TRIBUNA DE OPINIÓN Andalucía, los árabes y Mariano Bertuchi

  • El artista granadino, maestro de la luz y el color, creó en Tetuán la Escuela Preparatoria de Bellas Artes y plasmó Marruecos en la época del Protectorado en sus carteles y pinturas

Detalle de 'Calle del Ayun' (Tetuán, 1916) de Mariano Bertuchi.

Detalle de 'Calle del Ayun' (Tetuán, 1916) de Mariano Bertuchi.

El pintor español que supo captar el ambiente y la vida en el norte de Marruecos durante el Protectorado fue el granadino Mariano Bertuchi. Nacido en el barrio del Realejo en 1884, y tras pasar por San Roque y Ceuta, dio vida en Tetuán a la Escuela Preparatoria de Bellas Artes, que formó a cientos de artistas, cuna también de pintores de las más variadas tendencias. La institución citada todavía subsiste como Instituto Nacional de Bellas Artes.

Tan importante es la pintura en Marruecos que en la actualidad el Museo Reina Sofía de Madrid acoge hasta el 27 de septiembre de 1921 una muestra de dicho arte pictórico con el nombre de Trilogía marroquí 1850-2020 y entre los artistas representados figuran algunos que se formaron con posterioridad en la escuela que creó el genial pintor andaluz.

La obra del artista granadino, que fue en gran parte conservada por su familia, ha sido expuesta parcialmente en numerosas muestras y últimamente recogida en su totalidad en un histórico museo instalado en las Murallas Reales de Ceuta con el título de Bertuchi, un pintor en la memoria, proyecto que fue clausurado después de cuatro años, el pasado mes de abril, y se encuentra disponible para exposiciones parciales.

Mariano Bertuchi Nieto (Granada, 1884-Tetuán, 1955) en su estudio. Mariano Bertuchi Nieto (Granada, 1884-Tetuán, 1955) en su estudio.

Mariano Bertuchi Nieto (Granada, 1884-Tetuán, 1955) en su estudio.

Cada vez con más frecuencia, las ciudades que buscan progresar han valorado la cultura como elemento de desarrollo turístico, ya que también se consiguen importantes beneficios económicos indirectos, como ha ocurrido en el caso de Málaga que se convirtió en destino de primer orden, gracias sobre todo a su oferta de museos de calidad.

Algunas veces los Ayuntamientos consideran los museos como un gasto que deben soportar para conseguir el desarrollo cultural de la ciudad, pero en realidad deberían abordar los museos y exposiciones como una inversión que facilitará posteriormente importantes beneficios. Y siempre con la existencia de un costo simbólico de la entrada a la muestra de que se trate, al objeto de contar el número de visitantes junto al código postal de los mismos y así disponer también de su procedencia. En el interior, venta de reproducciones de cuadros, carteles o dibujos, así como de libros y monografías sobre los pintores que, en el caso de Bertuchi, son numerosos, como es el caso de Los colores de la luz de José Antonio Pleguezuelos.

Precisamente en dicho libro el citado biógrafo de Mariano Bertuchi describe la infancia del pintor relatando que "vio la luz a los pies de la Alhambra y el Generalife, en la calle Escutia del barrio del Realejo. Rodeado de evocaciones nazaríes, el pequeño Mariano aprendió a dibujar antes que a escribir. Con una imaginación portentosa, dijo en más de una ocasión que cuando era pequeño y visitaba la Alhambra la veía en su mente llena de todo tipo de objetos. Y la Alhambra y el Generalife fueron su primera escuela de dibujo".

En los casos de otras ciudades andaluzas como Sevilla, Málaga o San Roque, no cabe duda que todas disponen de monumentos emblemáticos de la época árabe y argumentos de peso, por lo que deberían complementar sus atractivos turísticos con algo tan importante como es la pintura orientalista en general y la obra del andaluz Mariano Bertuchi en particular.

Cartel turístico de Tánger pintado por Bertuchi. Cartel turístico de Tánger pintado por Bertuchi.

Cartel turístico de Tánger pintado por Bertuchi.

Gran parte de los marroquíes están orgullosos de su pasado andalusí o de la histórica presencia del islam en España y no cabe duda que Andalucía, la mítica Al Andalus, es el centro de atención en esta importante parcela del recuerdo e igualmente ocurre en el caso de otros países árabes. La emocionante visita a los monumentos de aquella época puede complementarse para extender las estancias en dichas ciudades con manifestaciones de la mencionada pintura orientalista y con la figura en primer lugar de Mariano Bertuchi.Por ello, aparte de otras presentaciones en España, consiguió un enorme éxito la exposición de pinturas de Bertuchi que tuvo lugar en Tetuán, organizada por el Instituto Cervantes de aquella ciudad que tanto significó en la vida del pintor andaluz.

Mariano Bertuchi tiene la ventaja de que no solo pintó la realidad del Marruecos de aquellos años, sino que cuenta con óleos y acuarelas impresionantes sobre paisajes andaluces, monumentos y fiestas típicas de su tierra. Pero su aportación de zocos, escenas cotidianas o la vida diaria de aquellos años de su estancia en Marruecos suponen un atractivo para los españoles cuyos antepasados pasaron por ese país en la época del Protectorado o, simplemente, son aficionados a esta pintura que significa la expresión de la luz, el color y las costumbres de Marruecos y de la misma Andalucía. Y es preciso destacar igualmente la serie de carteles de turismo de diversas ciudades marroquíes y españolas que siguen siendo de actualidad porque describen perfectamente la belleza y atractivo de las regiones que se representan. En definitiva, una ocasión única de las ciudades andaluzas para exponer y reivindicar la obra del genial pintor y maestro de la luz y el color, Mariano Bertuchi Nieto.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios