Deportes

Cartas boca arriba y fuera la presión

  • Calderón vuelve a ensayar un once con Jorge Molina y Rubén Castro en punta Vadillo se mantendría en un extremo y el sacrificado sería Cedrick. Nono sería el acompañante de N'Diaye en el medio centro bético.

Comentarios 1

Gabriel Humberto Calderón parece decidido a no jugar al despiste en el derbi del próximo Domingo de Ramos. El entrenador argentino va a apostar por su equipo base, sin el sancionado Lolo Reyes, y, no en vano, lleva dos entrenamientos consecutivos repitiendo con los futbolistas que tiene en mente, reforzando los automatismos y con la mente puesta sólo en el partido frente al Sevilla mientras éste afronta hoy su ser o no ser en Europa ante el Oporto.

A la fecha, el entrenador argentino ha disputado dos clásicos hispalenses, los de la eliminatoria de la Liga Europa, y en ambos introdujo sorpresas en el once inicial por mucho que en el segundo caso la anunciase. Así, en Nervión se jugó la carta del canterano Caro en el lateral derecho, adelantó a Juanfran al extremo y metió a Leo Baptistao por dentro, futbolista que hizo mucho daño y anotó, además, el primer gol del partido. En el encuentro de vuelta, Calderón optó por Amaya en el lateral derecho y huyó de esa defensa de cinco hombres que algunos pronosticaron porque, durante los días previos, siempre ensayó con sus dos sistemas habituales de juego.

Empero, en esta ocasión lleva dos días seguidos ensayando con los mismos futbolistas y, aunque hoy lo hará a puerta cerrada para evitar cursiosos, no se prevé que vaya a cambiar a ni un solo futbolista respecto a lo trabajado martes y miércoles.

Los motivos serían dos fundamentalmente. El primero es que, entre lesiones y la sanción a Reyes, tampoco es que tenga muchas alternativas a su alcance, amén de que el partido del Camp Nou dejó en evidencia que futbolistas como Jorge Molina y, sobre todo, Rubén Castro deben ser titulares siempre en este equipo. El segundo motivo para no hacer experimentos es que el equipo ya está prácticamente liberado de presión competitiva, de ahí que no haya razones para una baza oculta o algún futbolista que pueda acusar la trascendencia del partido, mínima si no fuese porque el rival es el Sevilla.

Ítem más, y sería un tercer motivo: tras dos clasicos hispalenses tan recientes se antoja difícil que Calderón pueda sorprender a Unai Emery alinee los futbolistas que decida alinear.

Así, el argentino va a apostar, principalmente, por devolver a Jorge Molina y Rubén Castro la titularidad que les negó en el Camp Nou. Uno de ellos ocupará la vacante que deja libre el sancionado Reyes, mientras que el otro sacrificado del once inicial que jugó en el Camp Nou sería Cedrick, uno de los más desafortunados aquel día.

Con Adán en la portería, la defensa no registrará novedades. Juanfran y Juan Carlos volverán a ser los laterales y Amaya y Jordi repetirán en el centro de la defensa. El futbolista madrileño sufrió un susto en la sesión del martes, cuando su rodilla derecha, se le giró mínimamente de manera inesperada, pero ayer se ejercitó con normalidad y no dará margen a cambio alguno. Chica y Paulao serían los principales recambios en la zaga por si surgiese algún contratiempo serio durante la semana.

En el mediocampo, la novedad es que al salir Reyes del equipo será Nono quien retrase un tanto su posición y forme pareja con N'Diaye, dando lugar a un cambio de sistema, ya que en el lugar que él ocupó en el Camp Nou no será ocupado por otro centrocampista, toda vez que Calderón situará ahí a Jorge Molina, quien perdería metros para recibir en la pareja que formará con Rubén Castro. Leo Baptistao, único delantero centro ante los azulgrana, regresaría al extremo derecho y Vadillo mantendría su titularidad, ubicándose en la otra banda por delante de Juanfran.

Se trata de un 4-4-2 muy ofensivo, pero es que Calderón da la impresión de haber aprendido la lección del Camp Nou y no reservar a futbolistas con peso en el equipo. En esta ocasión se va a limitar a escoger a los once futbolistas que él considera mejores en estos momentos y adecuar el sistema a los mismos. En Barcelona, por contra, pesó más la táctica, fortalecer el centro del campo y apostar por la velocidad. Ocurrió que fallaron, principalmente, Cedrick y Leo Baptistao, quien aunque puede actuar por dentro tanto como por la derecha, no se sintió cómodo siendo la única referencia en ataque. Posiblemente, en el derbi a veces permute el sitio con Rubén Castro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios