cómics

El crepúsculo de las ideologías

  • 'Las Falanges del Orden Negro' (1979), de Pierre Christin y Enki Bilal, muestra una visión cínica y desencantada del crepúsculo de las ideologías y el fin del romanticismo político

Detalle de una viñeta de la obra. Detalle de una viñeta de la obra.

Detalle de una viñeta de la obra.

La serie de cómics Leyendas de Hoy es una colaboración entre el guionista Pierre Christin y el dibujante Enki Bilal en cinco álbumes que aparecieron entre 1975 y 1983. El mensaje antisistema de las primeras historias (El crucero de los olvidados y El navío de piedra), se atenúa en La ciudad que nunca existió y desaparece en Las Falanges del Orden Negro (1979) y Partida de caza (1983).

En el álbum Las Falanges del Orden Negro (1979), se muestra una visión cínica y desencantada de las ideologías y el fin del romanticismo político. Una noche de invierno de 1978, un escuadrón llega al pueblo turolense de Nieves y mata a todos sus habitantes, empezando por el alcalde comunista. La noticia llega a Jefferson Pritchard, editor de un periódico londinense, que comprende que la Falange del Orden Negro ha regresado.

Pritchard fue voluntario para combatir en la Guerra Civil Española integrado en las Brigadas Internacionales. Allí coincidió con un grupo multinacional de combatientes que creían defender la libertad. El otro bando tuvo su propia asociación internacional de luchadores por un ideal fascista: la Falange del Orden Negro. Pritchard contacta con sus antiguos compañeros para que se unan a él en una última misión: acabar con la Falange.

Las Falanges del Orden Negro es un tebeo al que hay que acercarse entendiendo el marco histórico: se sitúa en una España que, en plena Transición, elegía por primera vez en cuarenta años sus representantes políticos. Mientras, los jóvenes europeos se debatían entre el hippismo y la lucha proletaria y el Muro de Berlín dividía al viejo continente, que estaba amenazado por células terroristas de distintos signos que pugnaban por influir en el proceso. La obra es un alegato contra los peligros de los extremismos.

Tratándose de un cómic de tono realista, propone una idea de partida inverosímil: que cuarenta años después de la Guerra Civil, un grupo de ancianos fascistas orqueste una cadena de atentados de escala internacional. Para colmo, sus antiguas némesis toman también las armas cuando deberían estar en un geriátrico.

Cuando Pritchard les llama, no dudan en dejar atrás sus vidas anodinas. Sin embargo, a medida que mueren los camaradas y el objetivo no parece estar más cerca, el entusiasmo se convierte en obsesión.

Se equipara la brutalidad de falangistas y brigadistas, hasta el punto de que brigadistas y falangistas resultan idénticos: ambos grupos recurren a la violencia, más movidos por venganza que por justicia. Aquellos por los que los brigadistas dicen estar luchando, solamente ven muerte y decadencia. Ambos bandos están equivocados, pero se resisten a adaptarse a unos nuevos tiempos en los que su modo de dirimir los conflictos se ha visto superado.

Christin acentúa el pesimismo conforme avanza la historia. Los únicos supervivientes son María, que abandona el equipo por un joven artista con el que poder recuperar el tiempo perdido sin recurrir a la violencia; y Pritchard, que se da cuenta de que él es el responsable de enviar a todos sus camaradas a la tumba. Las últimas escenas muestran a un Pritchard amargado, esperando más la muerte que lo que le resta de vida. Bilal utiliza planos medios, con el fin de evitar que el lector simpatice con los protagonistas. Bilal demuestra su talento para dibujar todo tipo de ambientes, retratando las cimas nevadas de los Pirineos, las calles de Barcelona, las orillas del lago suizo Lemán, la Roma monumental, la Sicilia profunda o las bodegas de un mercante. La elección de tonos cromáticos contribuye al carácter crepuscular.

Pierre Christin (Saint Mandé, Francia, 1938), es guionista de cómics. Su primera historieta, Le Rhum du Punch (1966) fue dibujada por Jean-Claude Mézières y publicada en la revista Pilote. Al año siguiente, colaboró con Mèzières para crear la serie Valérian: Agente Espacio Temporal. Con Jacques Tardi y Enki Bilal creó la serie Leyendas de hoy.

Enki Bilal (Belgrado, ex Yugoslavia, 1951) es guionista y dibujante de cómics; y cineasta. A los diez años se instala con su familia en París. Debuta en 1971 en la revista Pilote. Su primera obra larga, El crucero de los olvidados, con guion de Pierre Christin, aparece en 1975. Paralelamente, trabaja en obras con guion propio, como la trilogía Nikopol.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios