cómics

Incompleta

  • No serán necesarias las palabras para narrar el tremendo golpe que sufre la protagonista de 'Betty Boob', que ve cómo su existencia cambia irremediablemente

Detalle de la portada del volumen. Detalle de la portada del volumen.

Detalle de la portada del volumen.

Comentarios 0

Existen momentos en la vida que, por desgracia, nos dejan marcados para siempre. En el caso de las mujeres hay pocos tan terribles como la pérdida de un pecho debido a un cáncer. Desde el momento en el que es extirpado, hay una ausencia, un espacio que ha quedado huérfano y un cambio que sólo con el tiempo se llegará a aceptar.

Y precisamente eso es lo que le ocurre a la silente protagonista de esta increíble historia, Betty Boob, que nos llega de la mano de Planeta Cómic: Elizabeth se despierta en el hospital y percibe que a partir de entonces su vida va a ser totalmente diferente. Y uno de los síntomas que la llevan a esa conclusión es la mirada de su pareja, un novio pusilánime que cada dos por tres acaba desmayado en el suelo, incapaz de asumir un hecho que va a hacer que su relación ya nunca vuelva a ser la misma con su, hasta entonces, novia.

Una vez de regreso a casa y al trabajo, Elizabeth va a ser víctima de la incomprensión en su lugar de trabajo. Y no solo por la mayoría de sus compañeras, sino que se convertirá en el objetivo de una sumamente incomprensiva jefa, que le va a hacer la vida imposible, ya que todas la chicas que trabajan en el establecimiento deben lucir unos robustos pechos, cosa que la pobre Elizabeth trata de suplir con la ayuda de alguna furtiva fruta…

Y así va avanzando la trama, a velocidad de vértigo de esta historia. Pero, un momento, ni por un momento penséis que ésta es una dramática novela gráfica. Como un buen amigo guionista las define, "historias de gente que sufre y suda". No, para nada, todo lo contrario, ya que su guionista, la francesa Veronique Cazot, que tiene un fino olfato para el humor (Les petites distances, Quand est-ce que tu t'y mets?) le va a dar la vuelta a esta historia de pérdida y dolor, convirtiéndola en una trama increíblemente divertida.

Y es que es verdad, en los momentos más dramáticos de nuestra existencia siempre puede surgir el humor (¿Quién no ha acabado contando alguna divertida anécdota sobre el finado en un funeral?). Es por ello que el camino de Elizabeth para llegar a la aceptación de su nueva condición va a ser la mar de divertido y movido. Y solo os voy a poner un perfecto ejemplo de ello, la divertidísima persecución que la lleva tras una escurridiza peluca.

Pero claro, aún no os he hablado de la otra parte de este magnífico tándem de autoras. Y se trata de la ilustradora y dibujante de cómic Julie Rocheleau, a la que conocemos en estos lares por la trilogía La cólera de Fantomas, escrita por Olivier Bocquet y editada en nuestro país por Dibbuks, donde ya demostró lo versátil de su estilo, con un relato folletinesco, protagonizado por uno de los grandes villanos de la literatura.

Pues bien, si disfrutasteis de este trabajo, preparaos para un auténtico tour de force narrativo, en los que Rocheleau aprovecha, con mucho talento, todos los recursos de la narración gráfica. Y es que nos encontramos ante, salvo algunos pocos momentos puntuales, un tebeo totalmente mudo. Un disfrute visual de primer orden que se consume de un sólo trago y que nos lleva de la mano a través de las peripecias de Elizabeth que, en un momento dado de la historia se va a transformar, dejando atrás los miedos, la incomprensión de los que la rodean y. como si se tratara de una refulgente ave fénix, renacerá convertida en una nueva mujer, que hará oídos sordos a los prejuicios, y ya no tendrá que volver a esconder ese lugar de su anatomía en el que lucirá con orgullo una cicatriz.

Olvidaremos a la temerosa Elizabeth para dar la bienvenida a Betty Boob, que va a ser su nuevo, y artístico, nombre a partir de entonces, ya que su existencia va a cambiar radicalmente desde el momento en el que el azar la lleve junto a un grupo de artistas, miembros de un espectáculo de burlesque. Y allí, venciendo su timidez, demostrará que sigue siendo una bella mujer, aún deseable y deseada.

Si ya lo hago habitualmente en con mis reseñas, en esta ocasión os recomiendo encarecidamente la lectura de esta obra, tanto a las lectoras, que seguro que van a verse sorprendidas por el tratamiento que la pareja de autoras dan a la historia, como a los lectores, que podemos llegar a empatizar aún más con un hecho que afecta, desgraciadamente a muchas mujeres, y no debería de sernos ajeno.Sin lugar a dudas, nos encontramos ante una gran obra publicada en el catálogo BD de Planeta Cómic, que ya nos tiene acostumbrados a disfrutar de maravillosos cómics que vienen de más allá de los Pirineos y, en este caso, particular, han hecho diana con la que creo que va a ser una de las grandes nominadas de este año en multitud de premios. Merece eso y mucho más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios