Tenis

La Davis es una obsesión

  • Nadal renuncia al torneo de París-Bercy y Nalbandián a todos hasta la final de Sevilla

Rafael Nadal en Mallorca y David Nalbandián en Córdoba: la final de la Copa Davis es ya la gran obsesión de argentinos y españoles, que tienen a dos de sus principales figuras fuera del circuito y preparando en casa el asalto a Sevilla.

"Fue una decisión difícil, pero creo que es lo que debo hacer para prepararme bien para el final de esta temporada y también para 2012", dijo el balear al anunciar su renuncia al Masters 1.000 de París-Bercy, uno de los escasos torneos de renombre que no ha conquistado. El número dos del mundo se entrena en Mallorca buscando garantizar un triple objetivo: ganar en Londres el Masters (otro torneo en el que nunca triunfó), darle a España su quinta Copa Davis y comenzar física y mentalmente al cien por ciento la temporada 2012.

El español necesita ponerle fin al estigma Nole, ése que nació y creció este año hasta hacerse más que molesto: siete derrotas en siete finales ante el serbio Novak Djokovic, nuevo número uno del mundo. El título de la Copa Davis 2010 fue la plataforma de despegue para que serbio protagonizara una de las temporadas más impactantes que recuerde el tenis. Y el título de la Davis en Sevilla 2004 fue el primer impulso para que Nadal diera forma a una de las carreras más asombrosas de la historia de este deporte. La Copa Davis es, entonces, la clave. También para Nalbandián, que tras sufrir una distensión en los isquiotibiales jugando en Estocolmo regresó a Argentina y suspendió su participación en los restantes torneos del año.

Diferente es la situación de David Ferrer, número dos del equipo español. Juega en Valencia esta semana y en París y Londres las posteriores. Entre los argentinos sigue batallando en el circuito Juan Mónaco, y hay miradas puestas sobre Eduardo Schwank, nombre que aparece con posibilidades de ser el cuarto integrante y posible compañero en dobles junto a Nalbandián.

Pero la situación más peculiar es la de Juan Martín del Potro, que apura sus posibilidades de clasificarse para el Masters de Londres, lo que hace recordar que tres años atrás su presencia en el Masters de Shanghai fue motivo de discordia en el equipo argentino que perdió la final de la Davis ante España en Mar del Plata. El capitán de entonces, Alberto Mancini, nunca le pidió a Del Potro que se concentrara junto a sus compañeros, aunque después dijera que hubiera preferido que no jugase el Masters. Del Potro perdió su partido debut ante Feliciano López y abandonó el resto de la final debido a una lesión. España ganó 3-2 la final con una victoria de Fernando Verdasco sobre José Acasuso, sustituto de Del Potro en el último punto.

Esta vez, la presencia de Nadal y Ferrer en el Masters le daba cierta ventaja a los argentinos, ausentes de Londres y así con más tiempo para adaptarse a las condiciones de juego de la arcilla en Sevilla tras varios meses jugando en superficies veloces. Pero si Del Potro juega el Masters, esa ventaja se relativizaría, un detalle más de cara a una final que, en cierta forma, ya se está jugando.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios