Pedro Fernández | Delegado del Gobierno en Andalucía

“Falta esa voz que diga qué aporta el Gobierno a Andalucía”

  • Rechaza que su nombramiento, en sustitución de Sandra García, responda al “ruido orgánico”, es decir, la pugna entre Pedro Sánchez y Susana Díaz

El nuevo delegado del Gobierno en Andalucía, Pedro Fernández, en el parque Federico García Lorca de Granada.

El nuevo delegado del Gobierno en Andalucía, Pedro Fernández, en el parque Federico García Lorca de Granada. / Antonio L. Juárez

A principios de semana, Pedro Fernández (Baza, 1966) llegó a su ciudad desde Madrid sabiendo que la próxima vez que pisara la localidad granadina ya no sería alcalde. El martes lo nombraron delegado del Gobierno, se despidió en el Ayuntamiento bastetano y el miércoles tomó posesión en Sevilla. “Pensaba que iba a tener algún margencillo para poder hablar con mi gente y prepararlo un poco todo, pero ha sido todo muy rápido”.

–¿A qué responde la celeridad en su toma de posesión?

–El Gobierno, con el presidente a la cabeza, quería hacer algunos cambios, dar un impulso en las delegaciones de Madrid, Galicia y Andalucía. No es que las personas que estuvieran no tuvieran validez, pero entendían que cuanto antes se hiciera, mejor. Ha coincidido con la salida de Pablo Iglesias y han aprovechado.

–¿Qué impronta quiere darle a su etapa en la Delegación del Gobierno en Andalucía?

–Somos los tentáculos del Gobierno de España en los territorios. Toda la acción política del Gobierno tiene que visibilizarse en Andalucía y comprobar sobre el terreno que los acuerdos del Consejo de Ministros son efectivos y llegan donde tienen que llegar. Me corresponde, además de representar al Gobierno, ser su voz en Andalucía, que se sepa lo que está haciendo. Y también la coordinación con otras Administraciones, principalmente la Junta de Andalucía. Hablé con el presidente el miércoles y le tendí la mano para colaborar en estos momentos tan difíciles para salir de la crisis sanitaria y económica. Los ciudadanos lo que buscan no es la crispación.

–Una de los problemas que se le han achacado a Sandra García es que no ha sido muy dura en su respuesta a las críticas de la Junta.

–Tenemos una magnífica relación como compañeros y en lo personal. Es una mujer absolutamente válida y el Gobierno toma sus decisiones. No ocurre nada. Personalmente puedo decir que la mano tendida es para hacer política que sea constructiva. Si el Gobierno de la Junta, su portavoz, hace declaraciones que no se corresponden con la realidad, lo voy a denunciar, voy a decir que no es cierto. No es un momento para que haya esta bronca política y se aprovechen todos los Consejos de Gobierno para directamente atacar al Gobierno de España, que ha liberado más de 7.400 millones de euros a la Junta como fondos extraordinarios, desde la anticipación de los ingresos de la financiación autonómica al plan de recuperación de la UE. Yo voy a estar ahí para que se conozca lo que hace el Gobierno y, sobre todo, para comprobar que esas decisiones benefician a los ciudadanos.

Pedro Fernández. Pedro Fernández.

Pedro Fernández. / Antonio L. Juárez

–Las encuestas dicen que la población valora mejor a la Junta que al Gobierno en la lucha contra la pandemia y sus consecuencias.

–Quizás falta esa voz que diga qué aporta el Gobierno de España, una voz que ponga encima de la mesa que Andalucía va a seguir recibiendo apoyo del Gobierno. Y quizás porque la Junta no dice que muchas de las ayudas proceden del Gobierno, como tiene que ser en este momento, pero con lealtad institucional. No se puede criticar en cada Consejo de Gobierno al Gobierno de España, sin más.

–¿No es incongruente decir que hace falta esa voz con la defensa del papel realizado por García?

–No, no. El Gobierno establece en cada momento su estrategia y entiende que se tiene que producir un cambio. La argumentación del por qué le corresponde al Gobierno y eso hay que respetarlo.

–¿Le preocupa que la población entienda su nombramiento como un juego de sillones?

–Por lo que conozco al presidente, es una persona comprometida. No está jugando a eso. Espero tener una larga trayectoria como delegado para trasladar al Gobierno las necesidades de Andalucía y a la ciudadanía la acción del Gobierno, porque tiene derecho a saber en qué se invierte el dinero público.

–El nombramiento de Sandra García se leyó como una tregua entre Pedro Sánchez y Susana Díaz y el suyo se ha leído justo al contrario.

–Respeto esas interpretaciones, pero ahora las prioridades son las personas.Estamos en la cuarta ola en un ascenso un poco más ralentizado, pero con una variante más virulenta. El presidente, desde ese punto de vista, entiende que yo puedo jugar un papel. Ha habido ruido orgánico, lo puedo entender, pero no creo en absoluto que yo sea delegado del Gobierno por esa razón.

–¿Se siente respaldado por la dirección andaluza del PSOE?

–Me siento respaldado por el PSOE. Por mi agrupación local, de la que soy secretario general; por la provincial, donde José Entrena, que es presidente de la Diputación y me da la oportunidad de estar;por la ejecutiva regional, a la que pertenezco;y, por descontado, a la federal. Sobre todo, a quien le debo absoluta lealtad, fidelidad y agradecimiento es a Pedro Sánchez, que es quien ha decidido que sea el máximo representante de su Gobierno en Andalucía.

–¿Ese ruido orgánico puede perjudicarle en su labor?

–Estoy mirando a las personas.He sido alcalde 14 años, estuve cuatro de concejal y en la Diputación como vicepresidente durante seis años. Soy de un municipio en una comarca de interior. Sé cuales son los problemas y las necesidades. No voy a estar en otra historia. Todo tiene sus tiempos, sus reglas, sus procedimientos. Es legítimo que quien quiera, decida o no presentarse. Y serán los militantes quienes decidan, porque éste es el sistema que nos hemos dado ahora, quién será secretario o secretaria general,candidato o candidata. Es otra historia que va por otro lado y tendrá su protagonismo cuando llegue su tiempo.

Pedro Fernández conversa con un hombre antes de la entrevista. Pedro Fernández conversa con un hombre antes de la entrevista.

Pedro Fernández conversa con un hombre antes de la entrevista. / Antonio L. Juárez

–¿Ve a Susana Díaz capaz de ganar las próximas elecciones?

–Cuando llegue el proceso orgánico no será Pedro Fernández, ni la secretaria general regional, ni el secretario general federal quien decida nada. Lo va a decidir la militancia.Antes no era así, había delegados y se podía pensar... Son los militantes de base quienes decidirán, al margen de lo que yo pueda opinar. Yo votaré como un militante más.

–¿Y qué opina como militante?

–Esperaré que llegue al momento oportuno para emitir mi voto, en función de los candidatos que se puedan presentar al congreso regional.Ahora lo que me preocupa es empezar a trabajar para solucionar los problemas de los andaluces. Hay gente muriendo y gente que lo está pasando muy mal y lo sé, porque, como alcalde, son personas a las que les pongo cara. No podemos estar hablando de esto cuando está cayendo la que está cayendo.

–¿Le preocupa que el partido quede tocado tras las primarias?

–Soy un hombre de partido y siempre he dicho que lo peor que puede pasar es que un partido no esté unido.Una vez que se produzca ese proceso el PSOE tiene que ser uno. No tiene sentido que un proceso de primarias, que es lo más democrático, sirva para dividir y el PSOE tiene la madurez suficiente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios