Caso marta del castillo

El juez deja en libertad a Javier Delgado porque su participación fue "menor"

  • El hermano de Miguel, a quien la Policía considera el cerebro que ideó la trama para ocultar el crimen, salió de la cárcel porque el magistrado no ve riesgo de que pueda alterar pruebas al estar "muy avanzada" la instrucción

Comentarios 19

En libertad provisional después de tres meses en prisión. El juez que instruye el caso por la desaparición y asesinato de la joven Marta del Castillo dejó ayer en libertad a Javier Delgado Moreno, el hermano del principal imputado en la causa, Miguel Carcaño, al considerar que su participación en los hechos es de "menor entidad" a la de los otros implicados.

El auto del magistrado Francisco de Asís Molina, que obliga no obstante a Javier Delgado a presentarse en el juzgado todos los lunes, recuerda que la prisión provisional es una medida excepcional que debe durar mientras subsistan los motivos por los que se acordó y que, en todo caso, debe dilatarse lo menos posible.

Javier Delgado abandonó a las 17:20 de ayer el centro penitenciario de Sevilla-I, ocultando su rostro con una gorra y un pañuelo y sin hacer ninguna declaración a los periodistas que se habían concentrado a las puertas de la cárcel. Javier Delgado fue increpado a su salida de la cárcel por varios familiares de presos.

La puesta en libertad del hermano de Miguel Carcaño no significa que deje de estar imputado o que no haya pruebas de cargo contra él, porque el propio auto de libertad hace hincapié en que "persisten los indicios de criminalidad" contra Javier Delgado.

El magistrado precisa que la valoración de la idoneidad de la medida de prisión preventiva debe ser distinta en función de la fase en que se encuentre la instrucción del sumario y, en este supuesto, la instrucción está "muy avanzada" y el riesgo de fuga o de que oculte pruebas ha disminuido. "Si hasta ahora la prisión provisional de Javier Delgado ha tenido un fundamento razonable en la necesidad de evitar el riesgo de fuga y el de obstaculización de la instrucción, excluyendo el peligro de que el imputado en libertad alterara, manipulara u ocultara fuentes de prueba, no podemos desconocer que el avance de la instrucción ha representado el aseguramiento de las fuentes de prueba a nuestro alcance, con la consiguiente atenuación de tales riesgos", asevera el auto de libertad.

El magistrado recuerda que todavía hay aspectos de la investigación no resueltos o "revestidos de incertidumbre" que derivan del hecho de que el cuerpo de la joven no haya aún aparecido, pero entiende que en aplicación del artículo 24.2 de la Constitución -que establece entre otros el derecho a la presunción de inocencia-, no puede situarse en la "hipótesis más desfavorable al reo".

La Policía siempre había considerado a Javier Delgado como el cerebro que diseñó la estrategia para ocultar el cuerpo de Marta del Castillo, pero según la última resolución del juez instructor no existen pruebas que corroboren esta tesis, por cuanto "la posición del imputado no fue predominante en los hechos objeto de este proceso pues habría desempeñado, en el escenario que hasta ahora conocemos, un rol de menor entidad comparativamente al de los restantes imputados en situación de prisión provisional", en alusión a su hermano Miguel Carcaño y al amigo de éste, Samuel Benítez Pérez, a quien se atribuye una supuesta colaboración a la hora de deshacerse del cuerpo, aunque esta implicación fue rechaza por el principal sospechoso cuando cambió de declaración.

La excarcelación de Javier Delgado se ha producido de oficio por el propio instructor, sin que lo haya pedido la Fiscalía ni la defensa del implicado. Hace algo más de un mes, la Audiencia de Sevilla confirmó su situación de prisión provisional, en un auto en el que puso de manifiesto que los pinchazos telefónicos habían corroborado que Javier Delgado parecía dar indicaciones a su hermano menor sobre cómo debía comportarse ante el avance de las pesquisas policiales. En una de esas intervenciones telefónicas, Javier le comentó a Miguel: "No digas nada, que la Policía no tiene nada", una frase que para los investigadores revelaba sobre el grado de conocimiento de los hechos por parte de Javier Delgado.

A favor de este implicado está un informe policial sobre el registro de llamadas realizadas la noche del asesinato y que acreditaría aparentemente su coartada, por cuanto Javier Delgado telefoneó sobre las 21:01 a su ex esposa desde la antena de la carretera de Carmona, próxima al domicilio de ésta, con la que cenó a continuación en compañía de la hija de ambos.

Javier Delgado llevaba en prisión provisional desde el pasado 19 de febrero y el juez le encarceló después de que el menor de 15 años que también está internado en un centro le ubicase en el piso de la calle León XIII en los momentos posteriores al asesinato, implicándole además en las labores para ocultar el cuerpo.

El menor, que posteriormente se retractó de la imputación y aseguró que se había inventado la declaración al "sentirse presionado" por la Policía, afirmó que cuando llegó al domicilio acompañado de Samuel Benítez Pérez, el principal imputado estaba acabando de envolver el cuerpo de Marta en una manta o similar, en presencia de Javier Delgado, quien visiblemente nervioso llegó a amenazarle diciéndole que algo grave le pasaría a su familia si contaba lo que había visto.

El juez instructor había otorgado una gran credibilidad al testimonio del menor, y consideró que cuando los demás sospechosos se marcharon del domicilio para deshacerse del cuerpo, Javier Delgado se quedó en la vivienda de León XIII "limpiando restos y huellas" en el escenario del crimen.

Javier Delgado pidió al juez someterse a la prueba del polígrafo para demostrar su inocencia -prueba que fue rechazada- y llegó a enviar una carta a los medios de comunicación en la que acusaba a su hermano de haberle mantenido "engañado" hasta el momento de su detención, ya que le había preguntado hasta en tres ocasiones si era el responsable de la muerte de Marta del Castillo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios