Festival de Nimes Nimes cumple su 30 aniversario con un programa que "mira al futuro"

  • Israel Galván, Rocío Molina, Vicente Amigo, Mayte Martín o Patricia Guerrero serán algunas de las figuras más destacadas del festival de la ciudad francesa

La bailaora Rocío Molina. La bailaora Rocío Molina.

La bailaora Rocío Molina. / Simone Fratini

Sin nostalgia y con la mirada puesta en el futuro el Festival Flamenco de Nimes celebra su 30 aniversario en una edición que reunirá del 9 al 19 de enero de 2020 en la localidad francesa a algunas de las principales figuras del cante, el baile y la guitarra, como Israel Galván, Rocío Molina, Vicente Amigo, Mayte Martín o Patricia Guerrero, entre otros. Además del estreno mundial de El sombrero, el nuevo montaje Estévez/Paños y Cía, y de Tres golpes, la propuesta de Tomás de Perrate, Alfredo Lagos y Raúl Refree.

Como declara su director, François Noël, se ha trabajado con "pasión y convicción" para diseñar un programa que, "desde la madurez y la plenitud", se lanza proponer y apuntar aquello que marcará el mañana.

En este sentido, Chema Blanco, el director artístico, explica que la programación gira en torno a un "relato propio" que toma como punto de partida uno de los momentos claves de la historia del flamenco: el Concurso de Cante Jondo, que se celebró en 1922 en Granada a propuesta de Falla y Lorca, junto a importantes artistas e intelectuales de la época. Desde aquí, se ha buscado trazar un círculo por las influencias que estos autores siguen teniendo en la escena actual. Siempre con una filosofía integradora que no cuestiona "lo que es flamenco y no lo es", remarca Blanco, y que constituye una clara apuesta por lo contemporáneo.

La cita no cuestiona "lo que es flamenco y lo que no lo es" y apuesta por lo contemporáneo

De esta forma, no podía faltar El amor brujo, la obra que Israel Galván estrenó en el Festival de Jerez y donde el sevillano ahonda en una mítica composición para someterla a las llamas del infierno. También en torno a Falla, concretamente sobre el ballet El Tricorne que hace un siglo llevó a Londres el empresario ruso Sergei Diaghilev, el bailarín Léonide Massine y el bailaor flamenco Félix El Loco –interpretado por Alberto Sellés– versa lo nuevo de Estévez/Paños y Cía. Un vibrante homenaje a esta obra vanguardista que los coreógrafos, recién galardonados con el Premio Nacional de Danza 2019, llevan a Nimes, tras su paso por el Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba.

Asimismo, dentro del baile, el festival contará con otra figura clave como es Rocío Molina, que en esta ocasión ha elegido una de las salas pequeñas para poner en escena junto al guitarrista Rafael Riqueni una nueva entrega de sus Impulsos, una improvisación en la que los espectadores se adentran en su proceso creativo.

Vicente Amigo. Vicente Amigo.

Vicente Amigo. / DR

Igualmente, la cita contará con dos de los jóvenes que encabezan la danza flamenca contemporánea como son Eduardo Guerrero (Sombra efímera II), y Patricia Guerrero (Distopía). Como remarcó el director, ambos tendrán la oportunidad de mostrar "el excelente momento creativo en el que se encuentran y la fuerza de su baile".

En cuanto al cante, Nimes contará con la sensibilidad y la profundidad de Mayte Martín, una de las cantaoras más consolidadas y respetadas de lo jondo, que rendirá tributo a los grandes maestros de este arte en Memento.

Tampoco podía faltar esta vez el recuerdo a Lorca que propone Mariola Membrives, quien en Lorca Spanish Songs revisa las canciones populares que el poeta grabó al piano con la Argentinita para imprimirle nuevos matices. El mismo día, además, el jerezano David Lagos presentará su ya tercer álbum, Hodierno, un proyecto experimental que lleva a cabo junto a su hermano Alfredo Lagos a la guitarra, la música electrónica de Artomático y el saxofonista Juan Jiménez, y que ya sorprendió la pasada Bienal.

Tomás de Perrate y Raúl Refree. Tomás de Perrate y Raúl Refree.

Tomás de Perrate y Raúl Refree. / Fotoframe

Como una evolución de la propuesta presentada en la cita sevillana llega Tres golpes, un arriesgado montaje dirigido por Pedro G. Romero en el que se funde el cante primitivo y terrenal de Tomás de Perrate, la guitarra aérea y refinada de Alfredo Lagos y el toque eléctrico y salvaje de Raúl Refree, como demostraron sus protagonistas en un suculento adelanto a los periodistas en el acto de presentación del festival en la sede del Instituto Andaluz del Flamenco.

Un paso adelante en su valiente trayectoria dará Gema Caballero en el concierto acústico que realizará con el guitarrista jerezano Javier Patino. Asimismo, la cantaora formará parte del elenco de Luminescence, un viaje musical hacia la Andalucía medieval a cargo del compositor, trompetista y cantante Amir El Saffar.

Como apunta Blanco, una de las grandes apuestas de esta edición será la guitarra que contará con representantes de todas las generaciones y corrientes estilísticas. Desde la maestría de Vicente Amigo, "uno de los genios que siguen abanderando la renovación de la guitarra", a la personalidad y la emotividad de Antonia Jiménez, pasando por el sabor trianero de Joselito Acedo que lleva su Triana D. F. Distrito Flamenco, recién presentado en Cajasol.

La cantaora Mayte Martín. La cantaora Mayte Martín.

La cantaora Mayte Martín. / Isabel Camps

Es verdad, según admite el propio Blanco, que las propuestas resultan poco novedosas porque prácticamente todas han sido ya estrenadas en las principales citas del país. Sin embargo, quiso resaltar "el enorme interés" que suscitan para los espectadores galos, a los que en estas tres décadas el flamenco les ha "cautivado".

Por su parte, sorprendió en la presentación del festival, como se pudo percibir en los rostros contrariados de los presentes, que el director del Instituto Andaluz del Flamenco, Ricardo Pachón aprovechara el encuentro para exponer su visión del flamenco y lanzar las líneas claves de su proyecto, en lugar de destacar la importancia del festival, uno de los más consolidados a nivel internacional, como se podía esperar.

Así, según defendió Pachón, entre sus prioridades está "devolver el agradecimiento a la raza gitana por haber estado ahí desde el principio" y "acotar" con una Ley del Flamenco –"aunque lo de ley no me convence porque no es un término que le guste a los gitanos", matizó– "lo que es flamenco y lo que no es". Una medida que, según afirmó, serviría para darle un "corpus serio" a esta expresión artística, situar este arte en su territorio y permitir que no se quede fuera de las plataformas digitales de música donde "actualmente se engloba el flamenco dentro de Latin Music, Traditional o World Music", sostuvo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios