Inter-Barcelona

Ansu Fati liquida la esperanza interista (1-2)

  • El Barcelona de los menos habituales deja sin octavos a un combativo Inter con un bonito gol del adolescente

Ansu Fati dispara con la derecha para conseguir el gol del Barcelona. Ansu Fati dispara con la derecha para conseguir el gol del Barcelona.

Ansu Fati dispara con la derecha para conseguir el gol del Barcelona. / EFE

Los jóvenes Carles Pérez y Ansu Fati, quien se convirtió en el más joven goleador de la historia de la Liga de Campeones a sus 17 años y 40 días, dieron el triunfo al Barcelona contra el Inter de Milán en San Siro y enviaron al cuadro milanés a la Liga Europa. El conjunto culé, ya matemáticamente clasificado para los octavos de final como primero, alineó a su "unidad B" y recibió una respuesta brillante, empujado por los goles de sus precoces talentos.

Valverde eligió experimentar y apostó por una defensa de tres 'francesa', con Todibo, Umtiti y Lenglet, con el senegalés Moussa Wagué y Júnior en los dos carriles. Dio descanso a Luis Suárez, que empezó en el banquillo, y juntó a Griezmann y a Carles Pérez en el frente de ataque.

Tardó un poco el cuadro azulgrana en tener equilibrio con el 3-5-2, un esquema inusual en la gestión de Valverde, ante un Inter que, empujado por 71.000 aficionados, atacó con furia en los primeros minutos. Lautaro sacudió a la defensa con su constante movimiento en la línea ofensiva y Lukaku asustó pronto a Neto, que debutó en la portería del Barcelona en sustitución de Ter Stegen. El corpulento belga regateó a Umtiti y sólo un providencial Lenglet evitó la tempranera ventaja local.

Se salvó de esa ocasión el Barcelona y tomó poco a poco coraje. Aleñá, titular en el centro del campo junto a Rakitic y Vidal, aportó calidad en la zona ancha. Y en el minuto 23, Griezmann, Vidal y Pérez encontraron la combinación ganadora para adelantar al Barcelona. El francés dio un excelente pase al hueco a Vidal en el área, el uruguayo Godín le anticipó, pero el balón llegó a Pérez y éste fulminó a Handanovic.

Fue un golpe psicológico para el Inter y el Barcelona tuvo a la media hora de juego una inmejorable oportunidad para ampliar distancias. Lenglet golpeó solo en el centro del área de penalti, pero el balón acabó fuera. Fue un escalofrío para los milaneses, la chispa que les devolvió esperanzas. Justo antes del descanso, el argentino peleó un balón en el límite del área de penalti y se lo ofreció a Lukaku. Y el belga no perdonó a Neto e hizo así el 1-1.

Al descanso estaba clasificado el Inter, pues el Dortmund empataba contra el Slavia, pero los alemanes recuperaron la ventaja al comienzo de la segunda parte, lo que volvió a poner presión sobre los milaneses, contra un Barcelona que recuperó brillantez. Valverde dio frescura a su equipo y sacó para la última media hora a Suárez y a De Jong, pero su equipo sufrió para contener a Lukaku y sobre todo a Lautaro, al que el colegiado anuló dos tantos por fuera de juego.

El Inter acabó volcándose completamente al ataque, pero acabó castigado por Ansu Fati, que tras una pared con Suárez disparó ajustado y silenció a los interistas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios