11M 2004-2014

Tres monumentos recuerdan en Madrid a las víctimas del 11-M

  • La estación de Atocha, el parque del Retiro y la estación de El Pozo albergan los homenajes permanentes por el atentado.

Comentarios 4

Tres rincones de Madrid recuerdan a los 192 fallecidos en el peor atentado de la historia de España, perpetrado el 11 de marzo de 2004 por un grupo islamista. 

En la céntrica estación de Atocha, donde explotaron las primeras bombas en aquel jueves negro, se levanta uno de ellos, inaugurado en 2007: una escultura de 11 metros construida con las piezas de vidrio macizo más grandes del mundo. 

En su interior, al que se accede desde el vestíbulo de la estación, alberga una sala llamada Vacío Azul. Ahora un refugio de silencio entre el trasiego de trenes donde se pueden leer los nombres de cada uno de los 191 muertos y los mensajes que dejaron allí los ciudadanos tras la masacre. 

No lejos de Atocha, en el parque del Retiro, se erige el llamado Bosque del Recuerdo. Alberga 192 árboles: uno por cada víctima mortal de los atentados, además de otro en recuerdo del agente policial que murió cuando siete de los autores de los atentados se suicidaron tres semanas después. 

A su inauguración asistieron el 11 de marzo de 2005 autoridades de todo el mundo, como el entonces secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, el rey de Marruecos Mohammed VI o el entonces presidente del Parlamento Europeo, Josep Borrell. 

Tan solo un minutos después de la primera oleada de bombas en Atocha, otros artefactos explotaron en las estaciones de El Pozo y Santa Eugenia, en el extrarradio de Madrid. 

Siete años después de la masacre, en la estación de El Pozo fue inaugurada la obra del diseñador José María Pérez González Peridis. Una plaza y una fuente -con 192 canales- recuerdan a las víctimas, junto a un conjunto de 33 cerámicas del pintor Juan Genovés y los dibujantes Forges y El Roto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios