Diario de Sevilla En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

La guerra de las corrientes | Crítica Versión enana de dos gigantes

Benedict Cumberbatch, en una escena de la película. Benedict Cumberbatch, en una escena de la película.

Benedict Cumberbatch, en una escena de la película. / D. S.

Buenos maestros no dan necesariamente buenos discípulos. Alfonso Gómez-Rejón se ha formado en el entorno de Scorsese, de quien ha sido asistente. Al igual que ha sido director de segunda unidad con González Iñárritu, Nora Ephron y Ben Affleck. Su carrera ha sido fundamentalmente televisiva. En cine sólo cuenta con dos largometrajes: Espera hasta que se haga de noche, un remake de una película del 76 que prolonga sus trabajos televisivos con el mismo equipo su serie televisiva American Horror Story, y Yo, él y Raquel que brilló fugazmente en el Festival de Sundance de 2015.

Su gran película –por tema, presupuesto y reparto– debía ser esta La guerra de las corrientes. Tras ella, como producción, estaban la poderosa compañía de Harvey Weinstein y Scorsese. Se presentó en el Festival de Toronto en 2017 y fue un fracaso. Gómez-Rejón culpó a las intervenciones de Weinstein en el montaje. Cayó el productor y con él su compañía. El director volvió a montar la película, añadió escenas, cambió la música… Y el resultado fue la misma medianía. Al parecer el problema estaba más en las limitaciones del director que en las intromisiones del productor.

La lástima es que se malogra un tema con un tremendo potencial para un biopic espectacular: la batalla entre Edison y Westinghouse –con Nikola Tesla entre uno y otro– por el control de la aplicación de la electricidad, que fue la batalla entre las opciones de la corriente continua y la alterna. Gómez-Rejón no logra ofrecer ni tan siquiera un biopic convencional. Sus intentos de estilo, su superficialidad efectista en el uso de la música y el montaje y su incapacidad para perfilar los personajes quitan la mayor parte de su interés a esta extraordinaria historia y descafeína las interpretaciones de Cumberbatch (Edison), Shannon (Westinghouse) y Hoult (Tesla).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios