Baloncesto España encara en el Mundial de China su novena final del siglo XXI

Marc y Llull celebran el pase a la gran final del Mundial 2019. Marc y Llull celebran el pase a la gran final del Mundial 2019.

Marc y Llull celebran el pase a la gran final del Mundial 2019.

En tiempos sombríos en la política, la economía, la educación y los valores sociales, el deporte siempre nos reconcilia con el mundo. Y, si se trata de la selección española de baloncesto, ese rescate es recurrente.

Los hombres de Sergio Scariolo protagonizaron otra gesta más, quizá la más sorprendente, al doblegar a Australia, un rival con mucha hambre sin metales en su palmarés, pero con un arsenal de juego físico, talento y velocidad que sirvió para que se ganaran la etiqueta de favorito al oro, en las semifinales del caótico Mundial de China.

Muchos hitos para un partido electrizante: primera vez que España jugaba dos prórrogas en un partido por medalla; tope de asistencias histórico de un jugador en un partido de la selección (Ricky, 12); el tiro del base del Masnou desde mediocampo que casi entra sobre la bocina del tiempo reglamentario... Una locura maravillosa.

Una actuación sobrenatural de Marc Gasol (33 puntos, tercera mejor marca de un baloncestista español en la historia de los Mundiales tras Villacampa (48) y Brabender (37)), un Llull perseverante, un Ricky que va para MVP del campeonato y un Rudy al que hay que hacerle un monumento por su trabajo defensivo (posiblemente sea el jugador más completo en esta faceta del juego de toda la historia de la selección), ayudados por el sacrificio de todo el equipo, obreros y jefes, metieron a España en su primera final sin Pau Gasol (en el Mundobasket de 2006 no jugó la final, pero estuvo en todos los partidos anteriores).

España, a lo largo de su historia, ha jugado 13 finales en categoría absoluta sumando Eurobasket, Mundiales y Juegos Olímpicos, y ocho de ellas (sin contar la de este Mundial de China) han sido en los últimos 16 años. A continuación, recordamos estos ocho partidos para la leyenda, de los cuales la selección salió triunfante en cuatro:

España- Lituania (Eurobasket Suecia 2003)

Tras una semifinal jugada a cara de perro contra la Italia de Basile y Marconato, Navarro decidió con su magia, Bulleri falló el tiro final y España pudo meterse en una final europea cuatro años después de la machada de Francia 1999 (plata inesperada contra la selección transalpina). En la final, una Lituania más experimentada, que contaba con el inmenso talento de Macijauskas, Jasikevicius, Stombergas y la envergadura de Zukauskas, pudo con un inmenso Pau Gasol (33 puntos) que, ayudado por Navarro y Garbajosa, trataron de enjugar la ventaja. Al final, 84-93 y otra plata al zurrón. Fue la última vez que Lituania le ganó a España en un partido de cruce o por medalla.

España-Lituania 2003

España-Grecia (Mundobasket Japón 2006)

Primera final mundialista de España y primer oro. Con contundencia, coraje y una concentración a prueba de bombas. Las de Navarro cayeron en cascada hasta llegar a 20 puntos, máxima anotación de ese día glorioso también lograda por Garbajosa, el actual presidente de la FEB. Los de Pepu Hernández tuvieron que afrontar el partido de sus vidas sin el bambú dorado, que se lesionó en semifinales contra Argentina. La camiseta Pau también juega ya avisó a los de Yannakis de la pesadilla que iban a vivir. La defensa fue excelsa (cómo olvidar a un orondo Marc Gasol secando a Schortsanitis) y el ataque fluyó como las cascadas de San Nicolás del Puerto (70-47). Mientras sonaba el himno, Pepu confesó a sus chicos que su padre había muerto hacía solo unas horas. Hasta se publicó un cómic de aquella gesta: Big in Japan.

España-Grecia 2006

España-Rusia (Eurobasket España 2007)

La gran decepción. Ya hubo un aviso en la primera fase con el desliz ante Croacia (84-85). Un triple de Marko Tomas a tres segundos de la bocina supuso la primera derrota de España en los dos últimos años, el final de una racha de 28 victorias consecutivas. Mientras Pepu se quejaba por los excesivos compromisos publicitarios y políticos de los jugadores para con los patrocinadores, Pau Gasol acumulaba minutos y minutos en sus piernas. Y llegó la final contra la Rusia de David Blatt y Andrei Kirilenko.

Fue un partido de brega, barro y pantanal. España siempre por delante, pero sin terminar de romperlo. Calderón tenía el día, pero Navarro no. Mientras tanto, a Pau Gasol le pusieron varios marcadores para cansarlo y llevarlo a la línea de tiros libres. Fue el peor día del de Sant Boi desde esa suerte con la roja. En los últimos segundos, Holden metió un tiro que dio tres botes en el aro para poner por delante a Rusia a falta de dos segundos (59-60). Y, como todo el mundo sabe ya a estas alturas, Pau tuvo the shot en sus manos, pero se salió de dentro. Esa espina la llevará clavada el de los Bucks toda su vida.

España-Rusia 2007

España-Estados Unidos (JJOO Pekín 2008)

El considerado por los expertos mejor partido FIBA de la historia fue una derrota de España. Pero qué derrota. Los de Aíto García Reneses se sobrepusieron a una primera fase dubitativa en la que tuvieron problemas con la China de Yao Ming y perdieron de paliza con el Redeem Team. En cuartos se encauzó ante Croacia y la sangre fría de Raúl López en los tiros libres llevó a la selección a la segunda final olímpica de su historia tras derrotar a Lituania (91-86).

España dio su mejor versión en la lucha por el oro (107-118). Fue una sinfonía coral en la que todos aportaron, pero especialmente Pau (21 puntos) y un Rudy imperial (22 puntos). Tuvieron que emplearse a fondo los Kobe, Lebron, Wade y compañía para doblegar a un equipo dirigido por Ricky con 17 años de edad que, 11 años después, vuelve al Wukesong Arena para disputar otra final. La vida es bella.

España-Estados Unidos 2008

España-Serbia (Eurobasket Polonia 2009)

En el epígrafe de los Eurobasket, España se daba contra un muro cada vez que llegaba a una final. Hasta seis platas almacenaba con el rictus cabizbajo (1935, 1973, 1983, 1999, 2003 y 2007). Y la última herida todavía sangraba 24 meses después. Quizá por eso la selección entró con mal pie en el Eurobasket de Polonia 2009, perdiendo en la primera jornada con la joven Serbia.

Tras estar virtualmente eliminados durante algunos minutos contra Gran Bretaña, los de Scariolo, que debutaba en aquel torneo, dieron un porrazo encima de la mesa tras la derrota ante Turquía y el Marcgate (aquellas declaraciones del mediano de los Gasol criticando que el recién llegado Llull se jugase la última bola) y ganaron de paliza sus cuatro últimos partidos ante Polonia (90-68), Francia (86-66), Grecia (82-64) y, como revancha recalcitrante, Serbia (85-63) para alzar al fin la vieja copa de los campeones del viejo continente. Pau (MVP), Rudy, Navarro y Felipe fueron los mejores de aquel glorioso torneo.

España-Serbia 2009

España-Francia (Eurobasket Lituania 2011)

Francia llegaba con uno de los mejores roster que se recuerdan al Europeo del feudo de Sabonis, pero España no le iba a la zaga. Tras un discurrir semiplácido por el torneo, los de Scariolo se encontraron con Macedonia en semifinales, que apeó a Lituania de la lucha por las medallas, un drama nacional. Aquel memorable equipo de obreros, con el talento del base nacionalizado McCalebb por bandera, se lo hizo pasar mal a España, pero Navarro estaba viviendo su Semana Fantástica y realizó una actuación prodigiosa, dejando para la historia audiovisual del basket aquel triple a una pierna, digno de un tebeo japonés. Al final, 92-80 y a comerse a Parker y al resto de bleus.

La final fue un paseo militar para la selección, en la que brillaron muchos, incluido Ibaka y sus cinco tapones. Navarro fue elegido MVP y tuvo el detalle de dejarle a Felipe Reyes elevar a los cielos la Copa del segundo Eurobasket consecutivo debido a la muerte de su padre (también falleció antes del torneo el padre de Víctor Claver).

España-Francia 2011

España-Estados Unidos (JJOO Londres 2012)

Si El Padrino tuvo su secuela de lujo en El Padrino II, el España-EEUU de 2008 tuvo su magnífica continuación en Londres 2012. Un Pau Gasol excelso en el tercer cuarto mantuvo el intercambio de golpes junto a su colega Navarro, que hizo un primer cuarto para enmarcar ante la defensa de Kobe Bryant. Otra obra de arte baloncestística que exigió lo máximo a Kevin Durant, salvador yanqui aquella inolvidable tarde en la que a España solo le faltó estar fina en la suerte de la espada, porque la faena fue de dos orejas y rabo (100-107).

Todo el mundo recuerda cómo los americanos le rindieron pleitesía al final del partido a Pau. Otra plata de oro blanco. ¿Será Tokio 2020 el momentum?

España- Estados Unidos 2012

España-Lituania (Eurobasket Alemania, Croacia, Letonia y Francia 2015)

Este torneo tiene una particularidad: los aficionados recuerdan más la semifinal que la final. Porque aquel partido contra Francia fue una oda al deporte de equipo, un legado en color del mejor jugador de baloncesto de la historia de España, un rugido de león en un feudo muy hostil. Pau metió 40 puntos para doblegar a la Francia de Parker, Batum, Diaw, De Colo y Gobert, que nos habían echado un año antes de nuestro propio Mundial. Y en el pabellón de Lille, el más grande de Europa. Un 90-85 inolvidable.

Tras aquella odisea, la Lituania de Kalnietis y Maciulis sabía que no tenía nada que hacer (80-63). Pau y otros 11 guerreros fueron bañados en oro por tercera vez.

España-Lituania 2015

Y ahora la novena final, esta vez ante Argentina y en un Mundial. La primera final sin Pau Gasol (aunque se ganó un bronce europeo sin él en 2013), pero con su hermano Marc, Llull, Rudy, Ricky y Claver en el mejor estado de forma de sus vidas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios