fútbol | liga santander

El 'verano' de Héctor Herrera

  • El mexicano lucha por recuperar el protagonismo perdido después de más de 100 días sin competir

El mexicano Héctor Herrera, en la vuelta a los entrenamientos. El mexicano Héctor Herrera, en la vuelta a los entrenamientos.

El mexicano Héctor Herrera, en la vuelta a los entrenamientos. / atlético

Después de más de 100 días sin competir, sin minutos en un partido oficial desde el pasado 26 de enero contra el Leganés, a causa de una tendinopatía en el aductor izquierdo, el mexicano Héctor Herrera encara otra pretemporada, no sólo en cuanto a la preparación física de todo el equipo, sino, sobre todo, por la complejidad de ganarse un puesto en las alineaciones de Diego Pablo Simeone.

Un desafío que ha sostenido durante todo este curso, el primero del medio centro mexicano con el Atlético, al que llegó el pasado verano libre desde el Oporto, pero que aún eleva más la exigencia ahora, porque él se perdió por lesión una fase transcendente de la temporada en la que se reafirmaron en el centro del campo indiscutibles como Saúl, Thomas y Koke, se estabilizó Ángel Correa, surgió Marcos Llorente, ha regresado Thomas Lemar y se sumó una opción más: Yannick Carrasco.

No todos juegan en la misma posición, pero todos, de una forma u otra, sin olvidar a Vitolo, o a la posibilidad de jugar por una banda de Joao Félix, influyen directa o indirectamente en la enorme competencia que tiene Héctor Herrera para la titularidad, con cuatro únicas plazas habitualmente para la formación del centro del campo, de las que tres son prácticamente indiscutibles en cada envite y competición: Saúl, Thomas y Koke.

Ante la baja en el penúltimo encuentro antes del parón, frente al Sevilla en el estadio Wanda Metropolitano, del centrocampista ghanés por ciclo de cinco amarillas, Marcos Llorente, después héroe en Anfield contra el Liverpool, fue el elegido junto a Koke y Saúl para el centro del campo del Atlético por delante del mexicano.

"Héctor Herrera ha convivido con vaivenes (desde su llegada al Atlético). Al principio no le hemos tenido tan en cuenta porque teníamos otros compañeros suyos que lo estaban haciendo muy bien. Empezó a crecer, a jugar, a ser importante y tuvo una lesión que lo dejó un mes afuera. Y en esos treinta y pico días hay otros que juegan, esos que juegan aprovechan la oportunidad, aparece Llorente y, como la vida, uno deja un espacio y otro lo ocupa. Entonces, uno tiene que trabajar para volver a conseguirlo", valoró Simeone el pasado 6 de marzo en la víspera de ese duelo contra el Sevilla.

No hace mucho, desde el mes de octubre hasta enero, Héctor Herrera había sido titular o, al menos, la alternativa principal... hasta su lesión: unas molestias por una tendinopatía en el aductor izquierdo.

La misma semana que ya esa dolencia le impidió entrenarse con normalidad apuntaba al once contra el Real Madrid en el Santiago Bernabéu. Finalmente se cayó de la convocatoria. Luego se perdió los cinco choques siguientes. Volvió al banquillo ante el Sevilla. No jugó, como tampoco lo hizo frente al Liverpool en la Liga de Campeones, en el último compromiso antes del parón actual, cuando fue un descarte.

Su último encuentro data del pasado 26 de marzo, cuando disputó los últimos 36 minutos contra el Leganés en el estadio Wanda Metropolitano (0-0). Hace 107 días. Era su decimoséptimo partido consecutivo con participación, estabilizado en el equipo y prácticamente en el once. En 12 de ellos partió desde la alineación inicial de Simeone, entre ellos la final y la semifinal de la Supercopa de España, el duelo contra el Barcelona de Liga o el choque contra la Juventus en la Liga de Campeones.

No es un dato menor en un equipo como el Atlético. Era una evidencia de que se había ganado un puesto. Quizá no en el once con una certeza absoluta, porque algunas de sus titularidades también coincidieron con la baja por lesión de Koke, un hombre que considera fundamental Simeone, pero sí con una continuidad que era inimaginable unos meses antes en la pretemporada y en los primeros encuentros oficiales.

Entonces, los números hablaban por sí solos: de los primeros 13 partidos entre todas las competiciones jugó sólo dos de titular y e ellos uno completo, en el triunfo por 1-0 contra el Bayer Leverkusen en la tercera jornada de la fase de grupos de la Champions. Desde aquel duelo se ganó una relevancia y un puesto en el esquema atlético que hoy ha perdido. Tiene otra pretemporada para recuperarlo... Y mucha competencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios