Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Jerez

Rodríguez y Maíllo dan a conocer las claves del proceso de confluencia 'Adelante Andalucía'

  • "Esta unidad es el mejor mecanismo para el cambio" asegura el líder de IU

  • "Cádiz es el ejemplo para Jerez de que un cambio es posible", cree la coordinadora de Podemos Andalucía

Los líderes andaluces de Podemos e IU, Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo, respectivamente, han visitado esta semana Jerez para dar a conocer las principales claves del proceso de confluencia 'Adelante Andalucía' de cara a las próximas citas electorales.

- ¿Qué aporta 'Adelante Andalucía' respecto a lo que ya aportaba IU y Podemos?

Una confluencia por decreto no; la base de la política son las convicciones. La sociedad nos reclama"El reto histórico es evitar que la siguiente generación se acostumbre a vivir sin derechos"

Antonio Maíllo (A.M.):Una apelación a la organización civil organizada a que se incorpore a un proyecto de cambio. Nos unimos como organizaciones para mejorar la vida de la gente. Esa es la causa. Y por eso la confluencia como término concreto se encarna en la multitud de colectivos, plataformas, sindicatos y organizaciones que se organizan parcialmente para mejorar la vida de la gente, para luchar por derechos, recuperación, apostar por un modelo económico sostenible y unir todas esas aspiraciones. No es una cuestión de ombliguismo sino de responsabilidad histórica y estamos muy satisfechos con la respuesta que está habiendo en un contexto como el andaluz, donde hay un espacio formidable de aspiración a cambio.

-Dicen que son la alternativa al PSOE y el freno a la derecha. ¿El único modo de hacerlo es uniendo fuerzas?

Teresa Rodríguez (T.R.): La intención es generar un espacio al que se incorpore gente que no pertenecía ni a IU ni Podemos. Lo más relevante de la confluencia ha sido el acto de generosidad de poner los aparatos y liderazgos a disposición de un proyecto más amplio, que es afrontar el reto histórico de evitar que la siguiente generación se acostumbre a vivir sin derechos y eso pasa por cambiar las cosas.

-La confluencia va sumando apoyos pero también hay voces dentro de sus propios partidos que no ven con buenos ojos este tipo de uniones.

A.M.: Yo pienso que está superado. Nosotros acabamos de hacer la consulta del acuerdo con un 86% de ratificación que, incluso, supera el apoyo que yo tuve que ya fue bastante. Creo que ha habido una lectura en Andalucía que puede ser ejemplar para el resto del país, que también tiene clara esa apuesta por la unidad, que es cómo volcamos nuestro patrimonio de carácter político, organizativo, electoral e institucional a un proyecto que unifique todo lo que son las corrientes de aspiración de cambio que hay en Andalucía.

-IU siempre se ha mostrado más abierto a apoyar un gobierno socialista pero para Podemos ha sido una línea roja, hasta ahora que Pablo Iglesias se ha ofrecido como ministro a Pedro Sánchez. ¿Apoyarían un gobierno de Susana Díaz en caso de que no pudieran gobernar?

T.R.: Vamos a intentar construir un escenario en el cual se tengan que preguntar los demás si apoyan un gobierno alternativo de la confluencia. Y esto que digo con una sonrisa en los labios lo decíamos también en Cádiz y todo el mundo se reía hasta que pasó. Dicho esto, también hemos dicho con nítida y claridad meridiana que en ningún caso iba a gobernar el PP, si tenemos en nuestra mano evitarlo. Nosotros somos más partidarios de llegar a acuerdos puntuales y de forzar las políticas concretas.

A.M.: A mí me gusta el modelo de Cádiz. Es decir, la unidad lo que establece es un mapa electoral en el que quien tiene que plantearse si apoya un bloque de cambio no somos nosotros. En Jerez la unidad tiene un significado clave: la unidad se hace para gobernar el Ayuntamiento y serán otros los que tengan que definirse en caso de tesitura. Ese es el objetivo.

-¿Qué cambios han notado con la llegada de Pedro Sánchez al Gobierno?

T.R.: Hemos notado como un peso de encima que nos hemos quitado con la salida del PP y de Rajoy. Ahora toca pedirle al PSOE que cumpla su programa electoral y eso pasa por hacer cambios a corto plazo. Es obligación de este Gobierno eliminar todos los ataques que hemos sufrido durante diez años de una forma tan brutal en políticas sociales y laborales, fundamentalmente.

-¿Creen que la relación que hay entre Pedro Sánchez y Susana Díaz puede perjudicar a Andalucía?

A.M.: Nos preocupan que las peleítas internas perjudiquen a Andalucía y ya lo está haciendo. Nos preocupa que la respuesta del nuevo Gobierno haya sido dar un portazo a un acuerdo de modelo de financiación que no sólo urge, es que si no se produce la Administración autonómica puede implosionar. No lo digo yo solo, lo ha estado diciendo durante siete meses seguidos la presidenta. Nos preocupa que el giro que ha dado Sánchez debilite una posición que es estratégica.

-Unidos Podemos no logró los resultados que esperaban a nivel nacional. ¿Piensan que a nivel andaluz será diferente?

A.M.: En Andalucía hay condiciones subjetivas y objetivas formidables para ocupar un espacio con voluntad de mayoría. Subjetivas porque las organizaciones con más representación hemos entendido el momento, que es volcar este instrumento para la gente para la configuración de un modelo político. Y objetivas porque en Andalucía, donde gobierna el PSOE más de derecha de toda España, Susana Díaz no configura un proyecto de cambio ni de audacia política en torno a los graves problemas estructurales que tiene Andalucía. Frente a esa ausencia de gestión, tenemos un espacio. Solos somos imprescindibles pero no somos suficientes. ¿Hay sectores que se apuntarían a Podemos solo o a IU solo? Es evidente que no, pero ofrecer este instrumento como un ofrecimiento de aspiración a cambio hace que tenga un efecto imán en la incorporación de gente que no se incorporaría a una militancia tradicional y sí a un proyecto de bloque con ambición por Andalucía.

-¿Piensan que el modelo de confluencia de Andalucía puede exportarse a otras comunidades?

T.R.: Nosotros lo hemos pensado mucho en clave andaluza. Entre otras cosas porque, además, pensábamos que era necesario recuperar cierto hilo verde y blanco. Es decir, hay un espacio huérfano en Andalucía que ha sido habitualmente acaparado por un PSOE andaluz que ha tenido amplio grado de autonomía dentro de su organización. Nosotros queremos esa autonomía pero en positivo, no para ser un lobby de presión de derechas sobre un partido estatal, que creemos que es lo que ahora mismo supone el susanismo, sino para retomar las tareas de 40 años en nuestra tierra. En ese sentido, nosotros lo estamos disfrutando de forma que lo recomendamos a otros territorios el tratarse de igual a igual, el no poner por delante lo primero las cuotas sino lo primero el proyecto. Creo que esa ha sido la clave.

-¿Eso le ha costado algún disgusto con su propio partido Podemos?

T.R.: Bueno, benditos disgustos sean, yo lo tengo claro. Podemos, del que he formado parte desde el día 1, es uno de los proyectos más ilusionantes y que ha provocado también una disrupción más grande en el régimen del 78 en un sentido positivo. Pero dicho esto, Andalucía es el fin, el cambio es el fin y las organizaciones son medios para favorecer esos fines.

-Por ello le han acusado de querer romper su propio partido.

T.R.:Las opiniones son libres y entiendo que haya gente muy preocupada. Me puedo poner en el lugar de quienes están preocupados porque un espacio de confluencia, en el que se ponga en el centro Andalucía y el proyecto, puede hacer tambalear los aparatitos burocráticos que hemos construido en tres años. Puede haber cierta preocupación por ese desmoronar de los aparatitos, pero creo que no vinimos a hacer política para construir un partido que dure 140 años. No, nuestro objetivo es abrir hueco por donde discurra el aire de cambio, así empezó Podemos. Evitar la resignación y la apatía, esa es la finalidad y para eso nuestra obligación es ir buscando los huecos por donde se siga colando el aire del 15-M .

-De cara a las elecciones han dicho que no les importa quién sea el candidato de los dos o que, incluso, lo sea otra persona.

A.M.: Tan no nos preocupa y tan es verdad que ni siquiera la gente hace debate de eso, lo cual es formidable, que nos centremos en las propuestas. Me parece que es una de las fortalezas de este proyecto, hacerlo desde el reconocimiento de que Podemos, y lo digo como coordinador de IU una organización que llevamos ya 30 años, ha hecho un bien a nuestro país, su aparición ha hecho bien a la situación política. Desde ese respeto recibimos en espejo emocional a nuestra trayectoria.

-Esos aires de cambio de los que hablan, ¿cómo van a afectar a las elecciones municipales?

A.M.: El acuerdo lo plantea. Las propuestas de unidad tienen sentido si lo hacemos, si vamos a todas. Y en Andalucía si alguien ha tenido protagonismo en la historia de lo mejor de nuestra tierra han sido los ayuntamientos. Desde esa justificación todo proyecto con aspiración de cambio tiene que tener la alianza formidable en los ayuntamientos.

-¿Y qué pasa si no se llega a acuerdos?

T.R.:- Vamos a trabajar para que los haya y si no los hay, no pasa nada. La confluencia siempre tiene que ser vista como una herramienta que ayuda, nunca como una imposición, eso es importante también. Por eso va a discurrir con la naturalidad con la que estamos relacionándonos Antonio y yo.

-Puede dar la impresión de que es una confluencia a la carta, si hay acuerdos en unas ciudades y en otras no...

A.M.: Tere lo ha dicho muy claro, estamos en una convicción que aún apuesta por la unidad. Lo que estamos diciendo es que una confluencia por decreto, eso no... la base de la política son las convicciones. Decimos que tenemos una voluntad de expresarlo y sentimos que la sociedad nos reclama y que esa unidad es el mejor mecanismo para esa aspiración de cambio. En Jerez se dan condiciones formidables. En lo que a mí me toca me siento muy orgullo del trabajo que se está realizando en Jerez para construir un proceso de Ayuntamiento de cambio, en una ciudad que es clave para Andalucía.

-Mientras en localidades como Espera su alcalde Pedro Romero, sin embargo, advierte que no quiere acuerdos con Podemos.

A.M.: Con Pedro voy a tomarme unos torreznos, que los hace muy buenos, y sé que cuando le cuente el acuerdo, él lo va a entender porque siempre ha sido una persona de unidad y la ha desarrollado y liderado en su pueblo. Es un magnífico alcalde, todo hay que decirlo.

-En Jerez, IU con dos concejales ha puesto contra las cuerdas al gobierno en varias ocasiones, por ejemplo con la municipalización de ayuda a domicilio. En cambio, da la impresión de que Ganemos con más concejales ha jugado un papel más discreto siendo también socio de investidura. ¿Considera a Ganemos un proyecto fallido de Podemos?

T.R.: Ganemos fue un proyecto autónomo. Cuando Podemos toma la decisión de no presentarse a las municipales, se dio la libertad a los municipios de construir candidaturas de unidad popular donde no hubiera una correlación orgánica con Podemos. Ha habido candidaturas municipalistas que se han querido luego vincular más con Podemos y otras que han mantenido su independencia y autonomía. Y ese es el caso de Ganemos Jerez. En cualquier caso ahora las conversaciones de confluencia se están produciendo entre Podemos e IU y luego la idea, como en el resto de municipios, es abrir el espacio para que se incorporen el resto de actores que quieran construir ese proyecto. Poniendo el programa en el centro va a ser muy fácil.

-¿Qué análisis realizan de la situación política de Jerez? ¿Tienen encuestas sobre qué pasara en las próximas municipales?

T.R.: Yo veo muy nervioso al PP y a su candidato, que se ha rebelado en los últimos días como un líder de la extrema derecha española xenófoba, poniendo a los pobres a pelear entre sí. Eso me habla de que ellos sí que tienen encuestas y, por lo tanto, tenemos posibilidades reales de gobernar esta ciudad. Además Cádiz puede servir también precisamente de ejemplo de que, para empezar, no se abre el suelo bajo nuestros pies cuando hay un gobierno diferente al del PP o del PSOE. Y en segundo lugar, no sólo gestionamos, sino que gestionamos mejor que gestionaban ellos. Es decir, ese ejemplo puede servir para que otros municipios de la provincia y, en particular, sin duda Jerez pueda animarse a tener esperanza en que un cambio es posible.

A.M.: Estamos encantados del trabajo que se está haciendo en Jerez. La conciencia que han adquirido los actores y las organizaciones nuestras en la ciudad, de cuán importante es establecer unidad programática para un nuevo modelo para una ciudad, que es fundamental en la economía andaluza, está siendo muy reconocido por amplios sectores de la sociedad jerezana. Esa es siempre la mejor pata de alternativa frente a un PSOE que está pensando un poco en la aritmética más que en la política, y frente a este PP con este Saldaña Salvini que nos ha salido y que no puede ser motor de cambio en la ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios