El escándalo | Crítica Trío de ases mal jugado

Charlize Theron, en una imagen de 'El escándalo'. Charlize Theron, en una imagen de 'El escándalo'.

Charlize Theron, en una imagen de 'El escándalo'. / D. S.

Tras casi dos décadas dedicado al humor –tres entregas de Austin Powers, Los padres de ella y Los padres de él, un remake de La cena de los idiotas y En campaña todo vale– Jay Roach se puso serio con Trumbo. La lista negra de Hollywood en 2015. En realidad dejaba aflorar una corriente de crítica política que había cultivado en la televisión con los éxitos de lujoso reparto Recuento (2008), Game Change (2012) y All the Way (2016) sobre los escándalos del recuento de votos en Florida tras las elecciones de 2000, la campaña de 2008 que enfrentó a Sarah Palin, John MacCain y Obama, y la traumática llegada a la presidencia de L. B. Johnson. El problema es que Roach no ha logrado trasladar al cine la fuerza de sus películas televisivas. O que, por mucho lío de plataformas que haya, televisión y cine siguen exigiendo tratamientos distintos.

Trumbo, sólo correcta y únicamente realzada por la interpretación de Bryan Cranston, no lograba dar razón de la complejidad de aquel momento ni del carácter del personaje. Con El escándalo sucede lo mismo. Otro buen tema que liga política y medios de comunicación (en Trumbo era el cine en los años de la caza de brujas, aquí la televisión en la era Trump y de las fake news) que se queda corto a causa de su tratamiento. También, como en Trumbo, hay buenas interpretaciones, aquí de Charlize Theron (también productora de la película: ya podía haberse buscado un director más solvente), Margot Robbie y Nicole Kidman al frente de un sólido reparto que, sin embargo, no logra suplir la cortedad de la dirección.

El asunto es la caída de Roger Ailes, responsable del rápido éxito de la cadena Fox News, tras ser denunciado por acoso sexual por varias presentadoras. Roussel Crowe interpretó el ascenso y caída de Ailes en la miniserie televisiva La voz más alta. Aquí Ailes es una figura secundaria –interpretada por John Lightow– y las protagonistas son las periodistas que lo denunciaron. Épica del #MeToo antes de que el caso Weinstein lo convirtiera en fenómeno mundial filmada con un exceso de convencionalidad que algunos desmanes de montaje y de efectos pretenden disimular.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios