Cómics

Quien a hierro mata...

  • Vuelve Doggy Bags, con una historia única que nos traslada a un violento barrio de Los Angeles y sus habitantes

Detalle de la portada del cómic. Detalle de la portada del cómic.

Detalle de la portada del cómic.

Con un formato one shot, esta colección creada por el visionario Run, abandona por un número su carácter antológico y, como ya ocurrió anteriormente con el número titulado Heart Breaker, nos regala una sola historia dividida en tres actos y, curiosamente, protagonizada por tres personajes, residentes en el barrio más letal de la ciudad estadounidense.

En primer lugar, Travis, un chico que junto a su amigo Ronny pretende entrar a formar parte de una de las peligrosas bandas callejeras, los 66, que llevan el terror y la violencia en la sangre. Pero claro, las cosas no consisten en firmar un carnet, no… Después de ser acogidos con un caluroso recibimiento (es un decir) deberán pasar por la prueba más importante y definitiva, y a consecuencia de lo que ocurra en una casa del barrio se van a trazar unas líneas imaginarias que unen a los personajes de esta historia.

La tragedia ocurrida en ese lugar hará que Jacob, joven un ex marine que trata por todos los medios el evitar involucrarse tanto con los 66 como los Slains, se va a ver golpeado de lleno cuando contemple el grotesco y terrible escenario que ha quedado en casa de su hermana Cinthia, víctima involuntaria del estallido de violencia, la chispa que da origen a toda esta historia.

A partir de ese momento lo dejará todo de lado y su única misión será limpiar, como un ángel exterminador, todo el mal que reside en los edificios y las callejuelas de South Central. Para ello aplica la fuerza bruta y los conocimientos que se trajo de esa otra, y lejana guerra, en la que participó.

Y, por último, la inocencia representada en el silencio de un niño, Billy. Hijo de Cinthia, es el único superviviente de la masacre. Testigo mudo de todo lo que ocurre, trata de seguir con su vida mientras ve como su tío Jacob regresa con los nudillos y la ropa manchados de la sangre de los pandilleros. Y es por eso que decide aportar su ayuda, por pequeña que sea, a la cruzada contra el Mal.

Pero, ay, es justo en ese momento cuando la historia da un giro hacia otros territorios y un inesperado personaje hace su aparición para tentar a los protagonistas con lo que más desean, sin saber estos que es un regalo envenenado que los llevará a la perdición…

Neyef, creador absoluto de esta potente historia, nos lleva de la mano entre tiroteos, peleas y litros de sangre, para narrarnos una historia que viene a formar parte de ese mosaico titulado Doggy Bags, un espacio para aquellos a los que nos gustan las historias sin concesiones, sin cortapisas, alejadas de la corrección política y que, como esta, juguetea con los territorios de lo fantástico.

Y como en cada número de la serie, la intención pedagógica no se olvida. En este en concreto conoceremos a fondo los sucesos que convirtieron el barrio angelino en un infierno de violencia y muerte en los años noventa, el caso de O.J. Simpson, cómo identificar a un pandillero por su indumentaria y muchas cosas más.

Si te gustaron sus historias cortas, o ese puñetazo en el plexo solar titulado Puta Madre (también publicado por Dibbuks), sin duda Neyef es tu hombre. No lo dudes y lánzate de cabeza a su particular universo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios