Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Barómetro Joly

El Gobierno de Griñán se refuerza por la caída del PP y la subida de IU

  • El PSOE ganaría hoy las elecciones andaluzas, a 3,5 puntos de los populares, que perderían gran parte de lo ganado el 25-M. La federación de Diego Valderas y UPyD son los únicos que suman apoyos.

CASI un año después de la celebración de las primeras elecciones autonómicas ganadas por el PP en Andalucía, las del 25 de marzo pasado, el PSOE vuelve a colocarse como la opción preferida por los andaluces. Así lo indica el Barómetro Joly, realizado por la empresa Commentia, con motivo de este 28-F, Día de Andalucía. Si las elecciones se produjeran en estos momentos, los socialistas del presidente José Antonio Griñán las ganarían claramente y, además, verían reforzado el Gobierno de coalición con IU gracias al aumento de la coalición de izquierdas. El trabajo de campo de este barómetro se realizó entre los días 7 y 19 de febrero, justo cuando el caso de los papeles de Bárcenas, el ex tesorero del PP, se encontraba en su máximo apogeo.

Sin embargo, estos asuntos, como la corrupción, la falta de salidas visibles a la crisis y el desempleo creciente parecen pasar factura a los dos grandes partidos, aunque mucho más en el caso del PP, debido a que las políticas del Gobierno de Mariano Rajoy son vistas por los sondeados como preponderantes y, en parte, diferentes a las de Griñán. El efecto desgaste de Rajoy arrastra, por tanto, al PP andaluz de un modo espectacular, con una valoración bajísima hacia su papel en la oposición. Una nota de tan sólo el 2,9.

De este modo, el PP bajaría desde las elecciones del 25 de marzo un total de 6,2 puntos en intención estimada de votos, lo que le colocaría con un 34,4% de los apoyos. Hay que considerar que el PP llegó a ganar dos elecciones en Andalucía en 2012, las municipales y las generales, pero a partir de estas últimas, celebradas el 20 de noviembre, la marca comenzó a resentirse con las primeras medidas del Gobierno de Rajoy, algunas de ellas muy alejadas de su programa electoral, caso de la subida de impuestos y de la confesión de que el paro aún seguiría creciendo durante un año más. Ello fue lo que provocó que Javier Arenas ganase de modo insuficiente para lograr la mayoría absoluta. Griñán, entonces, se quedó a un solo punto de su competidor, y pudo formar Gobierno con la IU liderada por Diego Valderas.

El efecto del Ejecutivo central ha permanecido pesando sobre el PP andaluz, de tal modo que ahora sería vencido por el PSOE por una diferencia de 3,5 puntos. El PSOE de Griñán pierde 1,6 puntos de apoyo respecto a las autonómicas; es decir, como a todos los gobiernos, le perjudica la gestión de la crisis, pero en mucha menor medida que a los populares. Ésa es su ventaja. De este modo, el PSOE obtendría un 37,9% del voto estimado, lo que le permitiría ganar las elecciones y seguir gobernando con IU.

Pulse en la imagen para ampliar

Éste es un hecho importante, porque el voto que pueda estar perdiendo el PSOE por la izquierda se canaliza hacia IU, que sí sube: hasta 3,8 puntos respecto a las autonómicas, por lo que se queda en un 15,1%. Éste es el mejor resultado obtenido por la federación de izquierdas desde que en el año 2008 comenzaron a realizarse estos barómetros. El PP, por el contrario, cargaría con el peor resultado de la serie en este 28-F, mientras que los socialistas volverían a una situación similar a la del año 2010, cuando el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero comenzó a hacer aguas por la gestión de la crisis.

No obstante, los pronósticos electorales de un sondeo que se realiza a años vista de unos comicios necesitan verse con cierta perspectiva, y si algo concluyente indica éste es la desafección, cuando no la desconfianza, hacia los partidos, en especial hacia los grandes, y hacia todas las instituciones. Son ciudadanos descreídos que muestran cómo la crisis, y la peor de sus caras -el paro- les están haciendo mella.

En este contexto, irrumpe el partido de Rosa Díez, UPyD, con un resultado del 5,1%, lo que le permitiría entrar en un Parlamento andaluz compuesto ahora por sólo tres fuerzas. El PP, mayoritario, en la oposición, frente al Gobierno de PSOE e IU, que suman más escaños en la sede del Hospital de las Cinco Llagas.

UPyD ya tuvo un buen comportamiento en Andalucía en las municipales y en las elecciones generales de 2012, pero no bastó para lograr enviar diputados andaluces a Madrid. Posteriormente, en los comicios del 25-M, UPyD se fue desinflando, posiblemente al ser visto como un partido con un gran rasgo nacional y al polarizarse la campaña electoral en torno a la opción de si Arenas lograba gobernar o seguían los socialistas.

El Barómetro Joly sigue indicando también un fuerte componente en la abstención. Si en marzo fue del 37,7%, ahora se situaría en el 38%, un porcentaje alto en términos de calidad democrático, pero no excesivamente grave si se considera que las elecciones andaluzas se celebraron por separado el pasado 25 de marzo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios