Bienal

De herencias y miradas al cielo

  • Marina Heredia (hoy), Tomatito (mañana) y Esperanza Fernández (sábado) protagonizarán en el Alcázar, si el tiempo lo permite, el ciclo 'Con luz propia'.

Todo el mundo estará estos días muy pendiente del cielo, y Marina Heredia y Esperanza Fernández, seguro, con especial expectación. Las dos cantaoras protagonizarán esta noche y el sábado, respectivamente, el ciclo Con luz propia, que se celebra en el Patio de la Montería del Real Alcázar con el patrocinio de la Fundación Sevillana Endesa, y que se completará mañana con Tomatito & Family, el recital de Tomatito (que no asistió ayer a la presentación). Si la lluvia lo permite no haciendo acto de presencia. Las previsiones que manejan los responsables de la Bienal señalan que esa amenaza desaparecerá hoy "a partir de las 19:00". Si este pronóstico no se cumple y el agua irrumpe en el monumental espacio, explicó el director de la cita, Cristóbal Ortega, las actuaciones afectadas no se cancelarán, sino que se aplazarán hasta fechas todavía inciertas, fuera ya del calendario de la Bienal ante la falta de un plan B debido a que los teatros de la ciudad están ocupados estos días por esta misma cita y no se contempla otro espacio de aforo similar al del Alcázar. En caso de aplazamiento obligado, los espectadores podrán reclamar el importe de la entrada o bien esperar fechas alternativas "durante este año o principios del próximo".

A algunos de los espectadores que tengan entradas para estos espectáculos podría inquietarles un poco el hecho de que tanto Heredia como Fernández tengan previsto cantar peteneras, palo con legendaria fama especialmente en el imaginario gitano -el de ambas- de "mal bajío", como recordó entre risas la sevillana, convencida no obstante de que, por su "tremenda belleza", ese cante merece ya una descontaminación de supersticiones en toda regla. Pero antes que ella actuará la granadina, hoy a partir de las 21:30. En Garnata, el espectáculo que presentará, Heredia ofrecerá un recorrido por "el flamenco más característico de Granada, que no es ni mejor ni peor que el de otros sitios", afirmó, "pero distinto, seguro". "Traigo mi herencia personal y familiar", dijo la cantaora nacida en la capital nazarí en 1980 y una de las mejores voces de su generación, a la que acompañarán, entre otros artistas, su padre, Jaime el Parrón, la persona de cuya mano se introdujo a fondo de pequeña en el cante, el toque y el baile "que se huelen en el ambiente de Granada".

La noche del sábado, Esperanza Fernández hará algo parecido, aunque invocando otra tradición, la trianera, en De lo jondo y verdadero, el estreno absoluto con el que actuará por primera vez en solitario en el Alcázar, aunque lo ha hecho ya en dos ocasiones anteriores acompañando a otros artistas, como cuando lo hizo junto a Dorantes estando embarazada de su primer hijo, una ocasión que recuerda con especial cariño. "El marco invita a ponerse nerviosa, sí, pero son nervios bonitos", dijo la cantaora. "Quería rescatar todo lo que he vivido, mi vida... Momentos como los que viví con mi padre, escuchándolo cantar peteneras, serranas o marianas, cantes que en algunos casos han caído en desuso, no sé por qué, pero que a mí me encantan", explicó Fernández, a la que acompañarán en algunos momentos del espectáculo la cantaora Rocío Márquez, la joven bailaora Ana Morales o, como acostumbra, el guitarrista Miguel Ángel Cortés.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios