rodaje de 'the rhythm section' | escenas del día

Un explosivo final

  • La escena del estallido de uno de los autobuses en el Campo del Sur copa el último día de grabación

  • El filme deja un impacto económico de 1,5 millones de euros

Momento en el que estalla el supuesto autobús número 31 de Marsella, en el rodaje en Cádiz de la película ‘The Rhythm Section’. Momento en el que estalla el supuesto autobús número 31 de Marsella, en el rodaje en Cádiz de la película ‘The Rhythm Section’.

Momento en el que estalla el supuesto autobús número 31 de Marsella, en el rodaje en Cádiz de la película ‘The Rhythm Section’. / Jesús Marín

Comentarios 3

"¡A ver, atentos, ésta va en serio!". El reloj marca las 18.19 horas cuando la asistente de producción pone en alerta al grupo de extras colocados en el paseo del Campo del Sur que tendrán que correr y arrojarse al suelo "cuando el autobús haga ¡boom!" "¿Ready? ¡Action!". Un par de minutos antes de que a las 18.30 el asistente que se sitúa en la calle Arquitecto Acero dé la salida a Blake Lively, la actriz protagonista de The Rhythm Section vuelve a las inmediaciones del autobús, da unos pequeños saltos, gira su cintura a un lado y a otro y dobla la espalda. La americana está calentando. Junto a ella, otra mujer que emula su físico. Es su doble, que pronto se retira. "¿Ready? ¡Action!". 18.30 horas pasadas y comienza el caos, el caos controlado y ensayado durante una dura jornada que comenzó a las nueve y media de la mañana. Lively, descamisada y alterada, sale como una bala del autobús número 31 para enfilar calle Arquitecto Acero hacia la Catedral; a su vez, cinco especialistas se cruzan en su camino corriendo en dirección contraria mientras que, completamente sincronizados, los figurantes que pasean por el Campo del Sur son azuzados para salir de la calle por otros figurantes, éstos metidos en el papel del Cuerpo de Policía marsellés. Lively corre, los especialistas corren, los figurantes corren... Y caen al suelo... ¡¡Boom!! El autobús número 31 explota.

El momento más esperado y más temido de la quinta y última jornada de rodaje de la producción dirigida por Reed Morano y protagonizada por Lively y Jude Law (al que, finalmente, no se le vio el pelo en Cádiz) se hace de rogar. Vecinos, que desde azoteas y balcones han hecho guardia intermitente durante todo el día para no perderse el estallido final, preguntan desde las alturas al personal de seguridad: "¡Muchacha, ¿cuándo explota eso?! Aligerarse que me voy a perder el Sálvame". La señora, por lo visto más de tele que de cine, se impacienta pero aguanta el tirón de las dos horas que se cuentan entre la súplica y el ruidoso y espectacular cumplimiento.

¡Boom! Los papeles y cartones que colman la primera mitad del bus -el ojo intuye desde hace horas qué parte del medio de transporte es de atrezzo y saldrá volando y cuál no-salen despedidos en la explosión dando la impresión de incendio mientras que los cristales, realizados con gelatina, según fuentes del filme, se han derretido por lo que no dañan los alrededores. Aun así, la precaución es máxima y los cuerpos de Bomberos, Guardia Civil y Policía Local, que están desde primeras horas de la mañana en el set de rodaje, se muestran especialmente atentos a este momento dirigido totalmente por los técnicos y especialistas de la producción de The Rhythm Section.

De hecho, los encargados de seguridad del rodaje de la película despejan como dos horas antes el tramo del Campo del Sur que desde la mañana es ocupado por parte del propio equipo de rodaje. "¡Despejen la zona de seguridad!", da las órdenes el responsable a algunos miembros de la grabación y a los figurantes que minutos antes han estado protagonizando algunos planos secundarios del paseo. Así, cuando se produce el estallido del autobús número 31, el que indica un ficticio trayecto de la ciudad de Marsella entre La Sylve y La Marine, no hay nadie que no deba de estar en el área.

Un autobús que también tiene, digamos, su doble. Porque el medio de transporte que explota no es el mismo que el utilizado durante el jueves y que también fue usado durante toda la mañana de ayer. Así, en este bus gemelo se rueda una escena, también con figurantes y la protagonista, en la que se suceden disparos y cierto revuelo.

Acción máxima para el explosivo final de un rodaje que, eso sí, mantiene cortado el tráfico hasta bien entrada la tarde en el Campo del Sur y el tránsito intermitente de los paseantes y vecinos, contentos algunos por la novedad y disgustados otros por las restricciones de paso. Eso sí, el espectáculo estuvo servido para todos.

4.000 pernoctaciones

A falta de calcular los pagos al Ayuntamiento de Cádiz por ocupación de la vía pública, Policía Local y demás servicios, ya ha trascendido un primer anticipo del impacto económico del rodaje en la ciudad de la película The Rhythm Section.

Así, fuentes municipales estiman que, por ahora, podemos hablar de un gasto en la localidad por parte de la producción de un millón y medio de euros.

Así, a grosso modo, los datos del rodaje en Cádiz contemplan la contratación de "más de 80 gaditanos como parte del equipo técnico de la película", "700 actuaciones como figurantes de ciudadanos de Cádiz" y, respecto al alojamiento, "aproximadamente, unas 4.000 pernoctaciones en la ciudad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios