Cómics

Hermosa niña

Detalle de una portada de 'Anita Diminuta'. Detalle de una portada de 'Anita Diminuta'.

Detalle de una portada de 'Anita Diminuta'.

ECC sigue adelante con su labor de rescate de la obra de uno de los historietistas más importantes del tebeo español de todos los tiempos, Jesús Blasco. A día de hoy, la Colección Jesús Blasco comprende el volumen Los guerrilleros (recopilación del wéstern homónimo realizado para el mercado francobelga), los dos tomos dedicados a Cuto (personaje estrella del autor y héroe de infantil para los niños de la posguerra española) y este primer álbum de Anita Diminuta que aterrizó no hace mucho en librerías. Anita Diminuta es el otro gran personaje de Blasco, creada en la década de 1940 para la cabecera Mis Chicas.

Como explica Joaquim Noguero en su introducción: "Anita es un personaje libre y de libro. Libre, como Cuto, porque viaja sin ataduras, asume riesgos, es fiel a sus amigos y parece adscribirse más al mundo de los anhelos de su época (la España desolada de los años 40) que al de los estrictos convencionalismos morales impuestos entonces a las chicas. Y de libro, porque nace del mundo de los cuentos, precisamente, alejándose de una realidad a menudo demasiado cruel e inhóspita, que pese a todo se cuela por las esquinas de según qué viñetas. (...) de tono, Anita Diminuta es más próxima al ilustrado Perrault que al romanticismo de los hermanos Grimm. Y en eso radicaba su novedad y su fuerza. Era distinta a la mayoría de historietas de Mis Chicas, estereotipadamente edulcoradas. Por eso, precisamente, fue tan leída por los hermanos de las niñas a las que se dirigía".

El excelente tomo de ECC ofrece seis aventuras del personaje, originalmente publicadas en la revista entre el 2 de abril de 1941 y el 3 de noviembre de 1944, así como otras tres historias aparecidas en los almanaques de 1942, 1943 y 1944. "Nunca habían aparecido juntas ni en blanco y negro, y mucho menos con la calidad de la presente edición", dice Noguero, "lo que permite disfrutar como nunca de un Jesús Blasco en estado de gracia que lleva los alardes visuales de la experimentación y el juego todavía más allá que en el primer Cuto".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios