Arte

El Palacio de Lebrija repetirá en abril de 2020 la experiencia con Rubens

  • "Sevilla acogerá otra gran exposición de obras maestras del arte italiano", asegura la comisaria Cristina Carrillo de Albornoz

La comisaria Cristina Carrillo de Albornoz Fisac en el Palacio de Lebrija. La comisaria Cristina Carrillo de Albornoz Fisac en el Palacio de Lebrija.

La comisaria Cristina Carrillo de Albornoz Fisac en el Palacio de Lebrija. / Juan Carlos Muñoz

Cristina Carrillo de Albornoz Fiscac, comisaria en colaboración con Anna Maria Bava de la exposición Rubens: Hércules y Deyanira. Obras maestras de las colecciones italianas, cree que la prórroga hasta el 24 de noviembre de esta cita inaugurada el 4 de abril en el Palacio de Lebrija "ha permitido a mucha gente conocer las dos pinturas cedidas por la Galleria Sabauda de los Museos Reales de Turín -que dirige Bava- y volver a visitar los tesoros de la antigüedad clásica que encierra este espléndido espacio sevillano".

Estos dos lienzos de gran formato de la última etapa de Rubens eran prácticamente desconocidos para el gran público y nunca antes se habían mostrado en España. "Hércules en el jardín de las Hespérides y Deyanira tentada por la furia del pintor flamenco han llegado a Sevilla por primera vez dentro de un proyecto organizado por Arthemisia, empresa con la que yo trabajo en calidad de comisaria independiente", recuerda Carrillo de Albornoz, sobrina nieta del arquitecto Fisac que, tras vivir en en Suiza varios años, ha acabado afincándose en Portugal y dedicándose por completo a su pasión por el arte.

"Mi carrera como comisaria empezó en 1996 con una exposición de Balthus en el Reina Sofía y desde entonces he trabajado con los grandes museos de todo el mundo, como el Hermitage o la National Gallery. Durante mi etapa en Naciones Unidas conocí a muchos artistas, entre ellos a Botero, con quien comencé trabajando en Colombia y tengo otro proyecto que quiero mover por Madrid. Viajo por todo el mundo y fue así que conocí a la sevillana María León, tataranieta de los condes de Lebrija y sobrina de Isabel de León, actual responsable de este palacio, y decidimos hacer algo juntas".

Los dos cuadros de Rubens durante la inauguración de la muestra en abril. Los dos cuadros de Rubens durante la inauguración de la muestra en abril.

Los dos cuadros de Rubens durante la inauguración de la muestra en abril. / Juan Carlos Muñoz

Rubens en Sevilla ha sido "tal éxito" que Carrillo de Albornoz planea reeditar esta colaboración con los Museos Reales de Turín o alguna gran colección italiana. "Sería interesante cerrar algo también con Nápoles, que formó parte de la Corona española y atesora obras maestras de Ribera, Murillo... Vamos a ofrecer de nuevo en el Palacio de Lebrija, de abril de 2020 a otoño del próximo año, otra gran exposición de obras maestras del arte italiano, eso es seguro. Por fortuna, contamos con la complicidad de Isabel de León, que además es la presidenta de la Academia de Santa Isabel de Hungría, una mujer muy abierta a la hora de realizar proyectos inéditos que nos ha dado todo tipo de facilidades para el montaje de esta muestra".

La comisaria eligió al equipo de montaje de exposiciones que trabaja habitualmente con el Prado "porque es la pinacoteca que atesora más obras de Rubens en todo el mundo ya que era pintor de la corte cuando los Países Bajos pertenecían a la corona española y fue un artista favorito de Felipe III y Felipe IV. El montaje es parte del éxito de la muestra porque potencia la fuerza fabulosa de los cuadros de Rubens. Al enfrentar el rojo de la pintura de fondo con los grandes marcos dorados se enfatiza el extraordinario dibujo anatómico del artista, su habilidad para mostrar el cuerpo del hombre con tanta calidad como el de la mujer".

Y del mismo modo que Rubens (Westfalia, 1577-Amberes, 1640) fue no sólo uno de los grandes maestros del Barroco sino también un diplomático, un erudito y un humanista apasionado de la Antigüedad, Carrillo de Albornoz cree que esta exposición patrocinada por la Fondazione Terzo Pilastro-Internazionale tiene algo de "misión diplomática" del pintor flamenco en Sevilla. "Rubens, al que se apodaba el Homero de los Países Bajos, era un apasionado de la antigüedad helenística y estuvo al servicio del duque de Mantua, que lo envió a trabajar a España, donde fue amigo del sevillano Velázquez. Nuestra intención es seguir colaborando con la Fondazione Terzo Pilastro para traer a grandes maestros italianos que nos permitan hacer diálogos inéditos con las colecciones arqueológicas, pictóricas y arquitectónicas del Palacio de Lebrija".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios