Hotel explotación: Las Kellys | crítica

El eslabón más débil

Una imagen del documental 'Hotel Explotación: Las Kellys', de Georgina Cisquella. Una imagen del documental 'Hotel Explotación: Las Kellys', de Georgina Cisquella.

Una imagen del documental 'Hotel Explotación: Las Kellys', de Georgina Cisquella.

Con el aval de Isabel Coixet y la dirección de Georgina Cisquella, de larga trayectoria en el periodismo audiovisual de denuncia social (El efecto Iguazú, Oxígeno para vivir, Yo decido), este documental de formato televisivo ha de verse como un bienintencionado producto coyuntural destinado a llamar la atención del gran público sobre las lamentables condiciones de trabajo, en el límite de la explotación, de las camareras de piso que trabajan en los hoteles españoles, eslabón más débil del sector turístico silenciado y arrinconado en contratos y sueldos precarios y externalizaciones indignas.

Con una estructura sencilla y didáctica, el documental describe casos concretos en distintos puntos de la geografía española (de Barcelona a Canarias) para trazar un panorama general poco alentador que incide en la condición femenina y el discurso feminista para pasar al seguimiento de una propuesta de agrupación y acción colectiva, Las Kellys, que con sus camisetas verdes han conseguido visibilizar su caso en los medios de comunicación e incluso llegar a la Comisión Europea.

Señalando lo justo los nombres de empresas y responsables políticos, Hotel Explotación tiene el indudable valor del testimonio y la denuncia, el del aquí y ahora del reportaje de actualidad y urgencia, aunque sin mayores hallazgos cinematográficos. El tiempo dirá si su mera existencia como gesto político y reivindicativo ha alcanzado sus loables propósitos.