Cómics

El alma de la ciudad

Detalle de la portada Detalle de la portada

Detalle de la portada

Si tuviésemos que catalogar a los superhéroes de comic-book, según su comportamiento, habría que empezar por el héroe o heroína puro y duro, que podrían estar representados por Superman y Wonder Woman. Su misión es proteger siempre la vida de las posibles víctimas de un cataclismo o de las tretas de un maquiavélico villano.

Pero existe otra categoría, muy bien definida por la palabra en inglés. Vigilante. Son tipos que, aunque luchan en el bando de los héroes, utilizan medios muy expeditivos para ello. Un ejemplo muy claro es El Punisher, que ya ha perdido la cuenta de los criminales que han perecido al cruzarse en su camino.

Pero el que nos interesa hoy es uno que hacía ya tiempo al que no veíamos por estos lares. Y se trata de Question, un hombre tras una máscara sin rasgos, cuya tarjeta de visita es una interrogación. Con una apariencia que recuerda a los detectives más clásicos del género noir, bajo este 'uniforme' se esconde un periodista, Vic Sage que, tras inhalar unos gases que surgen de su cinturón y que le proporcionan cualidades que van más allá de lo humano, transformándolo en una auténtica e imparable arma van en busca de todos aquellos criminales que se saltan la ley.

Pues bien, este luchador contra el crimen, cuyo padre creativo fue nada más y nada menos que el gran Steve Ditko, emprende un viaje hacia la gran y moderna urbe de Metropolis, ya que Lex Luthor tiene que presentar uno de esos faraónicos proyectos que lo caracterizan, la Aguja Científica. Una construcción en la que no solo ha participado el talento de un arquitecto, Miles Van Vliet, sino que se ha contado con Seis Palabras Verdaderas, cuyo mundo es el fengshui, esas invisibles líneas de energía que recorren el mundo, tratando de unir técnica y misticismo en una gran obra arquitectónica.

Partiendo de Chicago, Question comienza una cruzada contra una organización que pocos conocen, que se mueve bajo los pies de los habitantes de las ciudades. Ellos son Los Subterráneos, y todas las actividades criminales son su especialidad: Tráfico de drogas, prostitución, etc…

Viéndose amenazados por el misterioso vigilante, deciden encargarle a Psicopompo que lo borre del camino, por lo que tendrán un primer enfrentamiento en la Ciudad del Viento.

¿Y qué nexo une a Sage con Metropolis? Pues uno que parte de su profesión de periodista, que lo lleva hasta la intrépida Lois Lane, antigua compañera de universidad. A ella le veremos, en paralelo, junto a su inseparable fotógrafo y chico para todo, Jimmy Olsen, recorriendo la ciudad en busca de la verdad tras la presentación de Luthor…

Inmerso en su lado alucinógeno, Question va a ir sumergiéndose más y más en las tripas de Metropolis, excavando y socavando la moral de los miembros de Los Subterráneos. Tan lejos irá que incluso será reprendido por cierto héroe que viste de azul y rojo y al que todos ven pasar volando sobre sus cabezas, y no es ni un pájaro ni un avión.

¿Cuál es la verdadera utilidad de la Aguja Científica? ¿Podrá Question terminar con los planes del grupo de criminales? ¿Habrá un encuentro entre Vic Sage y su, en secreto, añorada Lois Lane?

Todas éstas y muchas más respuestas las podréis encontrar en El diablo está en los detalles, volumen que publica ECC y que cuenta con un tándem artístico de primer orden. El guionista Rick Veitch, al que la mayoría conoceréis por su larga etapa, primero como dibujante y luego como guionista, de la mítica serie protagonizada por La Cosa del Pantano, y después, junto a Alan Moore de nuevo, en la colección del Universo ABC protagonizada por ese gran homenaje a The Spirit llamado Greyshirt.

Junto a él, Tommy Lee Edwards, dibujante con un estilo personal, que le viene como anillo al dedo a esos momentos en los que nos sumergimos en la mente y pensamientos del protagonista. Entre todo su curriculum artístico, destacar su Marvel 1985, junto a Mark Millar; Turf, con Jonathan Ross y su último trabajo, en el sello de DC, Young Animals, con la serie Mother Panic, junto a la guionista Jody Houser.

Un cómic muy disfrutable, tanto por la historia que te cuenta, que se sale bastante de los cánones establecidos en los comics de supertipos, así como gráficamente, que resulta una estimulante delicia para los ojos del lector.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios