'No mires atrás' | Crítica Presencias

  • No mires por el rabillo del ojo, o podrás notar que está junto a ti, a tu lado, observándote…

Detalle de una viñeta del volumen. Detalle de una viñeta del volumen.

Detalle de una viñeta del volumen.

El título de la última obra de Anabel Colazo es perfectamente aplicable a cualquier título del género terrorífico, especialmente a las películas. Una situación diría que clásica, que podemos recordar sucede en infinidad de filmes y nos pone siempre en tensión. Esa huida constante, notando como a tu espalda surge una imparable amenaza que no va a cejar en su persecución hagas los que hagas, logrando lo que se propone en la mayoría de ocasiones. Puro y auténtico miedo.

Pero no, no nos encontramos ante una historia así. O al menos, no totalmente.

Blanca es una chica que carga con un peso invisible, un suceso del pasado que la atenaza y al que regresa una y otra vez. Ni siquiera la presencia de sus amigos logra que este doloroso recuerdo se borre de su cabeza en el solitario pueblo en el que reside. Un lugar en el que parece solo haber vida y agitación en la época estival.

Pero la llegada de una antigua amiga, Sam, hará que las cosas comiencen a cambiar, ya que un inesperado y nocturno baño en la playa terminará siendo el descubrimiento del cadáver de una chica.

Cansada de ocultar su secreto, Blanca se sincera con la aspirante a guitarrista. Desde la infancia se han ido repitiendo varios 'encuentros' con una presencia, un ser mudo, una especie de fantasma, que la observa, siempre el mismo. Y ahora ha vuelto a ocurrir…

¿Tiene este hecho algo que ver con la muerte de la chica?

Al principio del texto hacía referencia al título del cómic, que también puede entenderse como un grito para olvidar las cosas pasadas, las dolorosas, las que hacen que la protagonista se refugie en su cama, sintiéndose aliviada solo cuando cierra los ojos y duerme. O bajo el agua de la piscina, el único lugar en el que se encuentra a salvo.

Si en sus anteriores obras, Anabel Colazo utilizaba la fantasía (El cristal imposible) y el fenómeno de los avistamientos de OVNIS (Encuentros cercanos), en esta ocasión, recurriendo al fenómeno Creepypasta como tema de fondo, nos ofrece un retrato de un personaje agobiado por sus fantasmas, los personales, en un entorno creíble, con unos amigos que trataran de ayudarla, sobre todo la persistente Sam, que será la única que la acompañe en un momento decisivo, la prueba definitiva de que esa 'presencia' puede ser real y no una invención…

Con un estilo de dibujo muy naif, la autora, que se confirma con esta obra como uno de los jóvenes talentos de la nueva viñeta española a seguir, nos sumerge en una historia en la que introduce con acierto los datos necesarios para que sepamos los profanos qué es el Creepypasta, surgido en internet y los videojuegos (incluso hay una terrorífica serie de televisión, Channel Zero, que recurre a estos relatos) que le da el punto de género a la historia, que ya de por sí es interesante si seguimos el deambular de Blanca, su protagonista, que carga con su particular, dolorosa e invisible mochila…

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios