cómics

Cruce de caminos

  • La editorial Karras Cómics saca al mercado novedades con los personajes de más tirón de El Torres y con una incursión al Japón feudal

Una imagen de 'Nancy in Hell'. Una imagen de 'Nancy in Hell'.

Una imagen de 'Nancy in Hell'.

En su tercera oleada de novedades, Karras Cómics regresa con uno de los personajes más carismáticos creados por el Torres. Pero no nos ofrece tan sólo eso, si con las peripecias de Nancy in Hell vamos de cabeza, obviamente, al Infierno, en Gaijin Salamander, la otra novedad del sello, nos traslada a un Japón feudal muy especial.

Pero no adelantemos acontecimientos, ya que en el recién celebrado Salón del cómic de Zaragoza eran presentadas estas novedades, y como a los responsables de Karras siempre les gusta dar alguna que otra sorpresa a sus lectores, se ofrecía también la novedad de un cómic en grapa, una pequeña joya protagonizada por dos señoritas salidas de la fértil imaginación del Sr. Torres. Nada más y nada menos que un crossover (historia en la que se encuentran, se cruzan dos personajes emblemáticos de la editorial, o incluso de otras diferentes) entre Nancy in Hell y Apocalypse Girl.

El tomo protagonizado por la segunda ha sido un éxito total de ventas y, además, le ha reportado a El Torres, su guionista y creador, un premio más que añadir a su ya nutrida estantería. Ha sido el galardón Carlos Giménez, concedido en la última Heroes Comic Con de Madrid.

Y bueno, ¿qué une a estás dos féminas tan diferentes? Pues la maldad de Colmillos, un habitante del Infierno al que Nancy Simmons le está poniendo las cosas la mar de difíciles y como se ve entre la espada y la pared, recurre a una ayudita extra, la de Metis, la joven que vive en ese París desolado por el Apocalipsis.

Una llamada de teléfono hará que la chica se traslade al Infierno y deje atrás a sus amigos. Lo que allí ocurrirá solo lo podrás saber, querido lector, si abres las páginas de este cómic dibujado por Alberto Hernández.

Podría decir ahora aquello de "de oca a oca…", ya que saltamos de cabeza al tomo que recopila el primer volumen del regreso, o mejor dicho, el reboot, de Nancy in Hell. Y la encontramos, sierra mecánica en mano, desmembrando a las pobres almas condenadas a vagar por este Infierno tan especial, donde los Espantos, tipos elegantemente vestidos, la buscan a lo largo y ancho de la interminable carretera que recorre el Hades.

Hasta ahora los operativos Feroz y Terrible no han tenido demasiada suerte, destino compartido por la chica rubia, que no hace más que encontrarse con tipos que quieren masacrarla. Pero esto va a cambiar, o al menos eso parece, cuando en un bar de carretera conozca a una banda de moteros comandados por H.B., el líder y guaperas del grupo; Phil, un poeta que oculta su rostro, el desconfiado Gordo y el pobre Al, una carcasa de la que ya queda poca humanidad, pero que esconde muchas respuestas…

Si a todo esto unimos el descubrimiento de una iglesia en medio de estos condenados páramos, en la que el padre Joshua Irons trata de transmitir la palabra divina a una congregación de almas condenadas, pues ya tenemos los elementos imprescindibles para que El Torres, junto al talento gráfico de Abel Cicero, Hugo Petrus y Alejandra Thöne nos regalen una historia que mezcla acción a raudales, violencia desatada, mucha mala baba, terror y misterio. Las perfectas velas para celebrar, por cierto, el veinte cumpleaños del nacimiento de la Señorita Simmons.

Detalle de una viñeta de 'Gaijin Salamander'. Detalle de una viñeta de 'Gaijin Salamander'.

Detalle de una viñeta de 'Gaijin Salamander'.

Si hay algo que caracteriza y forma parte esencial de la filosofía de Karras como sello editorial es la apuesta por las historias de género. Y la otra novedad de esta tercera fase viene de la mano, e imaginación, de Massimo Rossi, guionista italiano también creador de ese homenaje al cimerio más famoso de los cómics y la literatura, Barbarian King.

Pero en esta ocasión, con su pareja artística, Ludovica Ceregatti, nos trasladan al Japón de los samuráis, pero convirtiendo a sus protagonistas en animales antropomórficos. En concreto, anfibios y reptiles (y algún crustáceo también).

La historia nos sumerge de cabeza en las maquinaciones del general Gransaurio que, sediento de poder, maquina un plan para ejecutar una venganza personal contra el shogun (señor feudal) Mejillas Hinchadas, al que culpa del accidente en el falleció su joven hijo. Y a la vez, con la ayuda de las fuerzas militares que viene de occidente, comandadas por el peligroso Saliva Negra, arrebatarle el trono al joven y enfermizo emperador…

Con los que los conspiradores no contaban es con la presencia de un guerrero extranjero, que maneja la katana como su fuera una extensión de su propio cuerpo y busca pagar una dolorosa deuda de sangre para así poder descansar en paz.

Todos estos elementos unidos dan como resultado una apasionante historia que mantendrá pegados a sus páginas a los fans de las historia de samuráis, con un atribulado protagonista que sigue el camino del guerrero, el Bushido.

Una vez más, Karras no decepciona, dando a sus lectores lo que estos demandan. Buenas historias, impregnadas por el talento de sus autores. Ahí es nada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios