Financiación

Otros 77 millones del FEAR para dotar de más liquidez a los Consistorios

  • El presidente de la Diputación hace balance de los 10 años de apoyo económico a los Ayuntamientos a través del FEAR y los anticipos ordinarios, con 1.124 millones en este mandato.

En la presentación de los datos del FEAR acompañaron al presidente Concha Ufano (a la izda.), diputada de Hacienda y vicepresidenta de OPAEF; Lidia Ferrera, diputada de Cohesión Social (junto a Villalobos); Juan Francisco González Alfonso, gerente de OPAEF; y Mª del Carmen Rodríguez Quirós, gerente de Inpro En la presentación de los datos del FEAR acompañaron al presidente Concha Ufano (a la izda.), diputada de Hacienda y vicepresidenta de OPAEF; Lidia Ferrera, diputada de Cohesión Social (junto a Villalobos); Juan Francisco González Alfonso, gerente de OPAEF; y Mª del Carmen Rodríguez Quirós, gerente de Inpro

En la presentación de los datos del FEAR acompañaron al presidente Concha Ufano (a la izda.), diputada de Hacienda y vicepresidenta de OPAEF; Lidia Ferrera, diputada de Cohesión Social (junto a Villalobos); Juan Francisco González Alfonso, gerente de OPAEF; y Mª del Carmen Rodríguez Quirós, gerente de Inpro

El presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, hizo ayer un balance sobre los recursos financieros que la institución pone a disposición de las entidades locales de la provincia en estos últimos años a través del sistema de anticipos, tanto de carácter extraordinario como ordinario. Una financiación, a interés cero, que permiten dar apoyo y respaldo financiero a los Ayuntamientos de la provincia, posibilitando que éstos tengan liquidez y ahorren en intereses.

Por un lado, Villalobos se refirió a la convocatoria del Fondo Extraordinario de Anticipos Reintegrables, o fondo FEAR, unos recursos financieros que han cumplido 10 años en 2017 “y que suponen un balón de oxígeno a final de año para los Ayuntamientos”. En primer lugar, el mandatario avanzó algunos datos de la nueva convocatoria de este año, que se aprobará la primera quincena de septiembre, e indicó que “la cantidad disponible del Fondo Extraordinario de Anticipos Reintegrables que vamos a poner en carga este año volverá a rondar los 77 millones de euros. Unos recursos que, desde hace tiempo, decidimos convertirlos en liquidez para los Ayuntamientos en lugar de dejarlos inoperantes en una cuenta bancaria”. De este total, La Diputación aportará 70 millones y el OPAEF otros 7 millones.

El mandatario provincial ha explicado que la convocatoria de 2018 se mantendrán las cinco líneas de solicitud de ayudas, de forma que los Ayuntamientos podrán solicitar préstamos de mandatos; préstamos para financiar inversiones; partidas para refinanciación de préstamos a largo plazos que tuvieran; idem para financiación de deudas con la Seguridad Social o la Agencia Tributaria; y para operaciones de tesorería.

265 millones en 10 años

En los 10 años que llevan operativo el FEAR (2007-2017), el importe global concedido por este fondo ha sido de casi 265 millones de euros, lo que ha supuesto un ahorro en intereses a los Consistorios del 27 millones, y un espectacular incremento de la cuantía en 10 años del 1.600%, “porque hemos pasado de los 3,5 millones concedidos en 2007 a los 56,64 distribuidos en 2017”, señaló el presidente. El destino de las peticiones del crédito también ha cambiado en una década. “En las primeras convocatorias del programa los Ayuntamientos estaban en una situación de asfixia y el crédito iba en masa a operaciones en corto. Ahora, el 62% de los 159 millones liberados entre 2015 y 2017 (actual mandato) ha sido para refinanciar préstamos a largo plazo y para financiar inversiones. No sólo han remitido las urgencias, sino que ya se emplean recursos para inversiones.

Otro dato importante que refleja el interés de la Diputación por ayudar financieramente a los municipios más pequeños en especial, es que de los 159 millones del FEAR de este mandato, 100 millones han ido a parar a pueblos de menos de 20.000 habitantes, con un ahorro financiero de 5 millones de euros para estos Consistorios con menos recursos. “Es decir, que en los FEAR, más de seis de cada diez euros van a parar a Ayuntamientos de menos de 20.000 habitantes, cuya liquidez es prioridad nuestra”, remarcó.

Anticipos ordinarios

En cuanto a la otra modalidad de recurso, los anticipos de carácter ordinario tienen la misma filosofía que los FEAR, dar sostén económico a la entidades locales. Son recursos, procedentes de la recaudación de tributos, que el Organismo de Asistencia Económica y Fiscal, OPAEF, pone en manos de los Ayuntamientos y entidades que mantienen convenio de colaboración con el organismo en materia tributaria. Estos anticipos llegan cada mes, desde enero, a los Ayuntamientos permitiendo una regularidad en los ingresos para hacer frente al mantenimiento de los servicios municipales. En esta línea, el presidente provincial destacó que entre 2007 y 2017 la Diputación ha anticipado de forma ordinaria a los Ayuntamientos 2.285 millones, lo que les ha ahorrado 6,67 millones en intereses.

“Como resultado global”, continuó el presidente, “si agrupamos ambos tipos de fondos, la Diputación ha aportado en este mandato 1.124 millones, y en los últimos 10 años, nada menos que 2.550 millones de euros en liquidez a las arcas municipales”.

En este sentido, Villalobos destacó una vez más la importancia de dar un apoyo financiero a las entidades locales a coste cero, pues “el ahorro financiero que suponen estos fondos para los Ayuntamientos es un aspecto importante en estos tiempos”.