Hasta el 20 de septiembre

Llenar las ciudades de luz

  • El Centro Cultural Cajasol reactiva su actividad artística con la primera exposición en España del pintor argentino Eduardo Hoffmann, inspirada por la lectura de Italo Calvino

Obra de gran formato de Hoffmann que da la bienvenida al visitante. Obra de gran formato de Hoffmann que da la bienvenida al visitante.

Obra de gran formato de Hoffmann que da la bienvenida al visitante. / Juan Carlos Muñoz

En Argentina eran las seis de la mañana pero Eduardo Hoffmann no se perdió la inauguración de su primera exposición en España, Las ciudades construidas sobre otras ciudades, a la que asistió por videollamada. El presidente de la Fundación Cajasol, Antonio Pulido, admirador de su obra que había tenido ocasión de visitar en su estudio de Mendoza (Argentina), y la consejera de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía, Patricia del Pozo, fueron los encargados de abrir al público la cita, una coproducción de Cajasol con Violeta Frank, de VF Art Projects, de la que es comisaria Luz Novillo Corvalán.

Más de medio centenar de obras, entre pintura, dibujo e impresiones digitales conforman este proyecto cuyo hilo conductor está inspirado por la lectura de Italo Calvino y su libro Las ciudades invisibles. En el acto inaugural, Pulido y Del Pozo rindieron homenaje al insigne arabista Rafael Valencia, patrono de la Fundación Cajasol, fallecido el pasado fin de semana.

Las ciudades construidas sobre otras ciudades plantea, según la consejera de Cultura, "un auténtico viaje en el tiempo" y lo hace mediante una pintura abstracta a la que el artista le da un acabado y textura especial al recurrir al mylar, un polímero que hace las veces de protector y que habitualmente se usa en la navegación, por su resistencia al viento.

Hoffmann conversando con Pulido y Del Pozo por videollamada. Hoffmann conversando con Pulido y Del Pozo por videollamada.

Hoffmann conversando con Pulido y Del Pozo por videollamada. / Juan Carlos Muñoz

En su intervención virtual, Eduardo Hoffmann (Mendoza, 1957) explicó que "lo que van a ver en Sevilla son principalmente pinturas sobre telas" que, gracias al empleo del mylar, "producen determinados reflejos cuando el espectador camina delante de ellas". El proyecto, integrado por piezas de distinto tamaño aunque predominan las de gran formato, propone un recorrido visual que quiere ser "libre, sensible y conmovedor", aseguró Hoffmann. Por ello, recalcó Pulido, el artista "ni siquiera titula sus cuadros para que sea el público el que descifre su enigma", del que a menudo forma parte la compleja relación entre hombre y naturaleza.

Entre las series reunidas, Intervenciones pasa de la pequeñez a la inmensidad y luego a la inversa, y sorprende por su carácter lúdico y a la vez desasosegante. Otra serie está dedicada a los dibujos, realizados en tinta sobre papel y donde el artista plantea un microrrelato habitado por inquietantes figuras: una bañista, un grupo de niños jugando, un hombre andando en bicicleta o un director de orquesta forman parte de diversas escenas que presentan su universo onírico.

Antonio Pulido y Patricia del Pozo celebran la recuperación de la "dinámica cultural". Antonio Pulido y Patricia del Pozo celebran la recuperación de la "dinámica cultural".

Antonio Pulido y Patricia del Pozo celebran la recuperación de la "dinámica cultural". / Juan Carlos Muñoz

El pulso entre el pasado y el presente y la huella en su formación pictórica de maestros "tan españoles y universales" como Pablo Picasso, Tàpies y Miró está, explicó el propio Hoffmann, en el origen de la serie en la que resignifica obras emblemáticas de la historia del arte, a la manera de las muchas versiones que Picasso hizo de Las Meninas de Velázquez o de las odaliscas de Delacroix en su serie Mujeres de Argel. Hoffmann, que experimenta a menudo con materiales y lenguajes ajenos a la pintura, se aproxima aquí a obras icónicas como La rendición de Breda de Velázquez, o La Maja y Los fusilamientos de Goya. Para ello imprime dos imágenes sobre un soporte especial que logra producir la ilusión de movimiento y le permite reescribir el final de los hechos históricos, explicó Pulido. Así, en Los fusilamientos la acción se invierte y es ahora el pueblo quien empuña el fusil y La Maja de Goya aparece en sus dos versiones -vestida y desnuda-. La exposición estará abierta al público hasta el 20 de septiembre.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios