Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Andalucía

El desgaste de Zapatero y la respuesta a la crisis contagian al PSOE andaluz

  • Según el Barómeto Joly, los socialistas sólo sacan medio punto al PP de cara a unas elecciones a la Junta · Los andaluces suspenden por primera vez al Gobierno de Griñán, que pasa del 5,1 al 4,6 · El PP mantiene su suspenso en el 4,1 y recorta distancias

Comentarios 135

El PSOE andaluz ha perdido la amplia diferencia que mantenía con el PP en intención de voto, hasta tal punto que los socialistas sólo consiguen sacar medio punto a los populares en Andalucía. La situación que describe el Barómetro Joly de otoño es la de un empate técnico entre los dos grandes partidos. Habría que remontarse hasta el año 1996 para encontrar un equilibrio de fuerzas similar. Con ocasión de las autonómicas de ese año, los sondeos arrojaban pequeñas diferencias entre PSOE y PP e, incluso, algunos adelantaban una victoria de los populares. Las elecciones solventaron la duda a favor del PSOE de Manuel Chaves, que a partir de ese momento gobernó con los andalucistas hasta que en 2004 reconquistó la mayoría absoluta.

El trabajo de campo del Barómetro Joly se realizó entre el 23 de septiembre y el 2 de octubre, antes de que se abriera el secreto de un tercio del sumario del caso Gürtel, por lo que no se puede calibrar si al PP andaluz le está afectando este asunto. Lo que sí parece claro es que el Gobierno de José Antonio Griñán sí se contagia del desgaste que José Luis Rodríguez Zapatero sufre desde finales de verano, cuando comenzó a saberse que España tendría más dificultades que otros países para salir de la crisis económica. La receta de subir los impuestos para detener la caída de los ingresos -mal explicada desde el principio- ha contribuido a este deterioro.

Así, el PSOE ha perdido casi tres puntos desde el anterior Barómetro, el de junio, de tal modo que hoy obtendría el 42,7% de los votos, mientras que el PP llega al 42,2%. En las pasadas elecciones autonómicas, de marzo de 2008, la candidatura de Manuel Chaves le sacó 9,5 puntos a la de Javier Arenas. Las elecciones europeas también arrojaron una diferencia considerable en Andalucía, de algo más de ocho puntos. Basta echar un vistazo a la evolución de los últimos cuatro sondeos (en el gráfico adjunto), para concluir que el acercamiento entre ambos partidos se produce sobre todo entre los dos últimos Barómetros, cuando el PSOE pierde los mismos puntos que gana el PP.

A pesar del acercamiento, los socialistas siguen estando mejor valorados que los populares, aunque los ciudadanos parecen descontentos con los dos. Así, los andaluces suspenden la acción del Gobierno de José Antonio Griñán, al valorarlo con un 4,6, pero a la oposición sólo alcanza el 4,1. En el anterior Barómetro se apreciaba una buena acogida de los andaluces al nuevo Gobierno de Griñán (5,1), pero el Ejecutivo andaluz ahora vuelve al suspenso, con una cifra similar a la que los andaluces daban al último Ejecutivo de Manuel Chaves.

IU se mantiene en su línea habitual, aunque en esta ocasión pierde cuatro décimas y se queda en el 7,1%, el mismo apoyo que logró en las pasadas elecciones autonómicas. Lo que sí se aprecia claramente es que el partido de Rosa Díez, Unión, Progreso y Democracia (UPyD), se convertiría en la cuarta fuerza política en Andalucía al superar a los andalucistas en intención de voto. Así, UPyD llega al 2,6%, mientras el PA se sitúa dos décimas abajo. Es la primera vez que esto ocurre, y de confirmarse podría suponer un bache más para los andalucistas, que ya no están en el Parlamento.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios