se ha programado atendiendo a las características sociales y económicas de los entornos. Por esta razón, el primer paso que hemos dado es examinar las zonas y transformar aquellos ciclos que no se adaptaban a la realidad de cada una. Y ahora que tenemos arreglada la casa, vamos a ponernos con el jardín, es decir, al aumento de las plazas, algo que no se hace a coste cero. También hay que destacar la FP Dual, que se desarrolla al 50% en empresas. En tres años, hemos pasado de un pilotaje a tener 196 proyectos, con 1.500 empresas colaboradoras y 3.200 alumnos, un número que duplica al del curso pasado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios