Almería

Los microplásticos ‘inundan’ la playa de San Miguel en el barrio de Cabo de Gata

La playa de San Miguel es una de las elegidas del proyecto para muestrear la presencia de microplásticos. La playa de San Miguel es una de las elegidas del proyecto para muestrear la presencia de microplásticos.

La playa de San Miguel es una de las elegidas del proyecto para muestrear la presencia de microplásticos.

Son imperceptibles para todos, pero una amenaza creciente y de la que cada vez hay más concienciación. Se trata de los plásticos, en este caso de los microplásticos, que se encuentran en lo mares y que en Almería también están. En silencio, sin levantar revuelo por si invisibilidad y no perturbar el disfrute de la costa, pero no dejan de ser una gran amenaza para el ecosistema.

La playa de San Miguel, de la barriada de Cabo de Gata en la capital, es una de las once analizadas dentro del Programa de Seguimiento de Micropartículas en Playas, elaborado por el Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (Cedex) para el Ministerio para la Transición Ecológica. El desarrollo de este programa incluye la publicación de informes técnicos en los que se desglosan los resultados tras el análisis de las muestras recogidas y donde la playa almeriense aparece como la que mayor concentración de microplásticos posee… y por mucho.

Dada la metodología analítica utilizada, la cantidad de micropartículas detectada en las muestras se expresa tanto en función de la masa (por kg de arena) como por superficie (por m2 de playa). Teniendo en cuenta que dicha metodología incluye el análisis por separado de dos submuestras en cada réplica tomada en la playa, una para la determinación de micropartículas de tamaño comprendido entre 1 y 5 mm y otra para la fracción de tamaño inferior a 1 mm, que conllevan el procesado de dos volúmenes de arena muy diferentes, resulta necesario normalizar los resultados obtenidos a la unidad común.

El estudio, del Ministerio para la Transición Ecológica, contabiliza 1.972,96 partículas m2

Las concentraciones de micropartículas detectadas en las muestras analizadas para cada uno de los dos muestreos estacionales, uno en primavera y otro en otoño del pasado año 2018 arrojan que la playa de San Miguel contaba en la primera estación, donde presenta su pico más alto, un total de 1.972,9 nº/m2. Este resultado es muy superior al resto de las playas muestreadas, quedando en segundo lugar con mayor concentración la playa de Famara, en Teguise (Lanzarote), que es objeto de múltiples actividades y estudios relativos a los microplásticos y presenta, por lo general, unas concentraciones muy elevadas.

El último informe publicado (de diciembre de 2018) determina la presencia de microplásticos en la costa a través del análisis realizado en una parcela delimitada a tal fin en la playa de Cabo de Gata, que se incorporó al estudio tras desecharse la playa de Balerma, por no ser propicia para el análisis al presentar una granulometría gruesa (arenas gruesas y grava) no compatible con la deposición de microplásticos.

Sedimento en la playa de San Miguel de Cabo de Gata. Sedimento en la playa de San Miguel de Cabo de Gata.

Sedimento en la playa de San Miguel de Cabo de Gata. / Ministerio para la Transición Ecológica

El uso de materiales plásticos ha aumentado de manera constante desde mediados del siglo XX para alcanzar volúmenes de producción actuales de unos 350 millones de toneladas anuales. Se trata de un conjunto muy diverso de materiales, en su gran mayoría de origen petroquímico, cuyo ciclo de vida va desde unos minutos a décadas y cuya gestión como residuos es particularmente compleja.

Las bolsas, las botellas, etc; son la punta del iceberg de un problema global, que se torna más terrible aún en lo que no se ve: los microplásticos, que miden menos de medio centímetro y hasta pueden estar en la comida o bebidas sin saberlo. Se trata de los restos, de los restos, de los restos de lo que vemos. Las más peligrosas, parcialmente degradadas. Y que las corrientes marinas mueven por todo el mundo dando lugar al fin de los ecosistemas si la concienciación y el civismo no lo remedian.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios