Cómics

El largo y tortuoso camino

Portada del cómic. Portada del cómic.

Portada del cómic.

¿La fe puede mover montañas? ¿Y conducir a un grupo de inocentes niños hacia un destino incierto?

Esta 'cruzada' se inicia de la manera más inesperada posible. Colás, el protagonista de la historia, es el causante de un accidente que involucra a su hermano pequeño.

Temeroso de la violenta reacción de su recto progenitor, el chaval huye con lo puesto del hogar familiar.

Este podría ser el principio de una historia que se desarrolla en la actualidad, pero Chloé Cruchaudet nos traslada en el tiempo a la época medieval, años de hambruna, donde los peores sentimientos del hombre afloraron, en medio de conflictos bélicos, en los que la jerarquía eclesiástica mandaba con su férrea mano, transmitiendo el temor y la superstición al pueblo llano.

Ese miedo, mezclado con la fe impuesta por los curas, hará que el huido Colás imagine, en su mente aún por madurar, que ante él se abre un camino, un sendero que lo va a conducir hasta Tierra Santa, Jerusalem…

Y en este punto del relato, obligado a trabajar como un mulo en un sitio repleto de niños, será cuando el protagonista se alce como inesperado profeta que logra convencer a sus compañeros de esfuerzo para que huyan a través de los campos y bosques, en busca del lejano objetivo que los acercará más a Dios.

Para ello contará con la inestimable ayuda del que se va a convertir en su mano derecha. Camille, otro chaval que tiene las cosas muy claras, mucho más práctico que el líder del grupo y que, poco a poco, y con mano dura, se irá haciendo con el mando de los jóvenes penitentes.

El trasiego será duro, en una época en la que el hambre era, por desgracia, el pan nuestro de cada día. Tan solo la imaginación de los chavales los hará convertirse en un mito por los lugares que visitan, ofreciendo a los lugareños un espectáculo de marionetas, muy influenciado por esa fe ciega que los guía, logrando masticar un poco de pan, beber agua y poder pasar la noche bajo cubierto.

Pero como está más que comprobado, en el momento en el que se reúne a un grupo humano comienzan a aflorar los peores sentimientos: envidia, egoísmo, la mentira… Todos estos y algunos más irán haciendo mella en el numeroso grupo, que observa como la mirada de su líder, Colás, cada vez está más alejada de ellos y el final de este viaje se torna incierto, y las promesas, vacías.

Chloé Cruchaudet, que triunfó con su impactante anterior obra, Degenerado, nos sumerge ahora en un largo periplo, a través de los ojos de los más pequeños, con un estilo gráfico más sencillo, a veces meros trazos para delinear un perfil, pero con una fuerza, una expresividad impresionante y un argumento en el que te conviertes, como lector, en una más de esos pobres niños sin destino, sin una brújula que los guíe.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios