Andalucía

El rebote de Borrell con Heredia

José Borrell se pilló un "rebote" cuando leyó la conversación, filtrada, del diputado malagueño Miguel Ángel Heredia en la que confesaba a unos jóvenes socialistas que hubo que acabar con Pedro Sánchez porque estaba conspirando con los con los independentistas para formar un Gobierno. Un rebote que le llevó a Borrell quitarse de "siete días de montaña" y a escibir un libro -Los idus de octubre- sobre la crisis de la socialdemocracia europea y sobre los hechos ocurridos en el PSOE en el comité de otoño de 2016. "También en los idus de marzo se utilizaron argumentos patrióticos para defender un crimen -se refirió, así, al de César-, pero es una historia rocambolesca donde las haya; si hubiese existido ese pacto y esas reuniones, nunca se hubiese llevado a cabo porque los diputados socialistas nunca habrían votado por Pedro Sánchez en esa investidura. A Heredia le falló su fuente, Toxo, que era mentira, pero esa tesis de la conspiración patriótica la han sostenido muchos más".

Borrell, el primer ganador de las primeras primarias socialistas, las de 1998, pasó ayer por Sevilla para presentar su libro. Hoy es un pedrista. De hecho, fue el caso Abengoa, en el que finalmente no fue imputado, lo que truncó un primer ticket Pedro-Borrel. Y sigue: "El problema es que los socialistas no nos hemos dicho la verdad, nadie en ese comité federal defendió la abstención a Rajoy y lo digo yo, que estuve allí, y que fui de los primeros en sostener que, si no había más remedio, había que hablar,;pero Javier Fernández lo explicó, perfectamente: 'desde el día de después de las elec ciones sabíamos lo que debíamos hacer, pero no se hizo por miedo a perder un congreso".

Borrell mantiene que Pedro Sánchez ni es "un extremista de izquierda" ni "va a romper España". "Ni tampoco es un perdedor, si es así, también la señora Díaz es una perdedora, porque obtuvo el peor resultado histórico del PSOE en las elecciones autonómicas andaluzas. Más allá de esa jaculatoria de que hay que ganar y ganar, que no es un programa político, todo el mundo quiere ganar, hay que preguntarse con quién se debe pactar si se obtiene un 20%. ¿Habrá que alinearse con alguien? ¿O es que no lo hizo Lamán o Emiliano García-Page? También ellos sacaron los peores resultados de la historia?"

En efecto, Susana Díaz obtuvo en 2015 un porcentaje de apoyos del 35,4%, cuatro puntos menos que José Antonio Griñán, pero fue la primera, venció y, por tanto, pudo formar Gobierno. la diferencia con Sánchez es evidente: perdió en dos ocasiones, fue segundo, no primero, y tampoco encontró apoyos suficientes para ser investido.

Borrell ha escrito sobre la crisis de los partidos socialistas en Europa. Hay una corriente, con fundamento, que compara estos días los casos de Hamon en Francia y de Corbyn en Reino Unido con lo que pudiese pasar en España si gana Sánchez estas primarias. El escoramiento hacia la izquierda y las posibles alianzas con Podemos sólo servirían para ahuyentar al electorado más templado y echar al más radical en manos d elos dorados. Sin embargo, Borrell lo niega: "La causa del fracaso de Hamon en Francia, pero también de Corbyn, es que las direcciones no aceptaron el resultado de las primarias, es consecuencia de la división".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios