Canal Empleo

La edad como causa de discriminación

  • Los trabajadores mayores de 45 años son un grupo de difícil inserción laboral por una visión errónea de sus capacidades: destacan por su alta responsabilidad en el empleo, su compromiso con la empresa y su visión a largo plazo

Uno de cada tres demandantes de empleo es mayor de 45 años (35%) pero esta cifra podría aumentar hasta un 44% del total de demandantes de continuar la tendencia de los últimos doce meses, según alerta la empresa de recursos humanos Randstad.

Y es que, según indica la consultora, cuando el trabajador se encuentra en el ecuador de su carrera profesional, lejos de disfrutar de un panorama de reconocimiento o de ascenso profesional, ha de hacer frente a las dudas sobre su productividad o en muchos casos al rechazo a la contratación por parte de las empresas por razón de su edad.

El colectivo está considerado como un grupo de difícil inserción sociolaboral. En la actualidad hay más de un millón de parados que se encuentran dentro del grupo de mayores de 45 años. Según apunta Randstad, "la discriminación laboral es evidente si se evalúa su contratación, que apenas logra el 18% de los contratos realizados" y subraya la necesidad de atender las expectativas e inquietudes de este sector, que "puede aportar su experiencia profesional y su talento antes de la jubilación".

Este profesional se caracteriza por su "alto grado de responsabilidad ante el empleo, y son elegidos por las compañías en muchos casos para puestos caracterizados por una alta rotación, por su alto compromiso con el trabajo", señala la empresa en una nota.

También son un ejemplo de adaptación, tanto a distintos tipos de tareas como de empleos. Y, por su experiencia y su bagaje, también se caracterizan por adaptarse rápidamente a entornos de crisis y aceptan más fácilmente los cambios organizativos.

Ocupación por puestos

Las áreas económicas donde logran un mayor número de contratos los mayores de 45 años son agricultura, limpieza, construcción, restauración o asistencia a enfermos, en la mayoría de los casos vinculados a puestos de baja cualificación.

De hecho, la falta de formación es uno de los principales escollos a los que tienen que hacer frente a la hora de intentar acceder al mercado, en especial al competir con las nuevas generaciones. El nivel de estudios varía desde un 28% que tiene estudios superiores, un 58% que tiene estudios secundarios y hasta un 16% demandantes de empleo que tiene estudios básicos.

Cuando consiguen un contrato prácticamente nueve de cada diez son a jornada completa, aunque en la mayoría de casos aceptarían cualquier tipo de jornada. En general, buscan jornadas completas para intentar optar a salarios más altos.

Propuestas

Ante el progresivo aumento de las personas de mayor edad en el mercado laboral, Randstad ve  preciso "elaborar y proyectar nuevas políticas de recursos humanos (teletrabajo, conciliación, jornadas más cortas... ) que sirvan para retener el talento de mayor edad y promover una convivencia generacional más enriquecedora en el puesto de trabajo. Esto permitiría no sólo ayudar al saneamiento de la Seguridad Social y a una reducción de las pensiones, sino la creación de un mercado laboral más enriquecedor y productivo, donde distintas generaciones conviven y aportan un conocimiento más amplio".

La formación continua y el reciclaje de los profesionales son un pilar fundamental para que los trabajadores puedan continuar con su rendimiento en el puesto de trabajo y su reconocimiento como poseedores de conocimiento, concluye la consultora.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios