fútbol | liga de campeones

De Setién a Flick, dos formas de cambiar

  • Barcelona y Bayern Múnich apelaron a técnicos sin experiencia en la élite

  • El alemán sí logró resultados

Lionel Messi en un entrenamiento con el Barcelona Lionel Messi en un entrenamiento con el Barcelona

Lionel Messi en un entrenamiento con el Barcelona / Efe

Lo que la directiva del Barcelona pretendía con el cambio de Ernesto Valverde por Quique Setién lo consiguió la del Bayern después de la destitución de Niko Kovac y la entrada en acción de Hans Flick. Desde entonces el fútbol del Barça sigue plano y el del Bayern ha dado un salto de calidad.

Vamos de récord en récord y el Barça tiene problemas, pero a un partido todo es posible"

Setién, cruyffista confeso, dejó claro su ideario en la presentación como entrenador del Barça, pero la hemeroteca lo ha desmentido. "Cuando voy a un equipo, garantizo una cosa: va a jugar bien", pero el Barça no lo ha hecho. Llegó cuando el equipo iba líder, pero perdió el campeonato, ahora sólo le queda la Champions como tabla de salvación y se la jugará seguramente contra el rival más fuerte a las primeras de cambio: el Bayern.

El cántabro ha sido señalado por sus jugadores, por Messi y por Luis Suárez, y, a pesar de que ha intentado redirigir el rumbo, no lo ha conseguido. Vive su equipo al son que marcan Messi y Ter Stegen y está en manos de los jugadores, porque su capacidad de influencia se ha demostrado insuficiente.

Empezó utilizando un 4-3-3 clásico, probó con tres centrales (3-5-2), reforzando la medular (4-4-2) y seguramente ante el Bayern utilizará una variante de éste último (4-3-1-2) para intentar contrarrestar la fortaleza de los bávaros.

Salvo consecución de la Champions, y aun y así, no parece que Setién sea el entrenador la próxima temporada del Barça. Tiene contrato hasta junio de 2022, pero con una cláusula por la cual se le puede rescindir el próximo verano, ya que hay elecciones a la presidencia de la entidad.

Setién ha estado cuestionado en la recta final e incluso se abrió una puerta para que fuera sustituido por el técnico del B, Francisco Javier García Pimienta.

El caso de Hans Flick no tiene nada que ver. Si Setién en su carrera como entrenador ha dirigido durante 19 años a siete equipos (Racing Santander, Poli Ejido, Logroñés, Lugo, Las Palmas, Betis y Barça), además de un partido de la selección de Guinea Ecuatorial; Flick ha destacado más como asistente y se ha agarrado a su oportunidad de la mejor manera posible.

Le ha llegado con 55 años y después de que un 5-1 ante el Eintrach de Fráncfort acabara con la carrera de Niko Kovac en el Bayern. Su evolución ha sido "diferente" a la de buena parte de los entrenadores. Por ejemplo, durante 20 años regentó una tienda de deportes de su propiedad, y aunque tenía claro que quería ser entrenador, no se saltó ningún paso intermedio.

Y su etapa de formación en la Federación alemana de Fútbol (DFB) lo ayudó a tener muchas perspectivas diferentes. Estudió cómo trabajan las academias de fútbol del Barcelona y el Real Madrid, acudió como invitado a los entrenamientos de City, del PSG y del Arsenal.

Fue el coordinador deportivo de Giovanni Trapattoni y de Lothar Matthaus en el Salzburg y en los inicios de su carrera dirigió al Hoffenheim, con el que ganó una Oberliga. Después lo fichó la Federación para encargarse de la estrategia de la selección alemana y es considerado como uno de los cerebros a la sombra de la Alemania que ganó el Mundial de 2014 como asistente de Joachim Löw.

Su Bayern está invicto en Europa, tiene una racha de 26 victorias y un empate; y ha recuperado al mejor Lewandowski, la peor de las noticias para el Barça.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios