Andalucía

El PP duda ahora de los intereses de Díaz en la reforma de la financiación

  • Los populares critican que la ronda de contactos impulsada por la presidenta de la Junta busca mantener la confrontación con Rajoy.

Susana Díaz Susana Díaz

Susana Díaz / Efe

La concordia entre PP y PSOE a cuenta de la reforma del sistema de financiación no ha durado ni una semana. Juanma Moreno, mostró su disposición a buscar una postura única andaluza -como pretende Susana Díaz- en el debate sobre el nuevo modelo de reparto de fondos estatales. Fue la voz más discordante de la oposición dentro de la ronda de contactos impulsada por la presidenta de la Junta, pero ayer dos dirigentes populares fueron incluso beligerantes con la postura del Gobierno socialista respecto a la nueva financiación.

La secretaria general del PP andaluz, Dolores López, esgrimió un argumento que ya había utilizado anteriormente su jefe de filas al asegurar que Andalucía no tiene un problema de financiación. En la apertura del congreso de Nuevas Generaciones, en la localidad malagueña de Mollina, López defendió que las carencias que hay en los servicios públicos de la región no son consecuencia de una infrafinanciación, sino de la "falta de prioridad política". "La prioridad del PP es Andalucía y la de Susana Díaz es ella misma", espetó la política onubense.

La dirigente popular utilizó las últimas polémicas auspiciadas por el dinero que la Administración andaluza dedica a subvencionar el alquiler de las viviendas de los altos cargos o en complementos salariales en el sistema sanitario. "Los servicios públicos no están en peligro por la financiación, como dice Díaz, cuando defiende el gasto de 600.000 euros para pagar los pisos a altos cargos del PSOE, dos millones para los cargos políticos del SAS y la recolocación de consejeros que salen por una puerta y entran por otra", detalló Dolores López, quien acusó a Díaz de buscar la confrontación con Mariano Rajoy con esta ronda de contactos.

Las críticas de los populares a las reuniones impulsadas por la presidenta de la Junta también llegaron ayer del Ejecutivo central. El secretario de Estado de Hacienda, el jiennense José Enrique Fernández de Moya, pidió a Díaz que "no juegue a ser el doctor Jekyll y míster Hyde" al criticar un modelo de financiación que "aprobó el PSOE" en 2009 con el apoyo de la Administración andaluza, entonces presidida por José Antonio Griñán y con Manuel Chaves ya como vicepresidente del Gobierno. "Que repase las hemerotecas y el diario de sesiones", insistió el ex alcalde de Jaén, quien acusó a Díaz de "olvidar" la postura del socialismo andaluz en 2009 y criticó "la estrategia continua de confrontación" con el Ejecutivo que lidera Rajoy.

Fernández de Moya también utilizó un argumento adelantado el pasado lunes por Juanma Moreno. El secretario de Estado de Hacienda recordó que para aprobar un nuevo modelo de financiación son necesarios 176 votos a favor en el Congreso de los Diputados; "por lo tanto, si el PSOE no está en el acuerdo no habrá reforma". "Desde el Gobierno vamos a hacer todos los esfuerzos posibles", apostilló Fernández de Moya.

Mientras tanto, Díaz continúa con su ronda de contactos. Ayer les tocó el turno a los representantes del tercer sector y al presidente de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias, Fernando Rodríguez Villalobos. La jefa del Ejecutivo se mostró convencida de que si todos los implicados ponen a Andalucía "por delante de los intereses particulares", la región "saldrá ganando" y será posible "un buen acuerdo".

La presidenta de la Junta defendió que "es positivo y, además, necesario y justo" alcanzar una posición consensuada desde Andalucía sobre el modelo de financiación. "Quiero que todos los agentes sociales y económicos, junto con los grupos políticos del Parlamento, alcancemos un buen acuerdo en la defensa de los intereses de Andalucía, que es la defensa de los servicios públicos y del estado del bienestar". A juicio de Díaz, la comunidad "se juega muchas cosas, entre ellas los servicios públicos y su progreso en una década". Un discurso muy alejado del de los dirigentes populares, si se atiende a las palabras de Dolores López y José Enrique Fernández de Moya. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios