Cofradias

Un sueño que culmina tras siete años

  • El arzobispo corona a la Virgen de los Dolores, Patrona de Camas, entre el fervor de sus vecinos.

Más de dos años y medio después la Virgen de los Dolores vuelve a lucir una corona sobre sus sienes. Desde que se anunció el siete de noviembre de 2010 que sería coronada canónicamente sólo había tocado a la Dolorosa con diademas, la última, la de la Virgen de las Angustias de la Hermandad de los Gitanos con la que llegó el miércoles a Sevilla y con la que se marchará el próximo lunes. Ayer volvió a lucir una corona. La suya de siempre, la que le regaló su pueblo en 1956. La primera que repujó el taller de Villarreal. Pero la de ayer no era la misma corona de siempre. Era una presea renovada, restaurada y enriquecida y, sobre todo, distinta por el significado de lo que se celebraba, al ser impuesta por el arzobispo de Sevilla, monseñor Asenjo. En la memoria de los hermanos de la Sacramental de Camas, los vecinos, los fieles y devotos, siempre quedará marcado con letras indelebles, como dijo el arzobispo en su homilía, una fecha y una hora: la una de la tarde del sábado 15 de junio de 2013. En ese justo momento, el prelado hispalense subía al paso de palio de la Patrona camera para culminar un sueño que se inició en el año 2007.

Han sido cinco años de trabajo, de preparación, de ilusiones y de anhelos. Ha sido un hito histórico por diversos motivos. Fue la primera coronación canónica firmada por Asenjo desde que tomó posesión como arzobispo. También fue la primera imagen de la provincia que se corona en la Catedral. Los vecinos de Camas tienen motivos para estar orgullosos. El miércoles llegaron a Sevilla con humildad e ilusión y se han sabido ganar a los cofrades sevillanos, tan puntillosos para muchas cosas. La ciudad los acompañó en el traslado de ida a la Catedral y anoche se vivieron, de nuevo, momentos de gran belleza y emoción con el triunfal regreso a Triana.

Pero lo que más ansiaban los hermanos era el momento de la imposición. La misa estacional en la Catedral fue emocionante. Mujeres de mantilla blanca y hombre de chaqué. La idea de celebrar la coronación en la Catedral partió del propio Arzobispado y ha quedado demostrado que ha sido un acierto. En su homilía, el arzobispo ensalzó la realeza de María. Dijo que la Virgen era el camino más corto para llegar a Dios.Y confesó la petición que hizo a la hermandad cuando se concedió la coronación: "Pedí que el acontecimiento tuviera un tono religioso y pastoral para renovar la fe. Que fueran austeros en los gastos y que no se olvidaran de los pobres". La hermandad se lo tomó al dictado y así lo ha hecho con una obra social de calado en su pueblo: la creación de un comedor social que lleva ya varios meses en funcionamiento. Monseñor Asenjo apostilló: "Habéis cumplido escrupulosamente. Me alegro y os felicito".

La Patrona y alcaldesa perpetua de Camas volverá el lunes por la tarde a su pueblo. Los hermanos y devotos se llevarán consigo momentos únicos que nunca podrán olvidar. Queda que lo disfruten por sus calles. Será el próximo sábado.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios