Andalucía

El detenido en Málaga, Ahmed Samsam, es un "peso pesado" del yihadismo

  • El danés de origen sirio capturado por la Guardia Civil es muy peligroso y llevaba semanas de visita en España

  • El arrestado luchó más de dos años con un grupo terrorista en Siria

Comentarios 3

La gran mayoría de los 174 detenidos en España desde que, hace dos años, el Ministerio del Interior elevó al nivel 4 la alerta antiterrorista son aprendices de yihadistas que se dedicaban a difundir propaganda a través de las redes sociales y carecen de conocimientos bélicos.

El danés de origen sirio, Ahmed Samsam, de 28 años, al que la Guardia Civil echó el guante el viernes por la tarde en Málaga, tiene un perfil muy diferente de los demás apresados: estuvo más de dos años luchando en Siria en las filas de una organización terrorista a la que se incorporó después de haber cumplido una pena de cárcel en Dinamarca. Samsam es probablemente el elemento más peligroso capturado en los dos últimos años, según fuentes de las fuerzas de seguridad.

Su hermano pequeño, Hamza Samsam, de 19 años, murió apuñalado en Copenhague, en mayo de 2015, en circunstancias confusas. A pesar de su corta edad estuvo un tiempo en Raqa (Siria), la capital del Estado Islámico, donde se cruzó con su hermano Ahmed antes de regresar a Dinamarca.

La Guardia Civil no ha desvelado la identidad del detenido de Málaga, pero un analista de seguridad que se manifiesta a través de Twitter (@elcaos) sí lo hizo y poco después los confirmaron otras fuentes conocedoras de la operación. Los investigadores confían en que el rastreo de los aparatos electrónicos que utilizaba Ahmed Samsam les permita averiguar qué intenciones tenía el joven danés en Málaga, donde llevaba varias semanas, y con qué contactos contaba.

Sus planes no se saben aún, pero su biografía sí es de sobra conocida porque él mismo se encargó de divulgarla subiendo a las redes sociales fotos de su estancia en Siria. El itinerario de los hermanos Samsam es un clásico del terrorismo en Europa. Son hijos de Jihad Samsam, un dentista de Hama (Siria), afiliado a los Hermanos Musulmanes, un movimiento islamista conservador, pero no violento, que en 1982 se sublevaron contra el régimen del presidente Hafez al Assad y fueron aplastados.

El dentista obtuvo el asilo político en Dinamarca, más tarde consiguió la nacionalidad y también fundó allí una familia dos de cuyos hijos se radicalizaron. Antes de empuñar las armas Ahmed Samsam fue primero, como otros muchos, delincuente juvenil. Con tan solo 15 años fue a dar con sus huesos en varias cárceles, las primeras para menores, por robo, tráfico de drogas y violencia. En Vollsmose, un barrio de inmigrantes de la ciudad de Odense, pertenecía al Black Army, una agresiva banda juvenil.

Fue excarcelado en mayo de 2012, pero, también como a tantos otros, la cárcel le había cambiado. Probablemente mal aconsejado por algún otro reo quería "redimirse". Cuatro meses después estaba ya en el este de Turquía a punto de entrar en Siria. Allí fue entrevistado por la televisión pública danesa, lo que suscitó varias preguntas al Gobierno del derechista Partido Popular danés que entonces estaba en la oposición.

Ahmed Samsam se incorporó en Siria a Harakat Ahrar ash Sham Al Islami (Movimiento islámico de hombres libres), una coalición de grupos yihadistas en la que la rama local de Al Qaeda era la más influyente. Dos años después surgió el Estado Islámico en Siria y es posible que Ahmed Samsam cambiara entonces de bando porque una fuente de seguridad asegura que coincidió con su hermano Hamza en Raqa, la capital de esa organización terrorista.

En 2015 regresó a Dinamarca donde vivía con su padre sin que tuviera que comparecer ante la Justicia danesa para rendir cuentas de su etapa en Siria. Desaparecía de vez en cuando y su último viaje desde Copenhague tuvo como destino Málaga.

En tan sólo ocho días dos musulmanes daneses han sido capturados en España en el marco de operaciones antiterroristas. El 23 de junio fue también la Guardia Civil la que detuvo en Melilla a un danés de origen marroquí que había montado en Dinamarca un complejo entramado de pequeñas empresas que le servía para, entre otras cosas, costear el envío de jóvenes a Siria a Irak.

El servicio secreto danés calculaba, a finales del año pasado, que unos 135 jóvenes residentes en el país habían emigrado a Siria e Irak para incorporarse a organizaciones terroristas. La cifra es muy elevada si se tiene en cuenta que la población de Dinamarca apenas alcanza los 5,7 millones de personas. Si la proporción de combatientes extranjeros salidos de España fuese similar a la de Dinamarca su número ascendería a 1.675 combatientes cuando es en realidad de tan solo 205.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios