Crisis de precios en el agro almeriense

El campo, “en pie de guerra” contra el Ministerio y Bruselas

  • Más de 300 vehículos se concentran en la capital por la crisis estructural

  • Piden medidas contra los terceros países, “traidores del campo que se hacen pasar por agricultores”

Los camiones se convirtieron en grandes pancartas reivindicativas. Los camiones se convirtieron en grandes pancartas reivindicativas.

Los camiones se convirtieron en grandes pancartas reivindicativas. / Rafael González (Almería)

La calle se ha convertido en el punto de unión y en un lugar de encuentro cada vez más recurrente para todo el sector agroalimentrario, que vive una crisis ya estructural en el sector que ha provocado que los precios en origen no sean rentables para los agricultores. Pero algo ha cambiado, ya no se conforman, quieren soluciones fiables a problemas reales, y pese a que las cotizaciones en estas últimas semanas han mejorado ostensiblemente, para ellos no es más que una coyuntura más y no puede deslucir cuál es la situación real, motivo por el cual continúan saliendo y movilizándose hasta que la situación no cambie.

Las Organizaciones Agrarias Asaja, Coag, UPA y las Organizaciones de comercialización Coexphal y Ecohal han sido los organizadores del última movilización, celebrada ayer en Almería, y que tiene su extensión en otras a cargo de sus homólogos que se celebrarán a lo largo de toda la semana por todo el territorio nacional y donde la acción reivindicativa ha tenido en esta ocasión a los camiones y vehículos agrícolas, más de 300 vehículos desplazados en una concentración que en la provincia comenzaba ayer a las 10:00 horas en La Cañada, en concreto en en el entorno de la cooperativa CASI por un lado, y en el Polígono La Redonda de Santa María del Águila, en El Ejido, por otro, para recorrer un camino en caravana que les llevó hasta el Parque de las Almadrabillas en la capital, donde se concentraron todos ellos con pancartas reivindicativas y con una sonora pitada que se repetía cada ciertos minutos entre protestas. Y es que el objetivo es hacerse ver, cuanto más mejor, ya no solo ante la administración de España y el continente, sino ante la propia sociedad para que conozca la delicada situación que se está viviendo, comprenda, empatice y apoye este movimiento.

Pascual Soler, presidente de Asaja, denunciando los problemas del campo almeriense. Pascual Soler, presidente de Asaja, denunciando los problemas del campo almeriense.

Pascual Soler, presidente de Asaja, denunciando los problemas del campo almeriense. / Rafael González (Almería)

Pasado ya el mediodía, los centenares de agricultores participantes llegaron a su destino, la capital, donde hicieron tenían la última parada y el lugar desde el que iban a lanzar todas las reivindicaciones que vienen denunciando desde hace meses, pero en esta ocasión con más virulencia si cabe a los que apuntan directamente como responsables, asegurando que ahora lo que toca es “declararle la guerra comercial al Ministerio de Agricultura” porque “no está haciendo nada” por el agro.

Así de tajante lo manifestaba Pascual Soler, el presidente de Asaja Almería, quien señaló que la agricultura en general, también el sector del aceite y el de los cítricos, está atravesando por diferentes problemas, solicitando al ministro Luis Planas que “conecte con la realidad del campo”. Y todo ello en el contexto de una campaña que habla por sí sola, “Salvemos nuestra Agricultura, Salvemos Almería”, iniciativa que forma parte del compromiso de estas organizaciones de continuar con las acciones conjuntas hasta conseguir un mercado más justo con el sector agrario.

Durante el acto final, los convocantes señalaron que el sector agrario “es uno de los grandes desconocidos para un núcleo importante de la sociedad que desconoce la situación real y su aportación al entorno natural y a la economía de pueblos y ciudades como la nuestra. Por eso, agricultores y ganaderos han decidido en todo el país salir a la calle, y puesto que muchos de los problemas son comunes a todos los sectores hoy, el campo de Almería quería sumarse a las movilizaciones de otras regiones, iniciando las movilizaciones en Andalucía, que continuarán mañana en Jaén y en próximos días en otras provincias”.

El paulatino descenso de los precios en origen, en niveles de hace más de 20 años, junto al incremento de costes, desde la semana pasada aún más con la subida del SMI, la imposición de aranceles, el cierre de mercados como el ruso, la necesidad de control de importaciones, la necesidad de nuevas herramientas de gestión de crisis para todos los agricultores, el reto climático...son cuestiones en las que el agro tiene mucho que decir y las Administraciones tanto españolas como europeas “no pueden seguir mirando hacia otro lado”.

Agricultores de toda la provincia concentrados en el parque de las Almadrabillas de la capital. Agricultores de toda la provincia concentrados en el parque de las Almadrabillas de la capital.

Agricultores de toda la provincia concentrados en el parque de las Almadrabillas de la capital. / Rafael González (Almería)

Avisaron que estas acciones anteceden a una “gran manifestación” de todos los sectores en Madrid, añadiendo que igual que el campo respeta “los acuerdos”, el ministro también tiene que hacerlo. “Las recomendaciones que él nos ha hecho, no nos sirven. Eso de que tenemos que innovar, lo llevamos haciendo muchísimos años, como nadie”. Soler también subraya que Planas debe “tener vergüenza torera” y no animar a buscar nuevos mercados cuando “están permitiendo pasar mercancías ilegalmente” por parte de terceros países.

Por su parte, la secretaria de UPA Almería, Francisca Iglesias, sostiene que el sector primario atraviesa una situación “que no es normal”, sin “reglas de juego” para la comercialización, en las que “la gran distribución” no tiene en cuenta los países de origen. Entiende que los productos de España valen “igual” que los de otros países como Marruecos, pero “no están producidos por los mismos”. “Aquí son explotaciones familiares y allí grandes empresarios. Los pobres de un país rico no pueden mantener a los ricos de un país pobre”.

El secretario general de Coag Almería, Andrés Góngora, reclamaba ayer a Planas una mesa de negociación para estudiar medidas de mercado y de gestión para las crisis de frutas y hortalizas, criticando que pasen “toneladas de productos de terceros países”, que vienen de “traidores del campo almeriense” que “se hacen pasar por agricultores”. Los agricultores se concentraron en Las Almadrabillas, junto al Cable Inglés. Además, sostiene que en la campaña pasada se excedió en 130.000 toneladas el contingente de tomate marroquí, preguntándose “quién ha cobrado” las tasas arancelarias.

El presidente de Coexphal, Juan Antonio González, censuró precisamente la futura subida de este contingente. “Están jugando con nosotros, con nuestros agricultores”, y apuntó que “moriremos, pero vamos a morir con las botas puestas”.

Por último, el presidente de Ecohal, Alfonso Zamora, vaticinó que, de no revertir la situación, las explotaciones en manos de pequeñas familias “seguirán estando” pero a cargo de “grandes empresas, como en Holanda, dónde en los últimos años han desaparecido más del 50 % de los agricultores”, dirigiéndose a Planas para advertir que si esto pasa “la culpa será suya”.

El acto de ayer es la continuación de la movilización de noviembre y la primera de otras que se realizarán mientras no se tomen medidas con carácter estructural, ya que el sector agrario es estratégico y como tal debe tratarse, especialmente en un momento en el que la crisis climática, la despoblación y el reto alimentario mundial tienen más relevancia que nunca, y donde la agricultura y la ganadería juegan un papel vital.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios