Resultados de Cádiz en las elecciones andaluzas

El PSOE se desangra en la provincia de Cádiz logrando su victoria más triste

Un militante socialista sigue los resultados por televisión en la sede del partido en Algeciras. Un militante socialista sigue los resultados por televisión en la sede del partido en Algeciras.

Un militante socialista sigue los resultados por televisión en la sede del partido en Algeciras. / Jorge del Águila

El PSOE ganó otras elecciones andaluzas en la provincia de Cádiz, sí, recuperó su hegemonía en esta circunscripción tras la victoria del PP en las generales de 2016, también, pero los socialistas gaditanos vivieron con diferencia su victoria más triste de toda la democracia. Galería: Así se está viviendo la noche electoral en la sede de los principales partidos de la provincia.

Jamás un triunfo fue tan agridulce. En todo caso habría que remontarse a la noche electoral de las andaluzas de 2012, cuando el PP de Javier Arenas se hizo con una victoria que terminaría siendo estéril debido al pacto que sellarían posteriormente el PSOE de Griñán y la Izquierda Unida de Valderas. Habrá que esperar unas semanas para corroborar si ha llegado o no el cambio político a Andaucía. Pero ya hay una realidad indiscutible: el bipartidismo ha pasado a mejor vida, al menos en la provincia de Cádiz. Y es que el escrutinio habla por sí solo: el PSOE perdió ayer la friolera de 60.000 votos con respecto a lo que consiguió en las urnas en las anteriores elecciones andaluzas, las de marzo de 2015, y el PP se dejó por el camino unos 47.000, lo que relegó a esta fuerza política a la cuarta posición.

Curiosamente de la caída de estos dos partidos hasta ahora llamados grandes no se benefició Adelante Andalucía, que no logró mejorar los resultados cosechados por Podemos e IU por separado hace tres años y medio. Más bien al contrario esta nueva confluencia de izquierdas veía con resignación como tenía que despedirse de unos 47.000 votos ganados en las anteriores elecciones autonómicas en el conjunto de la provincia de Cádiz.

Este panorama deja dos grandes partidos triunfadores: Ciudadanos, que se erige como segunda fuerza en el territorio gaditano tras arrasar sobre todo en las grandes ciudades, y Vox, que superó todas las encuestas y todas las expectativas surgidas al final de la campaña electoral logrando sacar casi de la nada dos escaños en el Parlamento andaluz por Cádiz.

Y la otra triunfadora de la jornada electoral de ayer fue la abstención, que tras varias elecciones pareciendo repuntar en suelo gaditano, volvió por sus fueros, situando a Cádiz como la provincia en la que, con diferencia, menos participación hubo en el conjunto de los colegios electorales. En concreto, ayer acudió a votar el 53,54% del censo electoral de la provincia gaditana, lo que supuso 4,16 puntos menos que el 57,70% registrado en los comicios andaluces de 2015.

El escrutinio final reparte los 15 parlamentarios andaluces por Cádiz entre cinco fuerzas políticas diferentes, algo que no sucedía desde las primeras elecciones autonómicas. Entonces, en el año 1982, junto al PSOE y Alianza Popular lograban meter cabeza en la Cámara andaluza UCD, el PCE y el entonces Partido Socialista de Andalucía (PSA). Ayer aparecieron nuevos actores para conformar la representación gaditana en la que será la XI legislatura de la autonomía andaluza.

Pese a su victoria, el PSOE se desangró sobre todo por su pésimo resultado en las grandes ciudades. De las ocho localidades de la provincia que superan los 50.000 habitantes, los socialistas sólo lograron salir triunfadores en La Línea y, además, por un margen estrechísimo sobre Ciudadanos.

Tras lograr su peor resultado de la historia en una elecciones andaluzas, la candidatura liderada por Manuel Jiménez Barrios tuvo que despedirse ayer de dos de los seis escaños que lograron en 2015. Ello supuso el final de la carrera parlamentaria de la algecireña Rocío Arrabal tras ocho años, y también dejó fuera a Miguel Ángel Vázquez, hasta ahora consejero de Cultura y que fue colocado en la lista socialista a última hora y en el quinto puesto.

Jamás había logrado el PSOE apenas cuatro parlamentarios por Cádiz. En la historia de la autonomía andaluza este partido ha sumado diez victorias en las once contiendas electorales celebradas. Pero es que en algunas de ellas logró apoderarse de ocho y hasta nueve escaños de los que estaban en juego.

Mientras cruzan los dedos a la espera de que un milagro les mantenga en el Gobierno andaluz, los socialistas tienen que ver como un partido con muy pocos años de vida como Ciudadanos le ha dado muchos bocados y además muy dolorosos por el centro. El partido naranja se aupó al segundo puesto en la provincia de Cádiz, dio un sorpasso histórico al PP, superó por primera vez en su historia los 100.000 votos en la circunscripción gaditana y no se quedó tan lejos del Partido Socialista, ya que le faltaron menos de 15.000 votos para conseguir un triunfo histórico en suelo gaditano (106.000 sufragios sumó Cs frente a los 121.000 logrados por el PSOE).

Hay un dato muy llamativo del recuento provincial de ayer: Ciudadanos jamás había ganado en una localidad gaditana desde que irrumpió en el panorama político nacional en 2014. Al contrario de lo que le había sucedido a Podemos, el partido de Albert Rivera no había saboreado las mieles del triunfo en ningún rincón de esta provincia... hasta ayer. Y ese hito lo logró hasta en siete ocasiones y, además, en ciudades muy importantes de la provincia como Jerez, Algeciras, San Fernando, El Puerto, Chiclana, Sanlúcar y Rota.

El color naranja se desparramó por estas localidades que no hace mucho tiempo eran feudos incuestionables tanto del PSOE (Jerez, Chiclana, Sanlúcar) como del PP (Algeciras o El Puerto).

Ciudadanos se nutrió de muchos votos que antes sonreían a socialistas y populares, de ahí que aumentara en unos 46.000 votos el resultado que amarró en las andaluzas de 2015.

Y ello reporta a estas siglas que aumente de uno a tres sus parlamentarios por Cádiz. Así, y a diferencia de lo que ha sucedido en la última legislatura, el sanluqueño Sergio Romero ya no está solo en los escaños de la Cámara autonómica, pues tendrá la compañía de la jerezana Carmen Martínez y del gaditano Juan de Dios Sánchez.

La formación naranja adelantó al PP como anticipaban todas las encuestas, pero también dejó atrás en el escrutinio a Adelante Andalucía. La confluencia de Podemos e IU ya fracasó en las generales de 2016 y, en cierto modo, también lo hizo ayer. Porque si la suma de ambos partidos perdió en las últimas generales unos 40.000 conseguidos unos meses antes por separado, ayer se repitió la historia, aunque de manera más sangrante aún. Y es que Adelante no llegó siquiera a los 98.000 votos, cuando en las anteriores andaluzas Podemos e IU habían sumado más de 145.000 sufragio.

Esta confluencia de izquierdas no parece convencer ni a unos ni a otros, lo que les reservó apenas tres parlamentarios, uno menos de lo conseguido por separado en los últimos tres años y medio. Eso sí, Adelante logró la victoria en seis municipios de la provincia: Cádiz y Puerto Real, donde Podemos ya ganó en las andaluzas de 2015, y Conil, Trebujena, Alcalá del Valle y Puerto Serrano, feudos tradicionalmente de IU.

Curiosamente una de las mayores fiestas vividas en la noche de ayer fue en la sede del PP en la gaditana calle de Cánovas del Castillo. Allí los populares celebraban la cercanía de un cambio político en Andalucía que podría ser histórico. Para nada parecía importarles que ayer quedaran como cuarta fuerza política en la provincia tras perderunos 47.000 votos.

La candidatura liderada en esta ocasión por el alcalde de Vejer, José Ortiz, perdió un escaño, se quedará con apenas tres representantes y, lo que es peor, ya no disfruta del predominio que tenía en las ciudades más pobladas de la provincia. Que el PP solo ganara ayer en la localidad vejeriega es un dato sorprendente que, además, contrasta con la alegría desbordante vivida ayer en su sede provincial.

El PP sufrió una sangría de votos por el centro y por la derecha que fueron a parar a las arcas de Ciudadanos y de Vox. Este último partido también triunfó en la provincia de Cádiz, al igual que en el resto de Andalucía. El dato es espectacular: este partido consiguió en las andaluzas de 2015 poco más de 2.089 votos y ayer reunió más de 57.000 sufragios. En muchas ciudades grandes Vox se acercó al PP e incluso en Algeciras o Los Barrios logró superar a su principal adversario de la derecha.

Vox buscaba 35.000 votos en toda la provincia para meter cabeza en la Cámara autonómica y ayer se encontró de sopetón con más de 57.000. Como consecuencia de todo esto habrá dos parlamentarios andaluces de Vox por la provincia de Cádiz y, curiosamente, los dos son abogados: Manuel Gavira (de Cádiz capital) y Ángela Mulas (de San Fernando).

En una jornada electoral que constató una clara derechización de la sociedad gaditana, las diez restantes candidaturas que concurrían a estos comicios se quedaron muy lejos de la frontera que abría las puertas de tener representación. De todas ellas, quizás hubiera que destacar el resultado satisfactorio del Partido Animalista Contra el Maltrato Animal (PACMA), que casi duplicó sus resultados de 2015 consiguiendo ayer cerca de 11.400 votos.

Y tampoco fue un buen día ni para UPyD, que rozó el ridículo al no llegar al millar de votos, ni para Andalucía por Sí. La nueva apuesta de los andalucistas liderados por Joaquín Bellido se quedó muy lejos de sus expectativas al lograr el apoyo de apenas 8.000 gaditanos. En 2015, cuando ya estaba el PA de capa caída, obtuvieron 15.800 votos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios