Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Gerardo Núñez y Ulf Wakenius | Crítica

Diálogo interior

El guitarrista jerezano Gerardo Núñez anoche en el Teatro Alameda. El guitarrista jerezano Gerardo Núñez anoche en el Teatro Alameda.

El guitarrista jerezano Gerardo Núñez anoche en el Teatro Alameda. / Óscar Romero/La Bienal

Es el concierto de Gerardo Núñez, ese que acuñó hace ya décadas y que le hemos visto muchas veces, con temas clásicos de su repertorio como las bulerías La Habana a oscuras, las sevillanas o el tanguillo Puente de los alunaos que data de 1987. La obra de Gerardo Núñez es una de las más fascinantes de de la guitarra flamenca contemporánea y, pese a tratarse de temas, algunos de ellos, que ya han cumplido los 40, sigue teniendo vigencia, tal y como vimos anoche en Sevilla. La novedad vino de la guitarra de Ulf Wakenius, un virtuoso del jazz contemporáneo. Así que Núñez puso el repertorio y Wakenius las improvisaciones y la variedad tímbrica. Wakenius, él mismo un brillante compositor como comprobamos también anoche, ha hecho un ingente trabajo al asumir los temas de Núñez y este último ha tenido la humildad de ceder la parte más vistosa del concierto al músico sueco. Puestas así una al lado de otra se pueden apreciar bien las diferencias que existen, pese a lo que algunos agoreros quieran profetizar, entre la guitarra flamenca y la jazzística. La primera aún sigue en sus variaciones la lógica de pregunta y respuesta, de diálogo interior, en tanto que la segunda hace 75 años que se constituye en un largo y sinuoso monólogo. Las falsetas de Núñez son cortas y directas en tanto que las improvisaciones de Wakenius son largas en intrincadas y levantaron, cada vez, una larga ovación en la concurrencia. Wakenius puso dos temas, el hipnótico Mirlo y una improvisación como puro solista en la que incorporó algunos estándares casi irreconocibles. El músico sueco es un virtuoso irrefrenable que casa bien con el concepto físico de la música actual de Gerardo Núñez, fortalecida por el músculo del Cepillo a la percusión, que también dispuso de un par de oportunidades para el lucimiento personal. El percusionista de Sanlúcar es el corazón del grupo de Núñez desde hace casi dos décadas.

Gerardo Núñez es uno de los grandes de la guitarra de todos los tiempos. Por su personal visión de la composición flamenca, en la que destacan sus riffs prodigiosos, de los que anoche tuvimos buena muestra. Por su calidad como ejecutante y por su condición de maestro y mentor de artistas como José Manuel León, Canito, Jesús Méndez o el propio Cepillo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios