Bienal

Rocío Bazán busca en Santa Clara una verdad "desnuda de artificios"

  • La malagueña ofrece esta tarde un concierto en el que ahonda desde "un toque personal" en la memoria del cante andaluz.

La cantaora Rocío Bazán interpreta hoy un recital de cante en el que la verdad se muestra "desnuda de artificios" . La cita, que tendrá lugar en el Dormitorio Alto de Santa Clara (a las 19:00, últimas entradas a 12 euros), supone un nuevo reto para esta profesional del cante que en 2002 ganara un Giraldillo en el concurso de Jóvenes Intérpretes de este certamen flamenco y es la única malagueña que a día de hoy ha logrado este galardón.

La Bienal siempre ha sido un lugar para "mostrarse al natural", o así lo cree esta artista considerada como una de las cantaoras más completas del panorama actual. "Es un ciclo donde podemos observar espectáculos al desnudo. En mi caso, por ejemplo, no va haber ningún tipo de amplificación sobre el escenario", comenta la intérprete. El Dormitorio Alto de Santa Clara parece ser el espacio perfecto para acoger esta cita, pues la malagueña se considera una persona que "necesita tener al público cerca para sentirme a gusto y crear así el ambiente apropiado para que el aficionado al flamenco sea capaz de disfrutar de verdad".

Bazán buscará conquistar a los espectadores con un repertorio de cantes tradicionales. "Por una parte rindo homenaje a algunos artistas de mi tierra como el Niño de la Rosa Fina de Casares o el Cojo de Málaga, aunque también haré referencia a otros lugares de la geografía andaluza a través del cante por soleá, en el que Sevilla tiene mucho que ver, o mediante los cantes de levante de Jaén. En definitiva, lo que intentaré será ir visitando los diferentes lugares de esta comunidad a través de varios palos del flamenco y sus artistas", explica la cantaora, quien añade que "más allá de Málaga, habrá espacio para figuras de otras ciudades como La Serneta o La Niña de la Puebla".

Un legado al que esta mujer a la que el flamenco le viene "de familia" se acerca con la intención de añadir un "toque personal". Bazán opina que "las imitaciones son para los concursos de televisión. En el flamenco, lo que nos hace diferentes es que el cantaor que pertenece a una nueva generación intenta siempre aportar cosas nuevas a lo que seguimos conservando, a lo clásico. Pretendemos crear un estilo propio e innovar", asegura esta intérprete, que vuelve a Sevilla después de presentar en noviembre del pasado año Desde el alma hasta la boca.

Entre las virtudes de Bazán destaca la fuerza expresiva que muestra sobre las tablas. "Me considero una actriz del flamenco porque soy una cantaora que me entrego no sólo haciendo lo que hacen la mayoría de intérpretes, sino que también me preocupo por la expresión corporal. Me gusta mucho gesticular con los brazos. En definitiva, me agrada sentir que no sólo canto con la voz, sino que además canto con el alma. Es la forma de hacer sentir al público", defiende.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios