Yago de la Cierva

"Sigue faltando un broche de oro para el vía crucis. Sevilla tiene la última palabra"

  • Aunque las 14 imágenes están ya elegidas, desde la organización de la JMJ esperan un último ofrecimiento procedente de Sevilla que viniera a completar un acontecimiento histórico que presidirá Benedicto XVI

Asegura que más que decepcionados están apenados porque una imagen de la Semana Santa de Sevilla no participe en el vía crucis de Madrid. Yago de la Cierva, director ejecutivo de la JMJ, coordina un acontecimiento que congregará a más de un millón de personas en Madrid en agosto de 2011 y que presidirá el Papa. Dice, haciendo un guiño a Sevilla, que aunque las 14 estaciones están cubiertas, aún les falta el broche de oro.

-¿Cómo surge la idea de celebrar un vía crucis con imágenes procedentes de toda España?

-Nace en el seno del comité organizador. Acabábamos de volver de Roma, de una reunión con el Pontificio Consejo de Laicos, que es el organismo de la Santa Sede del que depende la JMJ. Allí nos insistieron en que pensáramos en enraizar la JMJ de Madrid en la cultura española. Y pensando en esa línea, nos dimos cuenta de que nuestra fiesta religiosa por antonomasia es la Semana Santa. La decisión fue facilísima.

-¿Cuántas personas está previsto que asistan?

-Es difícil saberlo en este momento. Tenemos que prepararnos para acoger a casi un millón de personas. Pero no debemos olvidar a la cantidad enorme de gente que seguro lo sigue por televisión.

-¿Cómo será el vía crucis?

-Empezará en la Plaza de la Cibeles. La primera estación -La Última Cena, de Salzillo, que vendrá desde Murcia- estará colocada en medio de la plaza. Luego, habrá unas tribunas para cada uno de los demás pasos a lo largo del Paseo de Recoletos, y las últimas estarán en la Plaza de Colón. Los pasos estarán fijos en esas tribunas, conservados en condiciones especiales para que esas obras de arte se mantengan en perfectas condiciones y con pantallas gigantes para que todos puedan seguir la ceremonia. Se moverá la cruz de la JMJ, llevada por jóvenes de países donde los cristianos sufren persecución. Los momentos que tendrán más vistosidad y emoción serán las dos madrugás, puesto que la noche del jueves al viernes, los pasos llegarán desde los lugares donde se guardan, llevados por costaleros y acompañados por sus bandas de música, cada uno según su tradición. Y lo mismo sucederá la noche del viernes al sábado, después del vía crucis, en la que las imágenes harán el recorrido inverso.

-¿Ha sido una decepción que no participe finalmente una imagen de la Semana Santa de Sevilla?

-Más que decepción sentimos un poquito de pena. Pero no sólo los organizadores, también las hermandades que vienen de toda España, y así nos lo han comentado. Todos sabemos que Sevilla es la reina de las Semanas Santas, y muchas cofradías españolas se miran en las sevillanas para recrear su modelo.

-¿Cree que en Sevilla no se ha entendido, o no se ha explicado bien, la importancia de un acto como este, con la presencia del Papa Benedicto XVI?

-Yo distinguiría entre la cofradía que ha decidido no participar y Sevilla. Estoy seguro de que muchos sevillanos desearían que alguna de sus magníficas imágenes de la Semana Santa se paseara por Madrid durante la JMJ y fuera instrumento de evangelización de cientos de miles de jóvenes venidos de los cuatro puntos cardinales: que vieran la fe hecha hermosura. Ciertamente, nadie duda del cariño de Sevilla al Papa, sea quien sea. Pienso de veras que no es tarde para arreglar este entuerto. Sigue faltándonos un broche de oro para el vía crucis de la JMJ. El alma católica, universal y rumbosa de Sevilla tiene la última palabra.

-Pero ya están elegidas las 14 imágenes que participarán.

-Sí. No podíamos hacer esperar más a las demás cofradías de toda España, puesto que tienen mucho trabajo de preparación por delante: organizar el viaje, conseguir patrocinadores para cubrir los gastos, ensayar, ultimar los recorridos, movilizar a los propios cofrades para que vengan... Pero al mismo tiempo, me atrevo a decir que dudo mucho que el comité organizador no aceptara el ofrecimiento de una imagen que completara la historia sagrada que cuenta el vía crucis, si viniera de Sevilla.

-¿La organización entiende que una hermandad, que forma parte de la Iglesia, se pueda negar a llevar una imagen que ha sido solicitada por ésta para un acto tan importante?

-Nosotros no somos quiénes para responder a esta pregunta. Puede haber razones de diverso tipo para que una imagen no viaje.

-El arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, ha culpado a los hermanos de la Esperanza de Triana de "falta de eclesialidad" ¿Está de acuerdo?

-El señor arzobispo conoce mucho mejor que yo los motivos de la decisión de los hermanos cofrades, y estoy persuadido de que ha hablado con conocimiento de causa. ¿Piensa que es fácil explicar este episodio a los católicos de Italia o Alemania, de China o de México, de Uganda o de Filipinas? Visto desde fuera, el comentario de monseñor Asenjo es extremadamente pastoral, incluso suave.

-¿Les convenció el informe presentado por los restauradores del Cachorro que desaconsejaba su traslado?

-Por supuesto. Fueron tres informes, que unánimemente desaconsejaban el traslado del Cachorro, y no tenemos motivos para dudarlo. Somos los primeros que no querríamos arriesgar ni esa imagen, ni ninguna.

-¿Estaba decidida la logística del Cristo de las Tres Caídas en Madrid?

-La logística de los lugares de conservación de los pasos, y mil detalles más, no está aún decidida. Pero pienso que este tipo de circunstancias no son verdaderamente relevantes para tomar la decisión de venir o no.

-Uno de los argumentos del rechazo ha sido el económico.

-Me da la impresión de que son razones un poco endebles. El planteamiento económico es el mismo para todos, estoy convencido de que no sería difícil convencer a personas y empresas de la propia ciudad que patrocinen este acto que es al mismo tiempo religioso y cultural. Si lo consiguen cofradías de Cuenca, Zamora, Valladolid, Jerez, Málaga o Murcia, no se entiende por qué no va a ser posible en Sevilla.

-¿Cómo fue la negociación con el resto de ciudades?

-Realmente no ha habido negociación, porque los ofrecimientos han sido muchísimos, y el problema ha sido tener que decir que no a imágenes de belleza extraordinaria y tradición secular. Las cofradías de toda España han apreciado enseguida que era un privilegio estar presente en Madrid, para que el Santo Padre y la juventud del mundo puedan gozar de esos tesoros del arte y de la piedad española. Como han comentado públicamente, entienden que la razón de ser de estas imágenes es el culto, y difícilmente se encontrará un acto de culto más extraordinario que la JMJ.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios