Cómics

Todo un milagro

Una imagen de 'Mr. Milagro'. Una imagen de 'Mr. Milagro'.

Una imagen de 'Mr. Milagro'.

Con siete premios Eisner en tres años (dos al mejor escritor, dos a la mejor serie limitada, dos a la mejor historieta corta y uno a la mejor reimpresión), la obra de Tom King se postula como una de las propuestas más interesantes del mainstream estadounidense actual. Títulos como El sheriff de Babilonia, Grayson (escrito a medias con Tim Seeley), Omega Men o La visión (su único cómic para Marvel) dan noticia de un universo propio, poblado por superhéroes reconvertidos en espías, policías metidos a consultores militares en Oriente Medio, terroristas galácticos y androides que pretenden integrarse, como buenos vecinos, en los suburbios estadounidenses.

La experiencia de King como antiguo agente de la CIA otorga a sus guiones, que incorporan con frecuencia temas como el conflicto bélico o el estrés postraumático, cierta autenticidad y un sabor propio. Sus tebeos están causando sensación, y la prueba es que, habiendo debutado en 2012, en apenas cuatro años DC lo puso al frente de Batman y poco después le permitió jugar con los pesos pesados de su catálogo en la miniserie Héroes en crisis (2018), cuyo título retoma la etiqueta favorita de los grandes eventos de la compañía.

ECC ha publicado casi todo lo publicable de King y recientemente ha puesto en librerías el que seguramente sea su mejor trabajo hasta la fecha, Mr. Milagro, realizado junto al dibujante Mitch Gerads. Esta miniserie de doce números, publicados originalmente con fechas de cubierta de octubre de 2017 a enero de 2019, atrapa al lector desde su propio inicio (el intento de suicidio del experto en fugas creado por Jack Kirby como parte de El cuarto mundo) y no lo suelta hasta la última viñeta.

La depresión, la guerra, el amor, la familia, el compromiso, el sentido y el absurdo de la vida son algunos de los temas que hacen de Mr. Milagro un tebeo excepcional, y el raro humor que destila, sumado al ritmo medido y elegante de sus páginas y a una conclusión bella y satisfactoria lo convierten en un serio aspirante al mejor tebeo de superhéroes de la década.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios