LORA DE ESTEPA

El olivar, un referente comarcal

  • La cooperativa San José de este municipio de más de 800 habitantes, produce hasta tres millones de litros de aceite y siete millones de kilos de aceituna de mesa (80% Hojiblanca y 20% Manzanilla). El Taller de Empleo de Optimización de zonas verdes está formando y proporcionando un sueldo a sus 12 alumnos.

Comentarios 1

Ubicada en Lora de Estepa, muy cerca del centro de Andalucía, se encuentra la Olivarera San José de Lora de Estepa, S. C. A. Fundada en 1958 por 22 agricultores, bajo la denominación de Grupo Sindical de Colonización 1838 San José, fue adaptando su forma jurídica hasta transformarse en la actual Olivarera. Los inicios de esta entidad fueron difíciles, instalándose inicialmente para iniciar su actividad sobre las instalaciones de un molino aceitero comprado en 1962 y siendo la base actual.

Desde sus inicios, esta sociedad, caracterizada siempre por su dinamismo, fue creciendo. Y, a lo largo de su ya dilatada trayectoria, ha llevado a cabo muchas e importantes transformaciones en sus instalaciones industriales destacando las llevadas a cabo a mediados de los años 70 del pasado siglo XX, con la renovación total y ampliación de la totalidad de la Almazara en 1976, ampliando también su actividad al Entamado de Aceituna de Mesa con un millón de kilos de capacidad.

En la actualidad la cooperativa cuenta con 480 socios de la comarca de Estepa, así como de pueblos limítrofes de Córdoba y Málaga. Su facturación se sitúa entre 10 y 15 millones de euros y procesa una producción media anual de 22 millones de kilos de aceituna, de los cuales 15 millones se destinan a la extracción de aceite de oliva virgen y 7 millones a la aceituna de mesa.

La aceituna y el aceite. Como bien explica su gerente, Santiago Fernández López, "somos una cooperativa productora de Aceite de Oliva Virgen y de Aceituna de Mesa. Nuestra actividad se centra básicamente en la industrialización de ambos productos, con la recepción molturación y almacenamiento en bodega en el caso del Aceite de Oliva Virgen, y de la recepción, el entamado y el escogido y clasificado en el caso de la aceituna de mesa". Asimismo, continúa, "estamos integrados en tres cooperativas de segundo grado: Oleoestepa, S. Coop. And., a través de la cual comercializamos el Aceite de Oliva Virgen, Agro Sevilla Aceitunas, S. Coop. And., a través de la cual comercializamos la Aceituna de Mesa, y la Orujera Interprovincial, S. C. A., donde procesamos en conjunto el orujo procedente de la molturación de la aceituna".

En el caso de Agro Sevilla Aceitunas, prosigue Fernández López, "es el primer productor y exportador de aceituna de mesa de nuestro país (exporta aproximadamente el 95% de su producción total), respecto a Oleoestepa, siendo una gran cooperativa con una producción alta. Es conocido que hay otras mayores con más producción y con mayor exportación, pero lo que también es una realidad que, en cuanto a calidad, es una referencia a nivel nacional e internacional, y se está avanzando bastante en ambos mercados".

Centro focal. ¿Qué implicación laboral directa e indirecta tiene esta empresa para un municipio tan pequeño, su comarca y la provincia? En principio, apunta el gerente, "el empleo directo que genera la cooperativa es de 20 puestos de trabajo. Sí es importante el empleo indirecto que genera en las explotaciones de nuestros socios que puede estar aproximadamente entre los 55.000 y 60.000 jornales, además de toda la industria auxiliar que gira entorno al sector, fabricación y reparación de maquinaria, comercializadoras de abonos, fertilizantes, tractores...".

La diferencia. Para su gerente, la diferencia fundamental de la cooperativa con respecto a otras, puede venir asociada al concepto de "calidad", ya que dieron pasos importantes y empezaron a buscarla antes que otros. "Desde finales de los años ochenta, principios de los noventa del pasado siglo, iniciamos un camino que, con el paso del tiempo, ha dado sus frutos". Evidentemente, todo comenzó alineando a todas las partes que intervienen o que participan para, finalmente, "obtener un producto de calidad gracias a los socios-agricultores, personal, y los diferentes Consejos Rectores que, a lo largo de los años, han pasado por la cooperativa apostando por nosotros y apoyando con los recursos necesarios para alcanzar los objetivos".

Según Santiago Fernández López, "podemos estar orgullosos, después del tiempo pasado, de los reconocimientos obtenidos a través de numerosos galardones nacionales e internacionales, el crecimiento experimentado por la cooperativa con unos resultados satisfactorios, la obtención de más cantidad -manteniendo y mejorando la calidad- y logrando así una mejor economía de escala en la producción...". Gracias a todo ello, concluye, "nos ha permitido disfrutar actualmente de unas magníficas instalaciones y proyectar un futuro esperanzador que genera valor añadido a nuestros socios, algo que debe ser el objetivo fundamental de toda empresa".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios