Andalucía

Tour operadores y hoteleros se ven forzados a bajar precios

  • TUI insta al sector a colaborar en una reducción de costes y tarifas · El sector se pone nervioso por el retraso de las reservas y los precios ya empiezan a caer con claridad.

Comentarios 1

“En este año tenemos que afrontar un dilema: no hacer nada y ver como nuestros volúmenes de pasajeros y de ocupaciones hoteleras bajan, o trabajar juntos para producir un valor real de los costes de las experiencias vacacionales que nuestros clientes puedan asumir”. El reto está recogido en una carta que el tour operador TUI Travel, el primer organizador y vendedor de viajes de Europa, ha remitido a los hoteles de sus catálogos europeos para que bajen sus precios y emprendan otras políticas comerciales esta temporada para afrontar la crisis y facilitar las cosas al alicaído consumidor.

La comunicación, firmada por los principales directivos europeos del mayorista, fue recibida  hace tres meses también por los hoteleros andaluces, según confirmaron ayer diversos empresarios consultados. En ella, TUI recuerda el impacto de la crisis económica en los mercados y destinos turísticos, y anticipa un 2009 “extremadamente competitivo” en el que los clientes reducen sus presupuestos para las vacaciones.

 

El tour operador esboza su estrategia para afrontar el año: “Hemos reestructurado nuestros procesos y reducido costes para mantener la máxima capacidad posible en su destino. Pero necesitamos ayuda de nuestras empresas colaboradoras si queremos tener éxito”, apunta la carta.

Esta ayuda, detallada durante los últimos meses empresa a empresa por los responsables de contratación del mayorista en cada destino, equivale a reducción de precios, incentivos a las reservas tempranas [con descuentos del 10% sobre el descuento medio del 10% habitual en el sector, por ejemplo], y otras medidas para estimular la demanda, “compartiendo riesgos y costes”.

 

TUI no es el único mayorista empeñado en buscar sinergias para bajar precios. Thomas Cook, segundo intermediario europeo, y el consorcio de agencias TSS (2.000 en Alemania) volvieron a instar la semana pasada en la feria de turismo de Berlín a los hoteleros a mantener precios “competitivos”; es decir, a bajar precios. Como TUI, Thomas Cook matizó que la presión no es de los mayoristas, sino de un mercado de clientes que exigen precios asequibles o que, de lo contrario, no viajarán esta temporada. Ambos gigantes turísticos traen a más de 250.000 turistas alemanes de los 1,1 millones que visitan Andalucía, según estimaciones ofrecidas por ambas empresas en los últimos años.

 

El sector hotelero, con mayor o menor decisión –y salvo excepciones–, ya ha entrado en el juego de precios para salvar un ejercicio abocado a la recesión. El nerviosismo por la habitación vacía ha provocado que los precios vayan a la baja en todos los destinos, tal y como reconocen los empresarios e intermediarios. Proliferan las rebajas en manos del mayorista o las ofertas directas al cliente final para captar a ese viajero alemán con las maletas hechas, pero que todavía no tiene reserva, pese a que su periodo clásico de compra,  los meses de enero y febrero, ha quedado atrás.

 

Turespaña ha indicado que Alemania apenas había alcanzado el 42% de las reservas previstas a 28 de febrero, y tanto los operadores como los hoteleros de Andalucía admiten caídas con respecto a 2008.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios