Visita a Doñana

Fin a la cumbre de Sánchez y Merkel en el centro de cría del lince ibérico

  • Los máximos mandatarios pasaron sus últimas horas en Doñana en las instalaciones de El Acebuche

  • La canciller alemana viaja de regreso después de dos días entre Huelva y Cádiz

Comentarios 10

Del Palacio de los Duques de Medina Sidonia de Sanlúcar de Barrameda a uno de los alojamientos más aislados donde la seguridad y la tranquilidad van de la mano. Después de embarcar en una barcaza que les trasladó hasta Las Marismillas -única manera de llegar hasta el lugar además del periodo de bajamar desde Matalascañas-, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y la canciller alemana, Angela Merkel, se sumergieron en las marismas de Doñana y cumplimentaron el periplo onubense de sus vacaciones estivales. Cumplían así una tradición iniciada por el expresidente del Gobierno, Felipe González, quien tras abandonar el cargo dejó para la posteridad aquello de que "lo que más voy a echar de menos es Doñana". Si el anterior descubrió el Parque, su sucesor, José María Aznar, lo hizo de la casa palacio de Las Marismillas, que mandó reformar en medio de las críticas a las obras.

Desde entonces, ha cumplido una tradición a la que ayer se le añadió una más, la de la visita de una de las personas más poderosas de Europa, quien centró su jornada de ayer en las instalaciones de recuperación y conservación del lince ibérico y los trabajos que desde 1992 se desarrollan en el entorno del parque natural.

La líder alemana pudo observar los ejemplares rescatados del fuego del Algarve

Merkel y Sánchez desembarcaron en Doñana desde la desembocadura del Guadalquivir y aprovecharon las horas vespertinas para dar, junto con sus respectivas parejas, un paseo por las playas vírgenes de este espacio natural, desplazándose posteriormente hasta el palacio donde pasaron la noche. Durante la mañana de ayer, la agenda se centró en el centro de cría en cautividad del lince ibérico de El Acebuche, en Doñana, construido hace 26 años para la reproducción del felino considerado en mayor riesgo de extinción del planeta, pese a que la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (IUCN) rebajó recientemente la catalogación del lince ibérico de especie "en peligro crítico" de extinción a la de "en peligro" de extinción.

Ambos mandatarios recorrieron las instalaciones de este centro, que en marzo de 2005 logró la primera reproducción en cautividad del lince ibérico gracias a un equipo de científicos liderado por Astrid Vargas.

Sánchez y Merkel pudieron ver los linces ibéricos de este centro primero en sala, a través de las cámaras de vigilancia desde donde se controla a estos felinos y, posteriormente, salieron a la zona de cercados para verlos directamente y protegidos para mantener la extrema higiene que se vive en sus instalaciones, según informaron fuentes del Ministerio para la Transición Ecológica. Pese a que no es habitual el contacto directo con estos ejemplares, ambos mandatarios, junto a sus parejas, y el director de este centro y coordinador del programa de conservación en cautividad del lince ibérico, Francisco Villaespesa, se cubrieron su calzado con la protección adecuada y se desplazaron hasta la zona para contemplar, a menos de dos metros de distancia, a algunos de los felinos que están en el centro.

A los linces que normalmente se encuentran en El Acebuche se han sumado esta semana ocho de los 29 ejemplares que el pasado jueves tuvieron que ser evacuados del centro de cría en cautividad de Silves por la amenaza del gran incendio forestal declarado en el Algarve.

Éstos permanecen "tranquilos y muestran un buen estado de salud", según explicó a Sánchez y a Merkel el director del centro y coordinador del programa de conservación en cautividad del lince ibérico, Francisco Villaespesa.

La estancia de Angela Merkel se cerró con comida privada y viaje de regreso a Alemania. De la inmigración a la relación entre ambos países, de Sanlúcar a Doñana. La visita de Angela Merkel añade una dirigente más en la nómina de ilustres visitantes a las instalaciones onubenses, y es que también en eso hubo polémica. El Ayuntamiento de Almonte expresó ayer su queja "por los errores transmitidos por la gran mayoría de los medios de comunicación en los que se sitúa el palacio de Marismillas, el litoral y frente dunar del Parque Nacional de Doñana en la provincia de Cádiz, cuando son término municipal de Almonte, en la provincia de Huelva". Desde el Consistorio almonteño se quiso dejar claro que "la totalidad de la finca Marismillas, incluido el Palacio que suele ser ocupado por el presidente del Gobierno, que tiene una extensión de algo más de 10.000 hectáreas, se sitúan íntegramente en el municipio de Almonte, en Huelva. Además todo el frente dunar del Parque Nacional de Doñana y su litoral, que se extiende desde la desembocadura del Guadalquivir hasta la playa urbana de Matalascañas, con aproximadamente 35 kilómetros de extensión, también forma parte del municipio de Almonte, que aporta al Parque Nacional y al Espacio Natural de Doñana más de la mitad de su superficie".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios