Andalucía

El aumento de las diferencias entre Díaz y C's decora un escenario preelectoral

  • Juan Marín critica que la gestión del Ejecutivo andaluz es "muy mejorable" y la presidenta le reprocha su apoyo a los Presupuestos Generales de 2018 en el Congreso

Susana Díaz, ayer en el Parlamento, donde recibió a una delegación de las 'kellys' de toda Andalucía. Susana Díaz, ayer en el Parlamento, donde recibió a una delegación de las 'kellys' de toda Andalucía.

Susana Díaz, ayer en el Parlamento, donde recibió a una delegación de las 'kellys' de toda Andalucía. / efe

Comentarios 4

La presidenta Susana Díaz y su aliado de Ciudadanos, Juan Marín, se distancian. La sesión de control al Gobierno dejó una fisura abierta entre los socios, una grieta que amenaza con ir agravándose a cuentas de la diferencia de fondo que, en efecto, separan a ambos partidos. Sólo es cuestión de subrayar lo que les une o resaltar lo que les separa. Ahora toca esto último, en un ambiente claramente preelectoral, marcado por el acelerón que Susana Díaz le ha dado a su agenda pública y por la distancia que ha tomado Ciudadanos, el único partido del Parlamento que no apoya la propuesta de financiación autonómica que la presidenta llevará el próximo miércoles a Mariano Rajoy.

En su intervención ante el pleno, Juan Marín sostuvo que la gestión del Gobierno andaluz es "muy mejorable" y que prueba de ello era el bajo ritmo de las obras en infraestructuras públicas, caso de la autovía del Almazora o el instituto de Secundaria de Huércal-Overa. "Hay sombras", añadió. Poco antes, uno de sus parlamentarios había censurado que el Gobierno no haya puesto en marcha aún la oficina anticorrupción y, ya por la tarde, los naranjas solicitaron de modo formal la comparecencia de la consejera de Educación, Sonia Gaya, por un caso de enchufismo que afecta a la delegación de Sevilla.

A diferencia de lo ocurrido en otras ocasiones, Susana Díaz respondió de un modo inusualmente duro a su aliado y le reprochó que Ciudadanos vaya a respaldar en el Congreso el proyecto de Presupuestos de 2018 que la presidenta juzga como muy perjudicial para Andalucía, precisamente, por las escasas inversiones. Aunque la inversión aumentará en la comunidad un 26% si se aprueban los Presupuestos, hay infraestructuras que siguen estando muy mal dotadas, como la salida férrea del puerto de Algeciras. El problema de fondo entre Ciudadanos y el PSOE es que en los asuntos nacionales están distanciados y eso afecta a la relación en el sur. Los naranjas se oponen al modelo de financiación de las comunidades que defiende Susana Díaz, que es un sistema que mejora el reparto equitativo de los fondos. Ciudadanos, por el contrario, está a favor de primar a las autonomías donde más se recauda con el argumento de que así se recompensa la eficiencia en la gestión. Esta será la propuesta que la presidenta entregue a Rajoy la próxima semana. Ambos mantendrán una entrevista en Moncloa para hablar de la financiación autonómica, negociación que difícilmente se abrirá debido a los problemas del PP para sacar adelante los Presupuestos de 2018.

Si el Gobierno central no logra aprobar las cuentas, es posible que haya que convocar elecciones generales, pero a Mariano Rajoy le gustaría saber qué hará Susana Díaz, del mismo modo que la presidenta también está atenta a los movimientos electorales del primero. La legislatura andaluza no acaba hasta marzo de 2019, pero a medida que Susana Díaz convoque más tarde, más se acercará su cita a las elecciones municipales de mayo. Las negociaciones cruzadas de los partidos para formar gobiernos municipales podrían afectar a Andalucía, que fue lo que ocurrió hace tres años, por lo que Susana Díaz intentará separar las citas. Otoño puede ser una buena fecha, aunque hay en el PSOE quien defiende que debería convocar a finales de junio. Para entonces, ni Rajoy habrá convocado (la presidenta andaluza no quiere coincidencias electorales) ni el resto de partidos estará en muy buena posición.

Pero al PSOE le falta un relato para explicar el adelanto, aunque también es verdad que esto no es determinante en el resultado electoral y que el Gobierno está en condiciones de componer estas explicaciones argumentales. Aunque la reunión con Mariano Rajoy vaya bien la semana próxima, es complicado que el Gobierno abra la negociación con las autonomías. Ni tiene el apoyo del PSOE en el Congreso, que es necesario para aprobar la reforma de la ley actual, ni hay un Gobierno en Cataluña para sumarlo a la mesa. Junto a Madrid y Andalucía, forma parte de las comunidades más pobladas,y siempre se tuvo en cuenta su postura a la hora de abordar esta reforma.

Uno de los lamentos de Juan Marín respecto al Gobierno andaluz es su débil agenda legislativa y la ausencia de un calendario con objetivos para 2019. Lo que viene a señalar el líder de los naranjas es que en el PSOE andaluz, en efecto, no parecen pensar más allá del próximo año. Si a ello se une el acelerado ritmo de apariciones públicas que Susana Díaz ha impreso en su agenda, hacen pensar que la presidenta se ha puesto en modo campaña.

El pleno del Parlamento aprobó por unanimidad una iniciativa del PSOE en la que se insta al Gobierno de la nación a convocar "de forma urgente" el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) para abordar la reforma del modelo de financiación de las comunidades autónomas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios