Cómics

Última voluntad y testamento

Detalles de la portada. Detalles de la portada.

Detalles de la portada.

Valentine Richards, una escritora fracasada, que se dedicada a ejercer de 'negro' literario, recibe un extraño pero atractivo encargo: plasmar en el papel la vida de un tipo del que nunca había oído hablar.

Antonio Luna se muere, está postrado en su lecho, aparentemente débil. Sus últimas fuerzas las quiere utilizar para que Valentine recoja esa existencia totalmente desconocida para el resto del mundo pero que, súbitamente, se transforma en una aventura del género pulp cuando un grupo de momias zombis aparecen en escena con la intención de acelerar el fallecimiento de Luna.

Pero esto no es todo, porque la verdadera misión de los no muertos es borrar de la memoria a los que conocieron al aventurero, matar a todas y cada una de esas mujeres, hombres, niños que en algún momento se cruzaron en el camino del hombre.

Así que, de un salto, Luna sale de su cama e inicia, junto a la escritora, un vertiginoso periplo a lo largo y ancho del planeta para intentar salvar a los amenazados de muerte. Y agarraos, avezados lectores, porque en este viaje no vais a poder coger aire, debido a la rapidez con la que se suceden los hechos.

Los monstruos les han tomado la delantera, así que una vez preparados, se inicia la carrera que, tras comprobar que algunos finados ocupan ya la siniestra lista de víctimas de los zombis, la pareja de protagonistas acude al funeral (siguiendo con el tono del título del cómic, Lecho de muerte) de una de las mujeres a las que Luna más amó, Maggie Mars, con la que compartió peripecias y esquivó peligros en el Area 51. ¿Adivináis a quiénes se enfrentaron allí, verdad?

Pero Luna es un tipo que con su actitud se ha ganado muchos enemigos, por lo que tendrán que salir pitando del lugar si no quieren descansar junto a la finada.

En este loco viaje van a conocer algo inaudito, la Iglesia de Luna, un culto nacido del propio Antonio, que siguen sus “enseñanzas” y en el que les aguarda una sorpresa, digamos, gastronómica…

Y de ahí, salvándose por los pelos, como debe ser, al fondo del mar, a los Jardines Subacuáticos de Womba, un lugar en el que Luna querrá escarbar en su propio pasado con la ayuda de unas letales medusas que pondrán en jaque al tipo y, de paso, a la escritora.

Hombres lobo del espacio exterior, recuerdos que estaban enterrados en lo más recóndito de la memoria… Todo esto para, finalmente, encontrarse cara a cara con la verdad. Ya nada será lo mismo para Luna y, por supuesto, para su partenaire, Valentine.

Resulta curiosa la analogía que se establece entre este divertido cómic, que tan presente tiene la muerte, y el propio 'fallecimiento' de la línea Vertigo, entre cuyas últimas obras publicadas se cuenta esta Deathbed, miniserie que ECC recopila en un tomo y que nos muestra, con un ritmo trepidante, el talento y la originalidad de la propuesta del guionista Joshua Williamson (Ghosted, Nailbitter, Flash, Birthright…) que, en esta ocasión está acompañado por el dibujante Riley Rossmo (Proof, Cowboy Ninja Viking, Batman-The Shadow, Martian Manhunter…), que nos ofrece un auténtico tour de force creativo a la hora de dibujar tantos y tan diferentes emplazamientos, enemigos y aventuras del protagonista.

Un cierre de lo más divertido y original para un sello, Vertigo, que nos ha regalado algunas de las mejores obras realizadas en este medio. Maravillas del terror, la ciencia ficción, fantasía y el género criminal.

Descanse en paz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios