Transporte | Infraestructuras en entredicho

Tranvías: 46 kilómetros de red sin estación término

  • Dos líneas sin uso en Jaén y Vélez-Málaga y otras dos casi listas, pero sin fecha para empezar, en Alcalá de Guadaíra y Cádiz, es el balance de una red que arrancó en 2003 y en la que se han invertido 560 millones de euros

Tranvía de la bahía de Cádiz Tranvía de la bahía de Cádiz

Tranvía de la bahía de Cádiz

Comentarios 12

El tranvía, desterrado en la década de los 60, repareció en Andalucía a principios de siglo como gran la alternativa de transporte público para aglomeraciones urbanas de tamaño medio. Cádiz, Jaén, Alcalá de Guadaíra y Vélez-Málaga fueron los enclaves elegidos. Las primeras obras se iniciaron en 2003 en Vélez. 15 años después se han invertido 560 millones para construir 46,6 kilómetros de red, hay dos líneas terminadas y otras dos bastante avanzadas, pero todavía no es posible viajar en tranvía en ninguno de ellos. Es más, proponer una fecha de entrada en servicio parece, cuando menos, arriesgado.

Tranvía de Vélez-Málaga Tranvía de Vélez-Málaga

Tranvía de Vélez-Málaga

Sólo el tranvía de Vélez-Málaga, en el que se invirtieron 37 millones de euros, ha estado parcialmente operativo. De una red de 5,8 kilómetros, el 11 de octubre de 2006 entraron en servicio 4,6 kilómetros, pero el 4 de junio de 2012, meses después de que el popular Francisco Delgado Bonilla sustituyera en la Alcaldía al socialista Antonio Souvirón, suspendió la línea bajo el argumento de que el Ayuntamiento no podía hacerse cargo del coste de explotación de una línea, concebida para unir geográfica y emocionalmente el casco urbano de Vélez con su costa y especialmente con la levantisca Torre del Mar, aspirante perpetua a la segregación.

El actual alcalde veleño, el socialista Antonio Moreno al frente de una coalición cuatripartita, ha vuelto a hacer bandera del tranvía y la Junta de Andalucía se ha mostrado dispuesta a asumir el 40% del déficit de explotación, pero todavía quedan muchas incógnitas por resolver. La principal es convencer a la concesionaria del transporte urbano, Alsa, para que retome la gestión, a lo que se resiste al menos hasta que no esté claro cómo se cubrirá el déficit de explotación. Además, tras seis años de parón y abandono, la plataforma necesita también una inversión de puesta a punto.

Uno de los convoyes del tranvía de Jaén Uno de los convoyes del tranvía de Jaén

Uno de los convoyes del tranvía de Jaén

El tranvía de Jaén también está listo pero en desuso. Las obras para construir un trazado de 4,7 kilómetros acabaron hace siete años después de una inversión de 120 millones. En mayo de 2011 realizó las primeras pruebas, pero17 días después la empresa Castillo, concesionaria del transporte urbano, acudió a un juzgado de lo contencioso administrativo alegando competencia desleal porque en esa fase de pruebas el billete era gratis para los usuarios. La compañía no llegó a formalizar la demanda. No hizo falta. En junio de 2011 accedió a la alcaldía el popular José Enrique Fernández Moya, firme detractor del tranvía que debía gestionar en Ayuntamiento. En noviembre del año pasado Fernández Moya, en ese momento secretario de Estado de Hacienda, presentaba alegaciones contra el informe de fiscalización del Tribunal de Cuentas sobre el desbarajuste del tranvía de Jaén. En ese documento dejaba claro su criterio: "Lamentablemente la Administración autonómica y la Local adoptaron de mutuo acuerdo realizar una gran inversión de dinero público sin haber elaborado el más mínimo estudio de viabilidad económica".

Cuando el ex ministro Cristóbal Montoro fichó a Fernández Moya para la Secretaría de Estado de Hacienda, su sucesor, Javier Márquez, sí se mostró partidario de retomar las negociaciones con la Junta de Andalucía para tratar de poner en marcha otra vez el proyecto tranviario. El consejero de Fomento, Felipe López, anunció en mayo que la Administración regional asume la titularidad de la red y el 75% del coste de gestión, de modo que el Ayuntamiento sólo tenga que hacerse cargo del 25% restante. El Consejo de Gobierno declaró el proyecto de interés metropolitano el pasado 12 de junio, con el argumento de que aún tratándose de un trazado urbano presta servicios a la universidad, los juzgados o los hospitales que son de interés supramunicipal. La presidenta de la Junta, Susana Díaz, indicó ese día en un vídeo colgado en su perfil de Twitter que "será una realidad en torno al mes de abril del próximo año". Antes es necesario que las administraciones autonómica y local firmen un nuevo convenio y se reparen los daños que ha sufrido la plataforma en estos años.

Tranvía de Alcalá de Guadaíra Tranvía de Alcalá de Guadaíra

Tranvía de Alcalá de Guadaíra

Las líneas de Alcalá de Guadaíra, en Sevilla, y de Cádiz siguen están en obras, aunque muy avanzadas y también con algunos enredos de calibre. Solo en obra civil los 12 kilómetros del trazado del tranvía que debe comunicar Sevilla con Alcalá de Guadaíra han consumido 97,6 millones, de un proyecto con un presupuesto global de 164 millones. La construcción comenzó hace una década. Le sorprendió la crisis que detuvo la construcción en 2012 y no se reanudó hasta 2015. El primer tramo del trazado está en proceso de modificación para adaptarlo a la línea 1 del metro, de modo que funcione como una prolongación natural del suburbano para dar servicio a los 74.456 habitantes de Alcalá de Guadaíra cifra que se eleva hasta 236.000 personas si se tiene en cuenta el conjunto de la comarca. La segunda fase está construida, pero no disponible porque durante estos años de retraso se han robado 400 metros de vías que es necesario reponer. El tercer tramo está prácticamente listo. "Al 99,79%", puntualizan desde la Agencia de Obra Pública de la Junta de Andalucía.

Además, colean otro par de asuntos. Por un lado, es necesario encontrar acomodo técnico jurídico para adjudicar directamente la explotación a la concesionaria del metro. Es la única solución para que el tranvía conecte el centro de Sevilla con Alcalá de Guadaíra. Por otra parte, la Junta de Andalucía aspira a completar la financiación con fondos Feder, que en el actual marco comunitario (2014-2020) son mucho más restrictivos y solo financian infraestructuras de estas características si se demuestra que dan soluciones sostenibles a grandes aglomeraciones urbanas o eliminan puntos negros de las carreteras. La última fecha que se anunció como posible entrada en funcionamiento fue 2019 y "en eso se está", se apunta con no mucho énfasis desde la Agencia de Obra Pública.

El tranvía entre la plaza de Sevilla de Cádiz y San Fernando contempla una inversión global de 245 millones. El trazado, de 24 kilómetros, tiene la particularidad de que discurre durante 10 kilómetros por la vía ferroviaria, mientras que los otros 14 kilómetros son de nueva construcción. Es el primer tren tranvía de España, una singularidad que obliga a que sea Renfe quien opere la línea. La Junta da por concluidas el 95% de las obras e incluso el consejero de Fomento, Felipe López, dijo en enero que "este año los ciudadanos podrán disfrutar" del tranvía. No obstante en mayo se han adjudicado las obras de la subestación eléctrica que debe alimentar la línea y la parada de intercambio entre la línea tranviaria y la ferroviaria, ubicada en San Fernando, está al 60% de ejecución.

En resumen, en este momento, la única oportunidad para viajar en tranvía en la comunidad andaluza la ofrece Sevilla con el denominado Metrocentro, una línea de titularidad y gestión municipal que se puso en marcha el 28 de octubre de 2007, no sin polémica por los cambios que implicaba para un centro histórico del que se eliminaron 2.000 vehículos diarios de sus calles. El Ayuntamiento tiene ahora en proyecto ampliar el trazado hasta la estación de Santa Justa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios