Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Cómics

Poder sin responsabilidad

  • Continúan las aventuras (y desdichas del corazón) del joven Peter Parker en su versión Ultimate

Detalle de la portada del cómic. Detalle de la portada del cómic.

Detalle de la portada del cómic.

Me gustaría formularos una pregunta: ¿Qué haríais si tuvierais superpoderes?

¿Dedicaros a defender el bien y la justicia? ¿Ayudar a los demás? O, y esta creo que sería la respuesta más común, abandonar todo atisbo de moralidad y aprovecharos de estas nuevas capacidades para cometer una y mil felonías…

Pues bien, un alicaído Peter Parker se arrastra por los pasillos de su instituto con el corazón roto tras su traumática separación con el amor de su vida, Mary Jane. Casi no puede levantar la cabeza del pupitre, mientras ella lo observa bastante preocupada, todo hay que decirlo.

Menos mal que siempre hay algún ladronzuelo de poca monta o, en este caso, un inconsciente que llama la atención de su alter ego, Spiderman. Se trata de un chico llamado Geldoff que, rememorando las geniales palabras, la “va a liar parda”. Aupado por el resto de la chavalería de otro instituto, el joven latveriano se viene arriba y comete dos o tres tropelías que están a punto de hacerle perder la vida a más de un observador, sobre todo de los que intentaban grabarlo con el móvil para luego subirlo a las redes sociales.

Pues de eso trata el primer arco argumental contenido en este volumen, los problemas de corazón, el poder sin control y, por si esto fuera poco, la desconfianza que crece y crece en el interior de la Tía May, que le va a poner las cosas bastante difíciles al joven Parker que claro, solo intenta cumplir su función como superhéroe adolescente mientras trata de que el número de gente que conoce su identidad secreta no crezca y crezca a pasos agigantados.

La unión de sus creadores originales, Brian Michael Bendis y Mark Bagley creó un tándem que definiría como prácticamente perfecto, ya que pese a esos interminables diálogos de Mr. Bendis (que al fin y al cabo lo que hacen es dar mucha verosimilitud a las escenas) el tebeo fluye antes nuestros ojos a una velocidad pasmosa, creando una conjunción artística única.

La segunda mitad del tomo viene protagonizada por una miniserie, también escrita por Bendis e ilustrada en esta ocasión por Trevor Hairsine (con un prólogo del jefazo, Joe Quesada), en la que la brújula moral se voltea para estar protagonizada por los malos más malos de la historia y cómo llegaron a unirse para convertirse en una amenaza casi (y digo 'casi') imparable.

Ellos son Electro, el Hombre de Arena, Doctor Octopus, Kraven el Cazador y tal vez el más peligroso de todos, un hombre que se considera el 'padre' del joven héroe y cuyo único fin es atraparlo. Norman Osborn es su nombre, el Duende Verde.

La potencia gráfica de Hairsine hará que muchas de las espectaculares escenas contenidas en esta miniserie parezcan salirse de las páginas, ya que el sendero de destrucción que acompañará a los villanos no será poca cosa, y terminará en un lugar muy conocido por todos.

Toda esta situación hará que Nick Furia tenga que ponerse las pilas y utilizar todos los medios a su alcance, y ya sabéis, si habéis seguido las diferentes colección del Universo Ultimate, que estos no son pocos, ya que es el jefe de cierto grupo de superhéroes que, junto a un casi desvalido Peter Parker, se va a convertir en la única oposición que tendrá esta auténtica ola de maldad y caos.

En resumidas cuentas, este quinto volumen de la colección Utimate Spideman viene a confirmar el gran éxito que fue esta línea, que ofreció a los nuevos (y los más talluditos) lectores historias frescas, versiones de sus héroes favoritos narradas por los mejores autores del momento y que ahora tenemos la oportunidad de releer y disfrutar en esta serie de volúmenes recopilatorios.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios